Signos de personas emocionalmente inteligentes

Francisco María García 29 octubre, 2016
Las personas emocionalmente inteligentes saben gestionar y controlar sus emociones. Afortunadamente, la inteligencia emocional es algo que se puede aprender y adquirir con el tiempo

La concepción que tenemos sobre lo que significa ser emocionalmente inteligente ha ido variando con el paso de los tiempos.

En la actualidad, entendemos por inteligencia emocional la capacidad que todos tenemos de poder gestionar nuestras emociones y sensaciones a la hora de relacionarnos con los demás.

Aunque pueden existir habilidades innatas, la inteligencia emocional puede optimizarse y mejorarse con el paso del tiempo.

Las personas pueden diferenciarse entre las que han aprendido a gestionar bien esta capacidad y otras que no han conseguido llegar a donde podrían hacerlo.

A continuación veremos algunas características de las personas emocionalmente inteligentes.

El corto y el medio plazo en personas emocionalmente inteligentes

emocionalmente inteligentes

Los objetivos a medio y largo plazo suelen ser los más interesantes, los más reconfortantes.

A menudo las personas nos dejamos llevar por la ansiedad a la hora de conseguir algún objetivo, o ver cumplido algún deseo.

Sin embargo, las personas emocionalmente inteligentes son capaces de no dejarse llevar por las recompensas más próximas, atrayentes en apariencia, pero que, a largo plazo, no serán tan beneficiosas.

El control sobre las emociones propias

Para las personas emocionalmente inteligentes es sencillo identificar sus propias emociones, y relacionarlas con el origen de las mismas.

Esta identificación de las emociones propias es lo que facilitará el posterior control, reconociendo los factores que han influido en la aparición de un estado emocional determinado, positivo o negativo.

Con este conocimiento de su interior y de las vivencias que han experimentado estas personas saben hacer la interpretación correcta de lo vivido, y lo utilizan en experiencias futuras.

Lee también: Esconder y fingir emociones afecta a tu pareja

La empatía

Una de las virtudes más importantes hoy en día es la capacidad de empatizar con otras personas, de ponernos en su lugar y tratar de entender mejor sus posturas.

La conexión con los demás a través de la empatía hacer más sencillo que se establezca un diálogo constructivo.

¿Cómo exteriorizar emociones?

Es muy importante tener la capacidad de expresar a los demás lo que pensamos.

Ya sea de forma oral o por escrito, usar cualquier lenguaje para demostrar a los demás los argumentos y razones que queremos exponer es una ventaja comunicativa.

Actitudes positivas

pensamiento positivo

Para las personas emocionalmente inteligentes es importante dirigir sus pensamientos hacia actitudes de salud mental y espiritual, gestionando de forma adecuada lo que pasa por su mente.

No se dejan arrastrar por pensamientos negativos, ya que son capaces de parar en su mente este tipo de ideas y sustituirlas por otras.

Los considerados inteligentes emocionalmente saben bien que no hay ningún estado emocional malo de por sí.

La motivación

Otra importante virtud y una cualidad que veremos en personas emocionalmente inteligentes es la llamada “motivación intrínseca”.

Este tipo de motivación engloba un doble sentido: por un lado tener una motivación personal, y por otro saber transmitir esa motivación a los demás.

Este tipo de capacidades, lo relacionado con la motivación a las personas de nuestro entorno, puede hacer de quien lo posee un auténtico líder.

La importancia de la afectividad

Otra habilidad importante es saber identificar los estados afectivos en otros seres humanos, así como los propios.

Hay muchas áreas que se han ido creyendo como racionales, pero que están muy relacionadas con los recuerdos. Algunos conceptos como la memorización, sensaciones para la toma de decisiones, etc.

El cambio

El cambio

Algo que también caracteriza a las personas emocionalmente inteligentes es la gestión que hacen respecto de los cambios en su vida.

El miedo al cambio suele tener un efecto paralizante para muchas personas. No obstante, las que son consideradas inteligentes en lo emocional cambian la sensación.

Se trata de entender el cambio como un reto.

La capacidad de juzgar

No es sencillo saber juzgar. Hay que tener la habilidad de separar entre prejuicios y la objetividad a la hora de evaluar comportamientos y opiniones ajenas.

No ofenderse

Hay personas con una especial susceptibilidad, que se ofenden con mucha facilidad.

Por el contrario, las personas emocionalmente inteligentes estudian bien las situaciones que se les plantean.

La mayoría de las veces la supuesta ofensa proviene de otras personas que se encuentran en una difícil situación con respecto a un tema determinado.

Visita este artículo: Nadie debe ser lo bastante importante como para amargar tu vida

Saber decir que no

Aunque parezca fácil, no siempre tenemos la habilidad de saber negarnos a determinadas invitaciones, exigencias, etc.

Saber decir que no es también una muestra de serenidad y de inteligencia.

Te puede gustar