¿Siempre te pones en lo peor? ¡Cambia! - Mejor con Salud

¿Siempre te pones en lo peor? ¡Cambia!

Si te pones en lo peor ante cualquier circunstancia de la vida, conocer las distintas vías que existen para enfrentarnos a la adversidad te ayudará a ver el lado positivo de las cosas
Te pones en lo peor

Seguro que en más de una ocasión te han dicho que siempre te pones en lo peor o que dramatizas en exceso las situaciones que ocurren a tu alrededor.

Es posible. ¿Sabes por qué? Porque, a pesar de poder escoger ser optimistas, siempre terminamos optando por la alternativa pesimista.

Ser optimista o pesimista es una elección. Pero, tanto si optas por una u otra opción, tendrás que esforzarte y ejercitarte conforme a ella.

Lee: La elección de nuestros pensamientos, somos nosotros

Si siempre te pones en lo peor, hoy te animamos a que descubras un método muy efectivo e innovador del que seguramente nunca hayas oído hablar.

¡Vamos allá!

El método ABCDE de Martin Seligman

Optimismo

Martin Seligman es un psicólogo y escritor estadounidense que ideó el “método ABCDE” (correspondiente a las iniciales de las palabras en inglés) para derribar al pesimismo.

Este método hace referencia a 5 pasos esenciales que hay que dar para acercarnos al tan deseado optimismo.

Si eres de esas personas que siempre se ponen en lo peor, este método te vendrá muy bien. Veamos en qué consiste.

1. Adversidad (adversity)

Este es el primer paso del método de Seligman en el que debes tratar de describir aquello que ha provocado que ahora tengas una visión tan pesimista de la vida.

Puede que sea un despido laboral, la aparición de una enfermedad, un hijo que ya se va del hogar…

Descubre: El síndrome del nido vacío: cuando la soledad impregna el hogar

Toma un papel y describe la situación de la forma más explícita posible. A partir de ahí, continuaremos con los siguientes pasos de este método.

2. Creencias (beliefs)

Mujer triste

Si siempre te pones en lo peor, ¿nunca has pensado que podría ser por diversas creencias que rodean a determinadas situaciones?

Toma el papel que has escrito y analiza las creencias que hay en él. ¿Por qué te ha abordado el pesimismo por ese despido laboral? ¿Te sientes no válido? ¿Crees que has fracasado?

Es el momento de pensar en todo aquello que te repercute. Si un hijo se va del hogar, ¿te sientes vacío? Por esa enfermedad ¿crees que ya no hay esperanza para ti? ¿Te sientes una víctima?

Responder a estas preguntas, pero sobre todo hacértelas, te permitirá ser consciente de una gran cantidad de creencias que rodean a la situación expuesta al principio.

3. Consecuencias (consequences)

Ahora es el momento de observar las consecuencias de lo analizado hasta ahora. De ser consciente de cómo te afecta y cómo te hace sentir todo lo ocurrido.

Tal vez, creer que has fracasado por haber perdido el trabajo te haga sentir inseguro y que no serás capaz de conseguir otro empleo a tu edad.

Lee: Aislamiento consciente, ¿qué necesitas solucionar?

En este caso, la consecuencia es que tú mismo te estás negando a la posibilidad de encontrar otro empleo, pues niegas las posibilidades que tienes mientras te hundes en el más oscuro pesimismo.

4. Discusión (disputation)

Posible

Hemos llegado a un punto crucial, el de discutir contigo mismo sobre todo eso que está sobre el papel. ¿Qué te aporta? ¿Es correcto? ¿Es verdad?

Si te resulta muy difícil puedes utilizar diferentes estrategias como, por ejemplo, creer que es un buen amigo el que te presenta ese papel y te hace esas preguntas.

¿Qué consejo le darías?

Prueba a ver la situación desde otros puntos de vista diferentes y te darás cuenta de que lo más probable es que hayas estado exagerando porque te pones en lo peor sin pararte a analizar de verdad lo que ocurre.

Hacer esto es muy liberador y te permitirá ser más consciente de las circunstancias para afrontarlas de una manera mucho más sana.

5. Energía (energy)

Por último, el paso que cierra todo este recorrido es el que se encarga de analizar todo lo anterior para llegar a afirmar, por ejemplo, lo siguiente:

“Me han despedido del trabajo y me he sentido mal. Sin embargo, sé que puedo encontrar otro empleo.

Es más, puedo incluso encontrar una ocupación mejor que me permita desarrollarme y crecer profesionalmente. Este despido no es algo de lo que deba lamentarme, es una oportunidad”.

Una vez hecho esto, es el momento de ponerse en marcha. Quedarnos parados no servirá de nada y puede que acentúe nuestra ansiedad y el pesimismo vuelva.

Es necesario que nos movamos.

Antes de irte no te pierdas: Desanimarse es normal, ser pesimista no

El método ABCDE es algo que todos podemos aplicar a nuestra vida, independientemente de que seamos o no personas pesimistas.

Todos experimentamos situaciones complicadas e inesperadas antes las cuales no sabemos cómo reaccionar y mucho menos cómo resolver.

Hoy, con este método, sabemos cómo encaminarlas.