Sexsomnia: hacer el amor mientras duermes

7 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
¿Te has despertado y te encuentras con que has tenido sexo y no lo recuerdas? Conoce la sexsomnia, consecuencias y tratamiento.

La sexsomnia es un trastorno de excitación durante el sueño que puede tener graves consecuencias. Se trata de una de las parasomnias que tiene el menor número de casos comprobados hasta la fecha.

Es posible que muchas personas lo hayan padecido, sin haberlo llegado a saber siquiera. Al no tener recuerdo alguno de ello o un testigo que pueda dar fe, resulta difícil saberlo.

Veamos a continuación de qué se trata este trastorno, cuáles son sus causas, cómo se manifiesta, entre otros datos de interés.

¿Qué es la sexsomnia?

Se denomina sexsomnia a los actos sexuales que pueden realizar las personas mientras están en lo más profundo de su sueño. Incluye la masturbación, las caricias e incluso el coito con otras personas. Por tal motivo, viene a ser un acto totalmente inconsciente.

Llegar a hacer el amor mientras duermen puede sonar placentero e, incluso, inocente. Sin embargo, con el paso del tiempo, es posible que este tipo de prácticas se conviertan en un problema.

Por lo general, la sexsomnia se da en pacientes (de cualquier sexo) que padecen de otro tipo de parasomnias, como el sonambulismo.

Posibles causas

Aún no existen datos que permitan conocer con exactitud cuáles son las causas de esta parasomnia. Hasta ahora, se sabe que es una interrupción que afecta al cerebro durante el proceso del sueño.

Algunos factores que pueden propiciar la sexsomnia son:

  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Sonambulismo.
  • Epilepsia infantil.
  • Consumo de ciertas drogas.
  • Cansancio extremo (por falta de sueño).
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Trastornos disociativos del sueño.

Descubre: Orgasmos nocturnos: ¿qué son y cómo funcionan?

Consecuencias

Al momento de hacer el amor dormido, la persona se encuentra en un estado de desconexión con la realidad. Físicamente el mayor detalle está puesto en sus ojos que quedan en blanco.  Si bien se excitan y llegan al orgasmo, no significa que sientan deseo o atracción.

Conociendo estos detalles se entienden más claramente las consecuencias asociadas:

1. Vergüenza y culpa

Mujer con vergüenza

Despertar con una eyaculación o que le informen sobre lo que acaba de hacer sexualmente, sin poder recordar, suele producir vergüenza. Por otro lado, la culpa de no controlar esos impulsos genera un estrés angustiante. Queda la sensación de haber forzado o avergonzado a su compañera sin ninguna intención.

2. Problemas de pareja

En ocasiones, las personas con sexsomnia tienen un accionar muy diferente al habitual. Sus relaciones pueden convertirse en violentas o con prácticas que no acostumbra. Esto genera miedo en la pareja e incluso discusiones porque no logran comprender la verdadera razón de su actitud.

3. Tener relaciones con desconocidos

En ese estado de falta de consciencia es probable que se tenga relaciones sexuales con alguien que no se conoce. Los riesgos son mayores ya que ni siquiera lo recordará luego, por lo tanto no hay posibilidad de conocer detalles.

Al conocer lo sucedido aparece la ira por no tener los cuidados apropiados. Aquellos que tienen una familia y pasan por esta experiencia hasta llegan a creerse infieles. Pero lo cierto, es que no es algo que se controle previamente.

4. Inconvenientes legales de gravedad

Sin ninguna premeditación se puede producir un ataque sexual a un tercero y las consecuencias legales no tardan en llegar. Una situación no deseada por nadie, pero imposible de manejar con sexsomnia.

Quienes son denunciados por abuso o violación deben enfrentar a la justicia. Hasta el momento, no es algo que esté bien clarificado legalmente y son casos verdaderamente desafiantes. Algunos han sido sentenciados como culpables a pesar de argumentar este padecimiento.

Curiosidades del sexo: El placer sexual que experimentamos en los sueños

¿Existe tratamiento para la sexsomnia?

Aquellos que han pasado por un episodio alguna vez hasta llegan a aislarse por temor a cometer un mal. Sin embargo, esa no es la solución. Los médicos recomiendan seguir algunas pautas para evitar los factores de riesgo que puedan causarla.

  • Dormir las horas indicadas para un descanso saludable
  • No ingerir estimulantes antes de ir a la cama
  • Respetar una rutina basada en una alimentación sana y horarios de sueño habituales
  • Si se relaciona con un nuevo medicamento que toma, se hace una sustitución por otra medicina
  • Receta de antidepresivos o relajantes en los casos en que se supone una conexión directa con estrés o depresión

Conclusión

La sexsomnia es un trastorno en el que el paciente no tiene ninguna conexión con lo que sucede. Los riesgos asociados son tan importantes para él como para terceros a su alrededor.

Es necesario ante los primeros síntomas, como gemir mientras se duerme, acariciar o padecer un orgasmo, hacer una consulta con un médico.