¿El sexo anal duele?

Puesto que es una zona que lo lubrica de forma natural, es importante emplear lubricantes para evitar lesiones o molestias a la hora de practicar sexo anal

Limitar la relación sexual a solo los genitales impide experimentar y disfrutar durante el acto. Sin embargo, cuando se trata de sexo anal, lo que más preocupa son los riesgos. 

¿Qué el es sexo anal?

Se define como la práctica sexual en la que se introduce el pene o en su defecto un juguete erótico en el ano y recto de la pareja. A pesar de que se ha practicado desde la antigua Grecia, aún en estos tiempos sigue siendo un tabú para muchos.

Es decir, hay personas que lo consideran un acto antinatural, en comparación con el coito vaginal.

Ha sido tanta la desinformación que es considerada una práctica exclusiva para homosexuales o bisexuales, sin tomar en cuenta los beneficios o la manera en que sí se puede disfrutar.

¿Por qué es una actividad placentera?

Por qué es una actividad placentera

En realidad la penetración anal es muy placentera, pues durante el acto se estimula el clítoris desde el recto hasta la zona pélvica. Sin embargo, si nos enfocamos en términos psicológicos, lo prohibido se convierte en un afrodisíaco.

Esto se debe a que se trata de una práctica nueva, lo que vuelve aún más excitante la situación. No obstante, biológicamente la zona anal contiene una gran cantidad de fibras nerviosas sensibles al tacto.  

¿Cómo lubricar?

Es claro que el ano no lubrica de manera natural durante la relación sexual, como en el caso de la vagina. De ahí la importancia de llevar a cabo la penetración con precaución, pues los músculos no tienen la misma elasticidad.

Por ello es indispensable el uso de lubricante. Puede ser de forma natural con la saliva. Lo que hay que tomar en cuenta es que cualquiera de los dos tipos se evaporan fácilmente, así que no debe esperarse tanto para penetrar.

Te recomendamos: Las formas de lograr más placer al tener sexo 

¿Qué es la estimulación anal?

Lo ideal es hacer una combinación de la penetración con la masturbación. Esta es una forma de aumentar el placer y relajar los músculos.

Una vez que se tome la decisión de realizar sexo anal, hay que dejar de lado prejuicios. El coito anal no solo se trata de una emoción física, sino que también influye el lado subjetivo.

¿Existe la masturbación anal? Es un método en el que de igual manera se introduce uno o más dedos, pero al mismo tiempo se lleva a cabo la manipulación de los genitales.

Esto evita que se dañen las paredes rectales.

Leer también: Los beneficios de la masturbación para tu cuerpo y mente 

¿De dónde viene el dolor?

De dónde viene el dolor

Cuando el acto se realiza de forma acelerada los músculos no están relajados y los esfínteres se encuentran cerrados. Esta es la razón por la que el sexo resulta doloroso. Por lo tanto, se recomienda el juego previo.

¿Cómo hacerlo?

  • En primer lugar, el esfínter anal se puede dilatar con ayuda del lubricante a base de agua.
  • Posteriormente, se introduce lentamente el dedo en el ano, hay que hacer movimientos suaves.
  • El objetivo es engrosarlo de manera progresiva hasta que se expanda lo suficiente.
  • Finalmente se lleva a cabo la penetración. Esta es la única forma de evitar el dolor.

Métodos de higiene y seguridad

La mucosa que cubre la zona rectal es propensa a adquirir infecciones y sufrir accidentes. En el peor de los casos, una fisura anal. Por ello se recomienda lo siguiente:

  • La penetración acelerada causa rupturas que ocasionan hemorragias y lesiones.
  • Estas mismas facilitan la adquisición de enfermedades de transmisión sexual como el herpes, la gonorrea o la sífilis. Así pues, el uso del preservativo es obligatorio.
  • Lo ideal es bañarse antes y después de la relación sexual.
  • Se deben tener las uñas cortas.
  • Uno de los temores más frecuentes es que durante el acto ocurra un accidente con las heces. En este caso se puede realizar un enema que ayuda a limpiar el recto.

No te pierdas: 6 hábitos que te ayudan a mejorar tu vida sexual 

Prácticas que implican riesgo

Prácticas que implican riesgo

  • Fisting: Es un práctica extrema, en la que se busca el placer al dilatar el ano introduciendo todos los dedos, la mano o el puño.
  • Creampie: En este caso el hombre eyacula en la zona rectal.
  • Anilingus: Conocido coloquialmente como beso negro, es decir, el contacto del ano y la boca de la otra persona.

 

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar