Por qué siempre hay que atender a un niño que llora

20 mayo, 2018
El llanto es crucial para la supervivencia de los bebés. No atenderlos puede perjudicar su desarrollo y generar en ellos una sensación de soledad profunda y desconfianza que arrastrarán a lo largo de su vida.

¿Por qué siempre hay que atender a un niño que llora? El llanto es crucial para la supervivencia de los bebés. Por medio de esta reacción, los pequeños exigen la atención inmediata de los adultos.

Es interesante que las personas adultas cuenten con un mecanismo en el cerebro que los fuercen a detenerse para escuchar y atender a un bebé llorando.

Las lágrimas y el llanto

Existen distintos tipos de lágrimas: basales, las reflejas y las emocionales. Estas últimas, son exclusivamente humanas. Pero más allá del significado de las lágrimas, el llanto es una forma primitiva no verbal para conseguir apoyo.

Ayuda a relacionarse y a estrechar vínculos con las demás personas. Por esta razón es un acto importante para la supervivencia humana.

No obstante, escuchar el llanto de los niños durante más de dos horas al día puede suponer un acto de  gran proeza para algunos padres; especialmente cuando un bebé llora “sin sentido”.

Por este motivo, muchos especialistas aconsejan a los padres no atender a un niño que llora para no malcriarlo. Y claro, este método es efectivo en el adiestramiento del pequeño pero tal vez no lo sea para su salud emocional.

Por qué siempre hay que atender a un niño que llora

Una madre atendiendo a su bebé llorando.

En los padres existe un ímpetu natural por atender a un niño que llora. Tal vez sea un deseo subliminal y ansioso por querer solucionar el motivo de incomodidad del pequeño.

En realidad, es interesante observar que el instinto le indica a los que padres deben atender a un niño que llora. Por decirlo de una manera más simple, está en su programa. Es vital asistir al pequeño puesto que podría afectar su confianza básica. Como resultado, le será difícil desarrollar vínculos emocionales más profundos.

Asimismo, es muy probable que el niño desarrolle miedos y ansiedades irracionales. Inclusive, esas mismas emociones negativas puedan acompañarlo durante el resto de su vida.

Por qué no dejar llorar solo a un bebé

Los bebés, antes de nacer, han pasado nueve meses en el vientre de su madre en un ambiente cálido. Está en un lugar en el que se le ofrece protección del ambiente, del ruido e incluso de los accidentes.

Cuando nacen, los niños quedan desprotegidos y dependen totalmente de sus padres para sobrevivir. De hecho, el nacimiento supone estrés en el bebé debido al gran impacto en su mundo sensitivo y sensorial, aún cuando el parto y gestación hayan sido los ideales.

Las consecuencias de dejar llorando a un pequeño

Los bebés tienen un nivel de estrés muy alto durante los primeros meses después de su nacimiento. En realidad, los pequeños tienen que acostumbrarse a un cambio radical, a un nuevo medio y a nuevas experiencias.

Por su parte, los padres deben cuidarlo para que siga creciendo y desarrollándose. Sin embargo, si los niños carecen de suficiente atención o contacto físico sentirán soledad profunda y desconfianza.

Lo anterior puede ocurrir principalmente cuando el pequeño aún es un bebé y también durante los primeros meses de su vida. Sin embargo, estos problemas se arrastran hasta la juventud e incluso edad adulta.

Puede interesarte:5 claves para superar una infancia difícil

Por qué llora un niño

Bebé llorando antes de dormir.

Hay quienes clasifican el llanto para comprender la verdadera naturaleza del llanto en los bebés. Actualmente existen dos razones probables por las que un bebé llora. De acuerdo con un artículo, las razones por las que lloran los pequeños se dividen de acuerdo al tiempo y el suceso.

El llanto por un suceso presente

En esta categoría se encuentra el llanto motivado por alguna necesidad no satisfecha, malestar, dolor, frío, calor.

También puede presentarse el llanto en los niños porque quieren ser abrazados o estimulados. En realidad, a veces es un poco difícil identificar las verdaderas necesidades de un bebé. No obstante, este hecho puede jugar un papel muy importante.

Llanto por un suceso pasado que aún está presente

Aunque parezca increíble, los bebés cuentan con el mecanismo natural de supervivencia. Este les permite retener experiencias traumáticas para procesarlas después.

En otras palabras, si el pequeño llora por algo en el momento, puede deberse a la conexión con experiencias del pasado que no pudieron resolverse de la mejor manera.

De hecho, el llanto funciona como una medida de descarga del estrés físico y emocional, el mismo que los pequeños han acumulado a través del tiempo.

Este mecanismo también ocurre con los adultos: pasamos por un problema y se activa cierto detonante que funciona de pretexto para llorar sentimientos o situaciones atrasados.

No obstante, para evitar dichas experiencias traumáticas en el futuro es de suma importancia atender a un niño que llora.

Medidas para atender a un niño que llora

Cómo atender a un bebé que llora.

Nunca lo dejes solo

Averigua qué le sucede para valorar cómo responder a su llamada. Hay que identificar si el llanto es por una necesidad, dolor, malestar o ansiedad razonable.

Sin embargo, si llora por la corrección de conducta, no sufras. El pequeño debe observar que determinada conducta negativa no le servirá para conseguir lo que quiere. Pero, a la vez, debes interrumpirle de vez en cuando para mostrarle que no se le ha abandonado.

Transmitir seguridad y confianza

Otra buena técnica para atender a un niño que llora es calmar el llanto a través del pecho, un fuerte abrazo o canciones que sabes que le gustan.

Las cosquillas u otras distracciones como contarle un cuento o historia pueden servir para que el pequeño se sienta seguro.

No te vayas sin haber leído: ¿Cómo interpretar el llanto de tu hijo?

Conclusiones

A pesar de ser muy pequeños, los bebés sienten una gran cantidad de emociones. No obstante, sentimientos como la  frustración, confusión, abandono, tristeza, miedo o ansiedad pueden hacer mella en el buen desarrollo del pequeño.

Es muy importante atender a un niño que llora. Como padre o madre, no puedes proteger a tu pequeño de la vida y de las experiencias, tanto positivas como negativas, que esta supone.

Sin embargo, sí puedes ayudarlo mediante la herramienta más grande y útil: el amor incondicional. Pero recuerda, este vínculo debe expresarse con hechos y palabras.

También puedes aprender técnicas para ayudar a tu hijo a desarrollarse de mejor manera. Si tienes la oportunidad, visita a un especialista para que pueda auxiliarte en el gran reto de ser padre.

No hay nada más valioso que tener hijos sanos y felices. Por eso, siempre hay que atender a un niño que llora. Y tú, ¿qué piensas?, ¿será bueno atender el llanto de un pequeño?

Te puede gustar