Sexo en público: ¿A dónde puede llevar?

La fogosidad previa al encuentro íntimo nos hace perder la paciencia y desear llegar al acto de inmediato. En ocasiones, incluso, sin importar en el lugar donde nos encontremos. Pero, tener sexo en público, ¿a dónde puede llevar?

Bien sea porque no hay un lugar donde hacerlo en privado o porque se quiera salir de la rutina y experimentar nuevas herramientas para avivar la chispa, algunas parejas optan por tener encuentros apasionados expuestos, pero tener sexo en público: ¿a dónde puede llevar?

En el sexo, el escenario también cuenta, y tanto que no son pocos los que llevan la fantasía de hacerlo en público a la realidad. Encuentran más estimulante un ascensor, el probador de una tienda o una abarrotada piscina municipal que la intimidad de su cama.

No es una leyenda, tener relaciones en público es una modalidad más de sexualidad que une el exhibicionismo y el riesgo de poder ser pillado en el acto. La emoción del instante añade morbo y excitación al acto.

Salir de la zona de confort resulta excitante, pero también puede traer serios problemas

sexo en público

El riesgo de tener sexo en público

La comodidad de la cama no lo es todo en la vida de una relación sexual: la adrenalina, la espontaneidad y una buena dosis de riesgo hace que muchas personas encuentren tentadores y excitantes escenarios en lugares como:

  • Baños públicos
  • Coches
  • Cine
  • Ascensores
  • Parques
  • Playas
  • Estadios
  • Saunas
  • Piscinas
  • Calle
  • Aviones
  • Probadores de ropa
  • Oficina

¿Hay algún problema? ¡Sí! Aunque en tu imaginación cualquier rincón del mundo es ideal, tener sexo en público puede llevarte a la cárcel, afectar tu autoestima o hacerte presa fácil de una enfermedad infecciosa.

Un baño público podría parecer una buena solución para un encuentro apasionado. De hecho, es el más famoso entre los elegidos por las parejas atrevidas. No obstante, también es el hogar de miles de gérmenes, bacterias y virus, por lo que tener sexo ahí puede resultar en un contagio casi seguro.

Otro lugar donde puedes contraer una enfermedad infecciosa es en una piscina. Según un reporte del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, un alto porcentaje de albercas públicas contiene materia fecal.

Ver también: ¿Hablas durante el sexo?

¿Y si la fantasía se vuelve una pesadilla?

Dejarse llevar por la pasión en parques, playas, baños públicos o partes traseras de un coche es una recomendación habitual para las parejas que necesitan salir de la rutina. Pero, aunado a los riesgos de problemas de salud física a lo que te expones, puede llevarte a prisión.

En lugares como ascensores, cine, discotecas o restaurantes casi siempre hay cámaras. Si te atrapan, con prueba en mano, puedes enfrentar cargos por invasión a la propiedad privada y faltas a la moral. Esto se traduce a problemas con la justicia.

Esta práctica sigue siendo una ofensa pública. Es considerada delito de exhibicionismo y provocación sexual. Puede ser castigada con la cárcel, la firma de un compromiso ciudadano y multas de varios salarios mínimos.

Por otro lado, las redes sociales están llenas de vídeos de parejas teniendo sexo en lugares públicos. Quedar grabado en una cámara de seguridad puede hacerte víctima de una difusión viral de tu vida íntima, lo que tampoco estaría bien para tu autoestima o la de tu pareja, porque dañaría tu imagen y podría hasta dejarte sin empleo.

Descubre: Los 8 fetiches sexuales más comunes

Sexo en el elevador.

¿Por qué es tan excitante?

Ser creativos en la intimidad incrementa la libido y estimula el erotismo en la pareja. Experimentar nuevas sensaciones y aventuras fomenta la comunicación, la complicidad y el amor. Esa mezcla entre miedo a que te descubran y excitación es lo que hace a muchas parejas disfrutar del sexo en público.

Las endorfinas aumentan por la combinación del riesgo y la anticipación del orgasmo. Si estás decidido, debes tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Practica posturas que puedas disimular de la mejor manera posible. Todas las que sean sentados y de pie resultan más fáciles de pasar desapercibidas.
  • Elige con cautela el lugar, la hora y la cantidad de gente que habrá.
  • Ten en cuenta en todo momento la rapidez y la discreción. No hay tiempo para preliminares, ni juegos.
  • Opta por prendas que faciliten tener sexo sin desnudarse, incluida la ropa interior.

Como habrás leído, el lugar ideal para tener relaciones íntimas puede ser cualquiera que la imaginación te permita, pero antes debes analizar “Sexo en público: ¿a dónde puede llevar?” Recuerda que debes protegerte y ser consciente al momento de optar por esta práctica.