¿Sigues con tu pareja por pena, culpa o miedo?

Si solo sigues con tu pareja por pena quizá deberías plantearte si es lo mejor que puedes hacer por ambos, o si lo más indicado es acabar con la relación

Si sigues con tu pareja por pena, culpa o miedo, ahora es el momento de que te preguntes qué te está aportando todo esto.

Porque lo más probable es que no estés siendo feliz y que tu relación no se base en el amor, cuando tendría que ser así.

En ocasiones, que la pareja nos dé pena y nos genere culpa es algo que va de la mano.

Nos podemos sentir culpables por múltiples cosas, como que es una muy buena persona, nos ama muchísimo y, claro, cómo podemos querer dejar la relación y hacerle un daño tremendo.

Lee: No soy feliz con mi pareja, ¿qué hago?

El miedo, en cambio, va por otros derroteros totalmente diferentes. Aquí ya tiene que ver situaciones de maltrato o, incluso, determinados temores que nosotros tengamos y que nos insten a seguir apegados a esa relación.

Por ejemplo, si sufrimos dependencia emocional.

Si sigues con tu pareja por pena y culpa le estarás haciendo daño

Pareja abrazándose

Si sigues con tu pareja porque sientes pena y culpa por decirle que quieres dejar la relación tienes que tener muy en cuenta que, aunque no lo quieras ver, le estás haciendo un daño mucho mayor.

Esa persona no se merece estar con alguien que no está siendo totalmente sincero con ella. Porque ya no la quieres, deseas dejarla, pero la culpa y la pena te abordan y te hacen desistir de tus intentos.

Los seres humanos tenemos el gran poder de ser empáticos, lo que puede jugar a nuestro favor o a nuestra contra. En el momento en el que queremos dejar a nuestra pareja puede que sus lloros y su tristeza nos hagan sentir mal.

Esto es algo que todo el mundo quiere evitar, no obstante, es natural y no debe suponer una barrera para tomar una decisión que, en realidad, os va a beneficiar a los dos.

Descubre: Cómo terminar una relación de pareja de modo saludable

  • Por una parte, tú dejarás de estar con alguien por pena y dejarás de perpetuar una relación que se basa en la culpa, no en el amor.
  • Por otra parte, le permitirás a esa persona ser libre para que pueda vivir un amor real.

Aunque creamos que en las rupturas siempre se pierde, muchas veces se está ganando.

¿Sigues con tu pareja por miedo a qué?

Violencia de genero

Es muy diferente si sigues con tu pareja por pena que por miedo.

Porque, ¿cuál es el origen de ese miedo? ¿Quizás le has transmitido tu intención de separarte y te ha amenazado? ¿Tienes miedo a que te levante la mano, algo que hace habitualmente?

Ante estas situaciones, el miedo te puede paralizar. Sin embargo, es muy importante sacar la valentía de donde sea para poder ponerle fin a esta situación.

En España, marcando el 016, un número que no deja rastro en tu teléfono, las personas que hay al otro lado pueden darte las indicaciones pertinentes y resolver cuantas dudas tengas.

Eso sí, la última decisión la tienes tú.

Lee: Reconocer y evitar la manipulación emocional en la pareja

Si, en cambio, el miedo no es este sino que te quedes solo y no vuelvas a encontrar pareja, entonces podemos estar hablando de dependencia emocional.

Un problema que afecta a una gran parte de esta sociedad y para el que se necesita ayuda profesional. Descubrirás cómo, en realidad, no necesitas a nadie para ser feliz y podrás cortar con esa relación sin tenerle miedo a nada.

Cortar por lo sano

Ruptura de pareja

Si sigues con tu pareja por pena, culpa o miedo es importante que sepas que hay que cortar por lo sano. De hecho, es la única salida que puede haber saludable para tu relación.

Estos 3 sentimientos juntos no solo propiciarán que existan más problemas con tu pareja, sino que la relación puede transformarse en algo muy tóxico.

Todo ello porque estamos evitando ponerle un punto final muy necesario.

Tenemos que tener claro que es natural sentir pena, culpa o miedo, pero todas estas emociones no pueden con nosotros a menos que así se lo permitamos.

Es nuestro deber hacerles frente, porque solo así dejaremos de estar en una relación que no tiene sentido. Nos estamos limitando a nosotros mismos para poder ser felices y lo estamos haciendo también con la otra persona.

Antes de irte no te pierdas: Dejar ir no es darse por vencido, sino aceptar lo que no puede ser

Si sigues con tu pareja por pena, culpa o miedo piensa muy bien en qué os está beneficiando a ambos esta situación y verás que, en realidad, os está haciendo un daño mucho mayor.

Te puede gustar