11 signos de insatisfacción laboral

22 octubre, 2017
La monotonía, la falta de creatividad y el aburrimiento pueden ser tres señales de insatisfacción laboral, ya que nos parece que todos los días son iguales y no tiene mayor aliciente

Hay quienes tiene la “suerte” de hacer aquello que les gusta o que le da sentido a sus vidas.

Sin embargo, muchos otros deben padecer sus empleos debido a que no les pagan bien, sus tareas no son reconocidas o no se llevan bien con los colegas.

¿Quieres saber si estás sufriendo insatisfacción laboral? En este artículo te contamos sobre algunos signos que lo demuestran.

¿Cómo identificar la insatisfacción laboral?

No es lo mismo tener un empleo malo que sentirse miserable en el trabajo.

Las principales causas de insatisfacción laboral son:

1. Salario bajo

Salario bajo

No solo estamos hablando de que sea bajo en relación a otros puestos dentro y fuera de la empresa, sino también a la falta de incentivos monetarios o aumentos salariales periódicos.

No pagar horas extras, cobrar por medio tiempo cuando se trabaja jornada completa o que pasen años hasta que se actualice la categoría o puesto pueden ser también motivos de insatisfacción laboral.

Te recomendamos leer: El ritmo del corazón puede verse alterado por un exceso de trabajo

2. Anonimato

Más allá del tipo de empleo que tengamos, lo cierto es que a todo el mundo le gusta sentirse reconocido y elogiado por lo que hace.

De lo contrario cuando a un trabajador se lo ignora, no se lo felicita por una buena idea ni se le tiene en cuenta para ciertas tareas es probable que no esté a gusto.

Los empleados con trabajos genéricos, invisibles o anónimos quizás no amen sus puestos.

3. Mala relación con colegas

Mala relación con colegas

Un clima laboral “pesado”, la competencia desleal, los celos, la envidia o la falta de comunicación pueden ser la pesadilla de cualquier persona.

No llevarse bien con los compañeros ni con los superiores puede derivar en absentismo, bajo rendimiento, malas ideas, peleas y, por supuesto, insatisfacción laboral.

4. Desconocimiento o irrelevancia

Todos necesitamos saber cuán importante es el trabajo que hacemos.

No se trata de una cuestión de egocentrismo ni de narcisismo, sino que de esa manera es más fácil poner todo nuestro empeño en conseguir mejores resultados.

Sentir que es lo mismo estar que no estar, que nadie presta atención a lo que hacemos, que no hay conexión entre las tareas realizadas y el éxito de la compañía puede ser bastante frustrante.

5. Jefes autoritarios

Jefes autoritarios

Los puestos superiores suelen considerarse como “viles” por parte de los subordinados. Sin embargo, eso no tiene por qué ser así.

Cuando un jefe es prepotente y desconsiderado o se acapara todo el crédito de los resultados a pesar de que los demás hicieron el esfuerzo, es normal sentir insatisfacción laboral.

Lo mismo sucede cuando es esa persona la que contribuye a las peleas entre compañeros o exige más allá de las posibilidades de cada uno.

6. Objetivos intangibles

Un empleado debería ser capaz de evaluar por sí mismo la contribución que hace a la empresa. Si esto no sucede es posible que se sienta poco realizado.

Si el éxito de un trabajador depende de una opinión o de una idea subjetiva es fácil sentirse desmotivado e incapaz de ejecutar sus tareas como corresponde.

7. Imposibilidad de promoción

Imposibilidad de promoción

Si eres una persona ambiciosa que no desea quedarse siempre en el mismo sitio y prefiere avanzar en la vida pero tienes un empleo que no te permite ascender o conseguir promoción, seguro te sientes insatisfecho.

Porque no importa lo que hagas o dejes de hacer: te quedarás estancado en el mismo puesto por años hasta que se habilite una vacante mejor.

Este desequilibrio entre lo que se quiere y lo que se consigue genera, sin dudas, frustración, poca productividad, ausencias repetidas y, por último, la renuncia.

8. No hay sorpresas

No hay sorpresas

Otra de las causas de insatisfacción laboral es estar en un sitio donde todos los días sucede lo mismo, las tareas son monótonas y repetitivas.

Nos sentimos como robots, miramos el reloj a cada rato, contamos los segundos que faltan para el fin de semana y no sabes qué día es porque todos son iguales.

9. Cero creatividad

También podemos indicar como signo de insatisfacción laboral el hecho de no poder utilizar todas nuestras habilidades a la hora de realizar una tarea.

Dejar volar la imaginación en la oficina puede ser una buena manera de pasarla de maravillas aunque sea un rato. Si no tenemos esa posibilidad es probable que nos sintamos autómatas.

Lee también: 6 ejercicios ideales para desarrollar la creatividad

10. Aburrimiento

Aburrimiento

Si no hay nadie en tu trabajo que te haga reír o, al menos, que convierta las tareas en más llevaderas es entendible que no estés feliz en ese lugar.

Por ello siempre es bueno entablar amistades en el ámbito laboral. De lo contrario, cada día será aburrido. Ten con quien hacer bromas, mirar de reojo y compartir chistes internos para que sea más agradable tu jornada.

11. Falta de energía

La mente no es la única que te avisa cuando no está satisfecha o feliz con una situación. Tu cuerpo también.

  • Quizás te cueste mucho levantarte por las mañanas, sin importar a qué hora te hayas acostado.
  • Si retrasas el reloj despertador varias veces y no hay nada que te inste a poner un pie fuera de la cama, tal vez sea una señal de alerta.

Más allá del cansancio típico y normal de los días de semana, te darás cuenta de que es desgano laboral, porque no sucede lo mismo el sábado, el domingo, un feriado o durante las vacaciones.

Si en esos casos tienes que madrugar no te será para nada difícil.

 

Te puede gustar