Síndrome de cauda equina: síntomas y tratamiento

27 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la fisioterapeuta Michelle Torres
El síndrome de cauda equina también se conoce como cola de caballo. Es una rara condición neurológica que requiere intervención médica inmediata. Descubre más al respecto en este artículo.

El síndrome de cauda equina se considera una emergencia médica, en la cual se debe intervenir quirúrgicamente lo más pronto posible para evitar secuelas. Es un síndrome muy raro, ya que ocurre en 1 de cada 33000 a 100 000 personas.

Según información publicada en Formación Médica Continuada en Atención Primaria (FMC), una de sus causas habituales son las hernias discales. Para explicar en detalle cómo se produce, a continuación te contamos en qué consiste y cuál es su tratamiento.

¿Qué es el síndrome de cauda equina?

¿Qué es el síndrome de cauda equina?
El síndrome de cauda equina es una condición que compromete las raíces nerviosas al final de la médula espinal.

Este problema de salud también se conoce como síndrome de cola de caballo (CES por sus siglas en inglés). Es una condición neurológica muy rara, pero grave, que afecta al grupo de raíces nerviosas al final de la médula espinal. 

Sin embargo, es tan poco frecuente, que hay médicos generales que no ven un síndrome de cauda equina en toda su carrera. En concreto, ocurre cuando los nervios al final de la médula espinal se comprimen, lo que compromete el control de esfínteres y causa otros problemas.

Se considera una emergencia médica que debe ser intervenida de manera quirúrgica lo más pronto posible para evitar secuelas irreversibles, como:

  • Problemas en la vejiga.
  • No poder controlar la micción o la defecación.
  • Dificultad para caminar.

Lee también: Angiodisgenesia espinal

Pero, ¿qué es la cauda equina?

La cauda equina es como llamamos a los nervios al final de la médula espinal, que van a través de la columna lumbar y el sacro, hasta las piernas.  Consiste en 10 pares de nervios:

  • Desde L2 a L5.
  • Los 5 pares de nervios sacros.
  • El nervio coccígeo.

La cauda equina es responsable de los músculos, la sensación de la piel en la pelvis y las piernas, al igual que de la función vesical e intestinal. Cauda equina significa cola de caballo en latín.

Síntomas

Si bien estos síntomas no son únicos del síndrome de cauda equina, se consideran emergencias médicas:

  • Dolor lumbar severo.
  • Alteraciones en la sensibilidad del área genital.
  • Disfunción en la vejiga, el intestino y a nivel sexual.

La atención médica temprana y el tratamiento son cruciales para lograr una recuperación total lo más pronto posible. Los síntomas también se clasifican según su forma de inicio:

Inicio súbito o repentino

Los síntomas se desarrollan rápidamente e incluyen:

  • Dolor lumbar severo.
  • Pérdida importante de la función de la vejiga y el intestino.
  • El déficit en el control motor y la sensibilidad de la cintura hacia abajo suele suceder durante las 24 horas posteriores.

Inicio gradual

Los síntomas se desarrollan de forma progresiva y pueden ir y venir en el transcurso de semanas o meses. Los más frecuentes son:

  • Pérdida parcial o intermitente de función vesical e intestinal.
  • Adormecimiento o sensación alterada en el área genital y alrededores.
  • Dolor lumbar recurrente.
  • Debilidad muscular.

Lee: Aprende todo sobre los nervios raquídeos cervicales

Tratamiento

quirófano cirugía operación
El tratamiento sugerido para este raro trastorno neurológico es la cirugía. Su objetivo es favorecer el pronóstico, pero debe realizarse lo antes posible.

El tratamiento inicial es quirúrgico, y debe realizarse preferiblemente entre 24 y 48 horas después del inicio de los síntomas (en el caso súbito) para maximizar la mejoría del déficit sensitivo y motor.

El pronóstico y la recuperación depende de una variedad de factores, como la rapidez con la que se descomprime el nervio y el grado de daño del nervio en el momento de la cirugía.

Tengo dolor lumbar: ¿puede que tenga síndrome de cauda equina?

Tener dolor lumbar es extremadamente común y no es indicativo de síndrome de cauda equina en sí mismo. Para sospechar de SCE deben haber síntomas vesicales o intestinales presentes como los mencionados en los apartados anteriores.  En caso de dudas, acude a tu médico de atención primaria.

  • Ahmed, T., & Caño, J. G. (2012). Síndrome de la cauda equina. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria, 19(9), 544–546. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(12)70467-X
  • Fraser, S., Roberts, L., & Murphy, E. (2009, November). Cauda Equina Syndrome: A Literature Review of Its Definition and Clinical Presentation. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. https://doi.org/10.1016/j.apmr.2009.03.021
  • Lavy, C., James, A., Wilson-MacDonald, J., & Fairbank, J. (2009, April 11). Cauda equina syndrome. BMJ (Online). https://doi.org/10.1136/bmj.b936
  • Gardner A, Gardner E, Morley T. Cauda equina syndrome: a review of the current clinical and medico-legal position (2011). European Spine Journal: Official publication of the European Spine Society, the European Spinal Deformity Society, and the European Section of the Cervical Spine Research Society. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3082683/  (accessed 14 February 2020)