¿Por qué siento un pitido en el oído? Descubre sus causas y soluciones

También conocido como acúfenos, el tinnitus puede ser síntoma de alguna dolencia de mayor cuidado. Si se extiende en el tiempo, deberemos acudir al otorrinolaringólogo.

Experimentar un pitido o zumbido en el oído es una situación incómoda. Aunque no suele representar un problema grave, genera cierta preocupación cuando se produce de forma recurrente. ¿Qué hacer en estos casos?

Esta condición es conocida como tinnitus y se produce como un sonido agudo o ruidoso, el cual puede venir acompañado con dolores de cabeza y dificultades en la concentración.

Por lo general, se percibe en un oído, aunque algunas veces afecta a ambos. Su origen suelen ser infecciones en el conducto auditivo o algún tipo de lesión.

Si bien casi siempre desaparece por sí solo en poco tiempo, es fundamental prestarle atención desde que se manifiesta por primera vez. Debemos considerar que, en ciertos casos, este síntoma puede presentar complicaciones.

Por esta razón, en el siguiente artículo vamos a repasar algunas de sus causas y varias soluciones de origen natural que ayudan a controlarlo. ¡No te las pierdas!

¿Por qué se producen los pitidos en el oído?

pitido-oido

Los pitidos en el oído pueden ser constantes o intermitentes. En ocasiones, se percibe el mismo sonido, mientras que algunas veces se oyen ruidos con tonos diferentes.

Es sumamente probable que la molestia desaparezca en algunas horas o días. Si se prolonga por más de seis meses, incluso manifestándose de forma esporádica, lo mejor es acudir al otorrinolaringólogo para determinar cuál es su origen.

Si bien el tinnitus no está considerado como una enfermedad, sí puede ser el síntoma de otros problemas auditivos de mayor cuidado. Algunas de sus causas principales son:

  • Infecciones en el oído.
  • Presencia de partículas extrañas en el interior del canal auditivo.
  • Acumulación excesiva de cerumen.
  • Exposición prolongada o directa a ruidos demasiado fuertes.
  • Enfermedad de Ménière.
  • Consumo excesivo de antibióticos.
  • Lesiones internas en el oído.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Problemas circulatorios.
  • Irritación del tímpano.

Cuando una persona ha sufrido tinnitus en varias oportunidades, el consumo de cafeína, alcohol y tabaco puede empeorar los síntomas. A menudo, el pitido se presenta por una pérdida de audición parcial o total o por un aumento de la presión arterial. En casos muy reducidos, se deriva de problemas graves como un tumor.

Lee también: Musicoterapia para bajar la presión arterial alta

Soluciones de origen natural para calmar un pitido en el oído

No existe una cura para dejar de sentir pitidos en el oído; sin embargo, es importante emplear algunos remedios naturales que permiten disminuir la molestia.

Estos tratamientos contribuyen a limpiar el conducto auditivo, o bien, desinflaman la zona cuando hay algún tipo de irritación o lesión. Toma nota y tenlos siempre presentes por si te hacen falta.

Aceite de coco

aceite de coco

Este aceite orgánico tiene compuestos antimicrobianos que ayudan a eliminar las bacterias que producen infecciones en el interior del oído. Su aplicación lubrica el canal auditivo y ablanda el cerumen que suele producir obstrucciones. ¿Cómo utilizarlo?

  • Calienta un poco de aceite de coco, inclina la cabeza, y aplícate 3 gotas en el oído afectado.
  • Deja la cabeza en esta posición durante 3 minutos y voltéala para drenar los residuos.
  • Limpia las zonas externas con un paño limpio.
  • Si lo consideras necesario, repite su uso.

Aceite de ricino

Por otra parte, el aceite de ricino, también conocido como aceite de castor, es rico en ácidos grasos y vitaminas y minerales que benefician el organismo. En este caso en particular, limpia el conducto del oído y disminuye los incómodos pitidos. Úsalo de la siguiente manera:

  • Aplica 3 gotas de aceite de ricino en el oído afectado y tápalo con un trozo de algodón.
  • Déjalo actuar toda la noche y repite su aplicación durante una semana.

Llantén

llantén

Los extractos que liberan las hojas de llantén pueden reducir la irritación del oído para acabar con el malestar que aparece debido al tinnitus. Puedes emplearlo de la siguiente manera:

  • Muele una hoja tierna de llantén y aplícate 2 gotas del líquido en el oído afectado.
  • Inclina la cabeza durante 3 minutos y drena los excesos.
  • Úsalo durante 3 o 4 días seguidos.

Te puede interesar: El uso del Llantén, una hierba milenaria

Cebolla

Este remedio antibiótico y antinflamatorio está indicado para controlar los molestos síntomas que sufre el oído cuando desarrolla una infección; desde luego, el pitido es uno de ellos. Su uso es muy sencillo:

  • Extrae un poco de zumo de cebolla y pon 3 gotas en el oído.
  • Inclina la cabeza y déjalo actuar 2 minutos más.
  • Limpia los residuos con un pañito húmedo.
  • Repite su uso durante 3 días.

Aceite de mostaza

aceite-mostaza

Los compuestos del aceite de mostaza ayudan a combatir las bacterias que producen infecciones en el interior del oído. Su textura, entre otras cosas, ablanda la cera para facilitar su eliminación. ¿Cómo aprovecharlo?

  • Caliente un poco de aceite de mostaza y, comprobando antes que la temperatura es apta, aplica 3 gotas en el oído.
  • Deja que actúe 2 minutos y retira los residuos.
  • Úsalo 3 veces a la semana.

Como puedes ver, son varias las causas y soluciones para este molesto síntoma. Si te está aquejando el famoso pitido en el oído, no dudes en probar estos remedios para sentir alivio rápidamente.

  • Cañibano, R. de la F., Castillo Wisman, M. A., & Antolí-Candela, A. H. (2015). Acúfenos. FMC - Formación Médica Continuada En Atención Primaria22(1), 3–9. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(15)70877-7
  • Stuart. J. (1991). Fisiología del Sistema Auditivo. “Estimating the Significance of Errors in Audio Systems”,. Retrieved from http://www.eumus.edu.uy/eme/ensenanza//acustica/apuntes/SistemaAuditivo.pdf
  • Hernández-Zamora, E., & Poblano, A. (2014). La vía auditiva: Niveles de integración de la información y principales neurotransmisores. Gaceta Medica de Mexico150(5), 450–460. https://doi.org/10.1080/09500690701765863