¿Sientes tus pies cansados? Descubre cómo aliviarlos con 5 remedios caseros

Además de relajar los pies, gracias a las propiedades de estos remedios naturales conseguiremos también mejorar su apariencia y prevenir o minimizar la presencia de hongos, callos y otras imperfecciones

Los pies desempeñan un papel muy importante en nuestra vida y, al ser un soporte para el peso y la columna vertebral, es común que, en ocasiones, se sientan cansados.

Sus músculos tienden a tensionarse por el exceso de actividad física y, algunas veces, sufren dolencias por el material y forma del calzado.

El problema es que solemos ignorarlos dentro de la rutina de cuidado personal y, muy rara vez, les brindamos un tratamiento para relajarlos.

Esto facilita la formación de durezas o callos, además de aumentar el riesgo de grietas, infecciones por hongos y otros problemas que afectan su salud.

Por fortuna, hay remedios caseros de origen natural que, por sus propiedades, alivian el cansancio y protegen la piel.

En esta oportunidad queremos compartir 5 interesantes opciones para que no dudes en probarlas por lo menos una vez a la semana.

¡Te encantarán!

1. Bicarbonato de sodio y aceite de lavanda

lavanda y bicarbonato

Un baño relajante con bicarbonato de sodio y aceite de lavanda permite liberar la tensión de los pies y, de paso, prevenir el crecimiento de los hongos.

Sus propiedades facilitan la eliminación de las células muertas y dejan la piel suave y protegida.

Ingredientes

  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
  • 1 cucharada de aceite esencial de lavanda (15 g)

Preparación

  • Pon a calentar el agua y, una vez adquiera una temperatura soportable para la piel, retírala y viértela en un recipiente.
  • Agrégale el bicarbonato de sodio y el aceite esencial de lavanda, y remueve.

Modo de aplicación

  • Sumerge los pies en el líquido y déjalos relajar durante 20 minutos.
  • Sécalos bien y aplícales crema hidratante.

Ver también: 7 usos domésticos de la lavanda que te gustará conocer

2. Aceite de almendras con aceites esenciales

Al combinar aceite de almendras con aceites esenciales como el de lavanda y menta podemos conseguir un producto relajante, idóneo para estimular la circulación en los pies.

Estos actúan como hidratantes de la piel, ayudando a prevenir la formación de callos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de almendras dulces (30 g)
  • 1 cucharadita de aceite esencial de lavanda (5 g)
  • 1 cucharadita de aceite esencial de menta (5 g)

Preparación

  • Combina todos los aceites en un recipiente hasta que queden bien integrados.

Modo de aplicación

  • Toma una pequeña cantidad del producto y masajea los pies durante 5 o 10 minutos.
  • Deja absorber el producto sin enjuagar.

3. Arcilla blanca y aceite de oliva

arcilla-blanca-aceite

El tratamiento exfoliante con arcilla blanca y aceite de oliva no solo permite calmar el cansancio de los pies, sino que remueve la piel muerta y deja un aspecto suave e hidratado.

Contiene ácidos grasos y minerales esenciales que, en conjunto, ayudan a relajar los músculos tensionados.

Ingredientes

  • 5 tazas de agua (1250 ml)
  • 5 cucharadas de arcilla blanca (50 g)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)
  • 1 cucharadita de aceite de rosas (5 g)

Preparación

  • Calienta las tazas de agua y, antes de que hiervan, viértelas en un barreño.
  • Comprueba que la temperatura es apta para la piel y añade la arcilla y los aceites.
  • Remueve todos los ingredientes hasta que se integren bien.

Modo de aplicación

  • Pon a remojar los pies durante 20 minutos, frotándolos entre sí para mejorar los efectos.
  • Enjuaga con agua tibia y sécalos bien.

Te recomendamos leer: Los 4 mejores peelings naturales para eliminar las células muertas de tu piel

4. Sales de Epsom y aceite de árbol de té

Las sales de Epsom son uno de los productos destacados para el cuidado de los pies.

Sus minerales relajan los músculos y mejoran la circulación para controlar la sensación de cansancio.

Tienen compuestos antibacterianos y antimicóticos que, reforzados con el aceite de árbol de té, ayuda a prevenir la formación de hongos.

Ingredientes

  • 5 tazas de agua (1250 ml)
  • ½ taza de sales de Epsom (100 g)
  • ½ cucharadita de aceite esencial de árbol de té (2 g)

Preparación

  • Calienta las tazas de agua y agrégales las sales de Epsom y el aceite esencial de árbol de té.
  • Vierte el preparado en un recipiente grande.

Modo de aplicación

  • Sumerge los pies durante 20 minutos y enjuaga.

5. Aloe vera y aceite de menta

Mascarilla de aloe vera

Una crema natural de aloe vera y aceite de menta le brinda nutrientes a los pies que disminuyen la formación de callos y hongos.

Esta actúa como relajante natural, ideal para reducir la tensión muscular y el cansancio.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de gel de aloe vera (75 g)
  • 2 cucharadas de aceite de menta (30 g)

Preparación

  • Procesa los ingredientes en la licuadora para que queden bien integrados y cremosos.

Modo de aplicación

  • Frota el tratamiento sobre los pies y déjalo actuar 20 o 30 minutos.
  • Enjuaga y repite su uso cada vez que lo consideres necesario.

¿Tuviste un día agotador? ¿Tus pies soportaron una sobrecarga de tareas? Elige cualquiera de los remedios mencionados y bríndales un tratamiento lleno de beneficios.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/elimina-los-hongos-los-callos-los-pies-este-increible-remedio-casero/”]

 

Categorías: Remedios naturales Etiquetas: