Sexo con los ojos vendados: un juego muy estimulante

Thady Carabaño·
02 Julio, 2020
Hacer el amor con los ojos vendados puede ser un juego sexual muy excitante que avive más la llama de la pasión. Te contamos más en el siguiente artículo.

¿Alguna vez has probado practicar sexo con los ojos vendados? Esta práctica, si bien es muy antigua, suele generar ciertas reticencias, especialmente en las parejas más conservadoras.

No obstante, se trata de un juego sexual muy satisfactorio para muchos, que además de poder llevar a cabo en cualquier momento, no requiere de elementos difíciles de encontrar. De hecho, muchas parejas se aventuran a probarlo para salir de la rutina y dar un poco de vitalidad a sus relaciones sexuales.

A continuación, te detallamos de forma específica cómo llevar a cabo la técnica del sexo con los ojos vendados.

Sexo con los ojos vendados: pasos a seguir

Hombre con los ojos vendados con su novia en la cama

Antes de nada es importante que tanto tu pareja como tú tengáis claro que esta práctica no os resulta incómoda o que al menos estáis decididos a probarla, ya que si alguno de los dos no está muy convencido es mejor no obligarse. Al final, la forma de disfrutar del sexo depende de cada pareja, por lo que vosotros decidís lo que queréis hacer y lo que no.

Dicho esto, si estáis de acuerdo, tan solo tenéis que seguir estos pasos.

1. Amor a ciegas

La vista es uno de los sentidos que más se estimulan. A diario, procesa millones de imágenes. Por eso, el juego de cubrirse los ojos puede ser muy placentero, pues potencia la activación de los demás sentidos y explora nuevos límites.

De la misma forma, la oscuridad impide ver al otro. Esto resulta muy excitante para aquellas personas cuyas fantasías sexuales se centran en no saber qué va a pasar o en tener sexo con un extraño.

Te recomendamos leer: Juegos preliminares para que el sexo sea una aventura

2. Explorar nuevos límites

Muchas parejas cierran los ojos al tener relaciones sexuales. Eso no significa que sea igual a cubrirlos. De hecho, existe una gran diferencia emocional entre cerrar los ojos voluntariamente y tener los ojos vendados.

Las vendas para cubrir los ojos son un clásico elemento de los juegos eróticos de dominación y sumisión. Sin tener que adentrarse en mayores excentricidades, tener los ojos vendados puede ser el toque juguetón que necesita la relación. Por supuesto, para atreverse se deben tener en cuenta las siguientes máximas:

  • Explorar nuevos límites en la relación sexual debe ser un acuerdo mutuo.
  • Ambos tenéis que sentiros cómodos con lo que estáis haciendo.
  • Nadie debe verse forzado a hacer lo que no le complace.
  • Aceptar vendarse los ojos puede ser la entrada que necesitáis para abrir la comunicación hacia prácticas sexuales más atrevidas.

3. Utilizar los demás sentidos para conquistar al otro

Estimular el resto de sentidos es una buena opción para potenciar la sensación de placer. Para ello, podéis hacer lo siguiente:

  • Aplicad un masaje lento y sensual por todo el cuerpo. No hace falta ser un masajista profesional. Con suaves toques y apretones, rozando su piel con una pluma o una bufanda de seda, haréis que se erice la piel a través del contacto.
  • Despertad el olfato. Utilizad aceites o lociones aromáticas para realizar el masaje. También podéis encender una vela perfumada. Identificad previamente los olores que le gustan al otro y aseguraos de que no sufra ningún tipo de alergia relacionada.
  • Encended sus papilas gustativas. Daros a probar unas jugosas fresas o endulzaros el paladar con un delicioso chocolate.
  • Excitad su oído. Susurrad dulces piropos, describid lo que vais haciendo y lo que vais a hacer, y utilizad esas frases picantes o subidas de tono que le gustan al otro. Un poco de música de fondo también es válido para crear la atmósfera propicia para el amor.
Mujer con los ojos vendados

4. Cambiar los roles para potenciar la atracción

Este juego funciona tanto para hombres como para mujeres. De hecho, podéis probar a intercambiar los roles tantas veces como os apetezca, según la ocasión o los gustos personales. Así, ambos disfrutaréis, tanto de forma activa como pasiva.

De la misma forma y cómo ya se ha mencionado, no os olvidéis de expresarle al otro lo que realmente os gusta. Muchas parejas se sienten incómodas con esta clase de diversiones porque no tienen suficiente confianza con su pareja para comentarle sus apetencias.

Ver también: Consejos para disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria

Utilizar elementos caseros es una buena opción

Los catálogos de juegos sexuales ofrecen elaborados modelos de vendas para los ojos, desde delicadas confecciones en seda y encaje, hasta atrevidos diseños en cuero y hebillas de metal.

Sin embargo, también podéis utilizar elementos que tengáis en casa. Una corbata, unas medias de seda o una máscara de noche pueden funcionar perfectamente. De hecho, seguro que a ambos os viene a la mente cierta falda o cierta camisa que al otro le sienta de maravilla y que os encanta.

¡Empezad por lo básico! Solo tenéis que activar la imaginación y prepararos para jugar y disfrutar.

  • Lammers, Jori., Imhof, Roland. (2015).Power and Sadomasochism: Understanding the Antecedents of a Knotty Relationship. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1948550615604452