Siempre que te sea posible, sé una buena persona

Raquel Lemos · 11 diciembre, 2016
Para ser una buena persona debes empezar por ti mismo. Comienza cuidándote y procurándote bienestar para poder así transmitirlo también a los que te rodean

Es difícil, a veces, ser una buena persona. Quizás porque, en nuestra mente, pensamos que eso implica que nos tomen a veces por tontos.

Por eso, conviene recalcar que es importante que derroches bondad siempre que te sea posible, pues sabemos que, en ocasiones, se torna bastante difícil.

Lee: Practicar la bondad: un modo maravilloso de cuidar tu cerebro

Sin embargo, cuando eres una buena persona, ¿verdad que te sientes muy bien?No le intentas hacer daño gratuito a nadie. Es más, procuras su bien.

Esto, sin duda alguna, te llena de bienestar y alegría.

Ser una buena persona no implica ser tonta

mujer-hada

Confundimos el hecho de ser una buena persona con ser tontos. Esto nos lleva a equívocos, como pensar que tenemos que actuar igual con quien nos trata bien que con quien nos trata mal.

No obstante, esto no es así. Por eso, te daremos algunos consejos para que nadie se aproveche de ti.

  • Trata tal y como te tratan. Si alguien te maltrata, ¿es normal que sigas procurando su bien? A veces, evitamos denunciar agresiones o escapar de alguien porque tendemos a ser buenos con todos.

¡Cuidado! Hacer esto no significa que seas malo, sino justo y correcto.

  • No te dejes manipular por personas tóxicas. Aguantar situaciones en las que no te encuentras a gusto solo por hacer sentir bien al resto no te favorece.

Puede que estés bajo el yugo de manipuladores que quieren hacerte verdadero daño.

  • Nunca te conviertas en un mártir. Es posible que creas que ser una buena persona implica sufrir y padecer ciertas situaciones que no te gustan. Sin embargo, no eres un muro de las lamentaciones, ni alguien que deba cargar con problemas de otros.

Descubre: Dar amor no cansa, decepcionarse sí

No dejes que las personas te hagan daño por querer ser bueno con todas ellas. Tú también mereces respeto, amor y cuidados.

Sé una buena persona contigo mismo

mujer-flor-en-cabello

Ser una buena persona no es una actitud orientada solo hacia los demás, sino que tú también tienes que preocuparte por tratarte bien.

Siempre nos han dicho que para amar a alguien, primero, debemos amarnos a nosotros mismos. Pues en este caso sucede exactamente lo mismo.

Por eso es tan importante el primer punto que hemos tocado. Si quieres evitar que se aprovechen de ti y que te tomen por un idiota, es necesario que seas bueno también contigo mismo.

Esto implica que vas a valorarte y respetarte por encima de todo, que te salvarás a ti primero antes que a nadie.

Esta no es una actitud egoísta, sino lo que te mereces. Nos han inculcado que pensar en nosotros mismos es algo negativo, que debemos darnos antes a los demás.

Sin embargo, esto no es correcto ni bueno.

No te pierdas: Hoy seré egoísta, cuidaré de mí misma

Te acabarás cansando de las humillaciones, de que te mientan, te manipulen y te quieran solo cuando a los demás les convenga.

Somos humanos y, al final, terminarás convirtiéndote en una víctima o en todo lo contrario a una buena persona.

Todos nos terminamos cansando de que se aprovechen de nosotros.

Ser una buena persona no es lo que te han contado

mujer-con-flor

Estamos muy equivocados con lo que creemos que es bueno y correcto. ¿Recuerdas que los errores no son negativos, sino positivos? Pues aquí pasa lo mismo.

Por eso, vamos a tocar algunos puntos que te harán abrir los ojos ante la verdadera realidad de lo que significa ser una buena persona.

Cuando sea necesario, vete

Creemos que no abandonar a los demás, a los que nos están haciendo daño, es lo adecuado. Sin embargo, si te sientes mal, si te están manipulando y no te encuentras a gusto, debes marcharte.

Tienes derecho a decir lo que piensas

Decir lo que los demás quieren oír irá en contra de lo que en verdad piensas y desearías decir. No te mientas ni lo hagas con los demás.

Sé siempre sincero, aunque esto no sea bien recibido y a algunos les duela.

Puedes decir “no” siempre que quieras

Decir “no” no nos hace peores personas, pues también tenemos nuestras obligaciones y problemas. Así que no es necesario que sacrifiques tu tiempo por los demás si no puedes o, simplemente, no quieres.

No tienes por qué ser perfecto

mujer-con-diente-de-león

Las buenas personas no tienen que ser correctas en todo, pues cometen errores y se equivocan como el resto. Aprende de todo esto y no lo niegues ni lo rechaces.

Esto te hará mejor de lo que crees.

Antes de irte lee: Cuida de ti mismo para cambiar tu vida

Recuerda que ser bueno no significa ser víctima ni permitir que se aprovechen de ti. Valórate, quiérete y aprende de tus errores cada día.

Las buenas personas no son perfectas, pero tampoco son idiotas.