El silencio puede cambiar tu vida

Raquel Lemos Rodríguez · 19 abril, 2020
Aunque en principio el silencio puede resultar intimidante, lo cierto es que quedarse a solas con uno mismo ayuda a ordenar las ideas y a recuperar el equilibrio de las emociones.

En la vida cotidiana hay una gran cantidad de ruido y cuando este falta aparece una sensación de extrañeza. No hay consciencia de que ese ruido constante favorece la ansiedad y el estrés, dos de las sensaciones que nadie quiere en su vida.

Cuando hay absoluto silencio, es frecuente que también surja la angustia. Sin embargo, una vez te adaptas y lo aceptas con normalidad, las tensiones comienzan a diluirse. Es el momento, entonces, de abrazarlo.

En esta entrada te contamos cómo el silencio puede mejorar tu vida.

El silencio y los cambios positivos

Actualmente no se le da al silencio el valor que se merece y, probablemente, muchos piensan que se trata de un tema irrelevante, con pocos efectos prácticos en el bienestar.

Sin embargo, guardar silencio genera enormes beneficios, aunque al principio se piense que solo se trata de una pérdida de tiempo.

diente-de-león-en-un-vaso-representando-el-silencio

Hay personas que practican meditación o yoga y conocen la importancia de ralentizar la mente y buscar otros niveles de conciencia para regular los niveles de estrés. Esto es algo que también se puede lograr a través del silencio.

Paracelso, filósofo y médico del siglo XVI, recomendaba el silencio como medida para mantener la buena salud. Se guiaba por la tradición pitagórica, en la cual se mantenían cinco años sin decir ni una palabra, antes de poder hablar con el maesto. Así lo señala un artículo publicado por la Universidad de Chile.

Los siguientes son algunos de los beneficios que se obtienen con el silencio.

Mayor conexión con uno mismo

¿Cuántas veces al día dedicas un momento a la reflexión? ¿Reservas algún momento para disfrutar del silencio? ¿O un pequeño espacio para conectarte contigo mismo y mirar dentro de ti? Seguramente no, porque lo que prima alrededor es actividad y ruido.

Regalarte un momento de silencio cada día puede ayudarte a descubrir cosas nuevas sobre ti mismo. Si lo haces regularmente, aprenderás a disfrutar de tu compañía y a percibirte más claramente. No todas las personas son capaces de hacer esto, así que, si lo consigues, ¡considérate afortunado! Has superado una gran barrera.

Lee: Mientras yo sepa quien soy, no tengo nada que demostrar

Mayor atención a los detalles

El silencio ayuda a desarrollar la atención y la concentración, ya que reduce el número de estímulos y permite un enfoque mental más preciso. Quizás en un principio esto te cause inquietud, pues percibirás cada sonido, por pequeño que sea.

silencio

No obstante, esto te permitirá expandir y desarrollar tu percepción. Esto se verá reflejado en tu vida cotidiana, porque te sentirás más despierto.

También te ayudará a ver la vida desde perspectivas diferentes; contribuirá a que notes lo que usualmente pasas por alto y esto puede ser muy útil si pasas por una situación complicada o que no sabes cómo solucionar.

Abrazas la simplicidad

A veces se cree que los objetos materiales y las posesiones traen consigo la felicidad. De hecho, se piensa que la felicidad es algo que hay que buscar y encontrar. Sin embargo, el verdadero bienestar está dentro de cada uno y no fuera. El silencio ayuda a comprender esto.

Gracias al silencio es posible descubrir otras dimensiones del bienestar. El reencuentro con las emociones y los pensamientos más genuinos lleva a un cambio de conciencia. Descubres que para sentirte bien solo necesitas estar en armonía contigo mismo y con los demás. En lo simple están las verdaderas razones para sonreír.

Descubre los 10 consejos para ser feliz

Te conectas con tus deseos

La rapidez con la que el tiempo pasa delante de nuestros ojos, la fragilidad de las relaciones, la superficialidad de la propia existencia… Todo esto provoca que, a veces, no sepamos qué es lo que realmente queremos.

mujer-disfrutando-atardecer

El silencio es una vía para conectarte contigo mismo y, por lo tanto, para redescubrir lo que verdaderamente deseas hacer. Seguramente hay muchas cosas que has ido posponiendo porque la rutina diaria te ha absorbido hasta provocarte una suerte de ceguera.

¿Hacia dónde te dirigirás ahora que has abierto los ojos?

Te dará una lección de coraje

Es valiente, pero a la vez difícil, hacerle frente a lo que realmente somos. Cuando te alejas del ruido y estás en silencio puedes ver con mayor claridad tus miedos y te das cuenta de que muchos de ellos son infundados.

Muchos miedos se disipan cuando los miras de frente. Esto te ayudará a sentirte más libre y con valor para luchar por lo que deseas. El silencio enseña que muchos temores son ficticios y que nacen precisamente de la falta de contacto con uno mismo.

Para no olvidar…

¿Pasas un tiempo en silencio durante el día? Si no lo haces, quizás sea el momento de intentarlo. No solo abrirás una vía para encontrarte contigo mismo, sino que además le vas a dar un merecido alivio y descanso a tu cerebro.

Estar en silencio, y ojalá respirando produndamente, es una experiencia que te ayuda a descansar del bombardeo de estímulos que hay en el día a día. El ruido es como una cortina de humo que te impide ver lo que hay realmente en tu interior. Así que ¡inténtalo!

  • Sainzcorton, E. (2007). Salud Mental. Salud Mental. https://doi.org/10.1157/13072638.
  • Centro Mexicano de Estudios en Salud Mental., L., & Centro Mexicano de Estudios en Farmacodependencia. (2013). Salud mental. Salud Mental, ISSN 0185-3325, Vol. 28, No. 4, Págs. 49-65. https://doi.org/10.1145/2038476.2038504.
  • Fernández-Castillo, E., Molerio Perez, O., Grau, R., & Cruz Peña, A. (2012). Ansiedad y Estrés. Ansiedad y Estrés. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/j.anyes.2016.03.001 113.
  • Rivas, G. L. G. (2009). Paracelso y la fortaleza del silencio: el retiro. Cyber Humanitatis, (50).