Qué significan los sangrados vaginales entre periodos menstruales

Todas las mujeres pueden tener un sangrado vaginal inusual en algún momento de su vida reproductiva. Aunque no hay que alarmarse, siempre conviene consultarlo con el especialista.

Los sangrados vaginales se producen entre un periodo menstrual y otro. En términos médicos, se conocen como “sangrado intermenstrual”. Normalmente, se les asocia con los síntomas de enfermedades graves del aparato reproductor femenino. Por eso, los sangrados vaginales suelen ser interpretados por las mujeres, como una señal de alerta.

Si bien no se considera normal, este tipo de sangrados tampoco es infrecuente. Que ocurran no siempre es indicador de la existencia de un trastorno grave.

En este sentido, conviene informarse sobre las posibles causas de este problema, antes de sacar conclusiones a priori.

Sobre los sangrados vaginales

Sobre-los-sangrados-vaginales

El ciclo menstrual de la mujer puede ir de los 21 a los 35 días. El ciclo promedio es de 28 días. El flujo menstrual normal dura entre 2 y 7 días y supone una pérdida de sangre total de entre 30 ml y 80 ml.

El sangrado anormal ocurre cuando el flujo de sangre por la vagina persiste más allá del último día de la menstruación o se presenta antes de la siguiente.

Se estima que las mujeres pueden tener por lo menos un sangrado vaginal inusual en algún momento de su vida reproductiva. En la mayoría de los casos, no debería constituir motivo de preocupación.

No obstante, los ginecólogos y especialistas en salud recomiendan acudir al médico ante la presencia de un sangrado intermenstrual. El objetivo de la consulta será descartar que dicho sangrado esté relacionado con un trastorno grave como el cáncer o el precáncer.

Para ampliar información, puedes leer también: 5 aspectos que afectan a la salud de tus ovarios

¿Qué puede causar los sangrados vaginales entre periodos menstruales?

Ovulación

Ovulación

Una de las causas del sangrado vaginal anormal es la ovulación. Durante este periodo, se incrementa la producción de estrógeno, hormona asociada a la liberación del ovocito por el ovario.

Ese repentino aumento de los estrógenos puede contribuir a la aparición de sangrados entre periodos menstruales. Los sangrados serán más probables si ese incremento ocurre entre los días 13 y 16 del ciclo menstrual.

Por lo general, en estos casos el color de la sangre varía. Puede ir desde el rosado hasta el marrón. A veces, está acompañado de un moco cervical de color blanco y un suave calambre abdominal en la parte inferior del vientre.

Estrés

El estrés físico y mental también podría tener una relación directa con la aparición de sangrados vaginales poco usuales.

Una situación estresante puede llegar a provocar una respuesta cerebral que altere el proceso menstrual. La descarga de un flujo vaginal de color marrón fuera de la menstruación podría ser una de sus manifestaciones.

Un embarazo no diagnosticado

Un-embarazo-no-diagnosticado

Es probable que una mujer que desconoce que está embarazada lo descubra al acudir al médico por un sangrado anormal.

Es común que durante las primeras semanas de embarazo tenga lugar un pequeño sangrado. Muchas veces, se debe a la implantación del embrión. Sin embargo, es recomendable consultar siempre a un especialista en salud, pues podría ser también una señal de aborto.

¿En qué casos se debe tratar con urgencia?

Si el sangrado es tan o más abundante que la menstruación, es de color rojo intenso, marrón o casi negro, debemos ir a urgencias. Sudoraciones, mareos, taquicardia o dolor en el vientre, son otras señales inequívocas de que debemos acudir al médico inmediatamente.

La sangre abundante, aunque en menor cantidad que en la regla, podría apuntar a la existencia de un mioma. No obstante, siempre que el flujo de sangre sea cuantioso, lo mejor será acudir al médico. Debe ser el especialista quien determine si la sangre proviene de la vagina, del cuello uterino o del útero.

¿Qué sucede cuando los sangrados aparecen después de la menopausia?

Menopausia

Una mujer llega a la menopausia cuando sus periodos menstruales han desaparecido. Sin embargo, después de algún tiempo sin tener la menstruación, algunas mujeres pueden manchar y tener, incluso, pérdidas de consideración.

Este sangrado inusual podría obedecer a la existencia de un mioma o de un pólipo. En una parte considerable de los casos, es una señal de alerta. Podría tratarse de una lesión precancerosa o de un cáncer.

Si te interesa saber más, te recomendamos leer: ¿Cómo combatir el cáncer de matriz?

¿Qué pruebas se deben hacer?

Uno de los exámenes más comunes para detectar anomalías es la citología vaginal. También se le conoce como prueba de Papanicolaou. Su resultado permite al especialista valorar si el sangrado proviene del cuello uterino. Este tipo de estudio es el indicado para descubrir la presencia de células cancerígenas en el mismo.

La ecografía es otra de las pruebas que se realizan para detectar posibles cambios en el útero y los ovarios.

Si después de practicar estas pruebas quedaran dudas, siempre habría la posibilidad de recurrir a la histeroscopia. Consiste en introducir por el cuello uterino, una pequeña cámara en el útero para examinar esta cavidad con más detalle.

  • American College of Obstetricians and Gynecologists. ACOG Committee Opinion No 557: Management of acute abnormal uterine bleeding in nonpregnant reproductive-aged women. Obstet Gynecol. 2013; 121 (4): 891-896. PMID: 23635706.
  • Bulun SE. Physiology and pathology of the female reproductive axis. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016: chap 17.
  • Ryntz T, Lobo RA. Abnormal uterine bleeding. In: Lobo RA, Gershenson DM, Lentz GM, Valea FA, eds. Comprehensive Gynecology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017: chap 26.