Síndrome de Churg-Strauss o granulomatosis alérgica

Elena Vuelta · 29 junio, 2018
El síndrome de Churg-Strauss es una enfermedad autoinmune poco frecuente y, por lo general, con buen pronóstico. Sin embargo, en algunos casos puede entrañar graves complicaciones.

El síndrome de Churg-Strauss es una enfermedad poco frecuente que causa inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis) de pequeño calibre.

En qué consiste

El síndrome de Churg-Strauss, también denominado granulomatosis alérgica es una enfermedad autoinmune poco frecuente y que hoy en día no tiene cura. Se caracteriza porque, debido a trastornos en el sistema inmune, los vasos sanguíneos se inflaman.

Esta inflamación puede acabar causando afecciones más graves, que pueden culminar con la y necrosis de los vasos sanguíneos. La inflamación además, puede alterar el flujo sanguíneo que llega hacia los órganos vitales, pudiendo causar daños permanentes en ellos como aneurismas o muerte celular en los órganos afectados.

Los pulmones son el principal órgano afectado en esta patología. Clínicamente, se caracteriza por la presencia de asma, rinitis y sinusitis. No obstante, se pueden sufrir otro tipo de síntomas de mayor gravedad como lesiones cutáneas, cardíacas, renales y digestivas.

Actualmente, no se conoce una causa clara del síndrome de Churg-Strauss. Se cree que están implicados diversos factores genéticos, inmunoalérgicos y otro tipo de causas ambientales. La vasculitis que se genera es debida a reacciones autoinmunes mediadas por células contra autoantígenos del propio organismo.

Lee también: Remedios para combatir las alergias

Síntomas del síndrome de Churg-Strauss

Los síntomas de esta enfermedad autoinmune pueden ser muy variables, dependiendo de la persona afectada. En general, el síndrome de Churg-Strauss tiene tres fases o etapas, aunque no siempre se dan en el mismo orden o incluso puede no sufrirse alguna de las etapas.

Fase alérgica

La fase alérgica suele ser la primera etapa que se presenta en el síndrome de Churg-Strauss, se caracteriza por una serie de reacciones alérgicas tales como:

  • Asma: suele ser el primer signo clínico que aparece en esta patología, incluso varios años antes de presentar otro tipo de síntomas, En aquellos casos en los que la persona afectada por el síndrome ya padecía asma, los síntomas de la patología pueden empeorar.
  • Rinitis alérgica: se trata de un tipo de alergia que causa una irritación de las membranas mucosas y produce síntomas como tos, moqueo o estornudos.
  • Sinusitis: la aparición de sinusitis se debe a la inflamación de los senos paranasales. Suele causar dolor de cabeza, dolor facial y sensación de congestión.
Mujer con catarro.

Fase eosinofílica

Los eosinófilos son un tipo de glóbulos blancos (leucocitos), presentes en la sangre y que participan en las reacciones alérgicas y en los procesos inflamatorios. En condiciones normales, este tipo celular se presenta en bajas cantidades, sin embargo en el síndrome de Churg-Strauss, la población de eosinófilos aumenta incontroladamente y se extravasa a los tejidos.

Los síntomas de esta fase eosinofílica pueden variar en función del órgano afectado, siendo los pulmones y los órganos del aparato digestivo los primeros en verse dañados. Algunos de los síntomas que se suelen presentar durante esta fase son:

  • Fiebre
  • Asma
  • Tos
  • Dolor abdominal
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito

Fiebre por apendicitis.

Fase vasculítica

Como ya se ha mencionado, este síntoma es el signo distintivo del síndrome de Churg-Strauss. Se debe a una inflamación de los vasos sanguíneos, especialmente los de pequeño calibre. La inflamación mantenida en dichos vasos sanguíneos puede acabar necrosando los tejidos e impidiendo un correcto flujo sanguíneo capaz de irrigar los órganos vitales.

Algunos de los síntomas que se pueden presentar en esta fase son:

  • Cansancio muscular, fatiga y debilidad
  • Pérdida de peso
  • Erupciones y ulceras cutáneas
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Dolor articular
  • Dolor y entumecimiento de manos y pies
  • Diarrea, náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal intenso
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de pecho
  • Arritmias

Ver también: 7 remedios caseros para fortalecer los vasos sanguíneos

Posibles complicaciones

El síndrome de Churg-Strauss puede acabar afectando gravemente a muchos órganos como son los pulmones, los riñones, el aparato digestivo, el corazón, la piel o los músculos. Algunas de las complicaciones que se pueden presentar son:

  • Lesiones de los nervios periféricos: el síndrome puede acabar afectando a los nervios periféricos de pies y manos, debido a la deficiente irrigación por parte de los vasos sanguíneos inflamados.
  • Cicatrices en la piel: de igual forma, la inflamación sistémica existente puede ocasionar la aparición de ulceras o heridas en la piel.
  • Enfermedades cardíacas: cuando la inflamación característica del síndrome de Churg-Strauss afecta al corazón, pueden aparecer diversas cardiopatías más o menos graves, como pericarditis, miocarditis que pueden culminar en un fallo cardíaco.
  • Churg J, Strauss L (1951). «Allergic granulomatosis, allergic angiitis, and periarteritis nodosa». J. Pathol. 27 (2): 277-301. PMID 14819261
  • Alfaro, T. M., Duarte, C., Monteiro, R., Simão, A., Calretas, S., & Nascimento Costa, J. M. (2012). Síndrome de Churg-Strauss: casuística. Revista Portuguesa de Pneumologia (English Edition). https://doi.org/10.1016/j.rppnen.2012.01.005
  • André, M. C., Fraga, A., Reis, M. D., Filipe, P., de Almeida, L. M. S., & Gomes, M. A. M. (2011). Síndrome de churg-strauss uma doença incapacitante. Acta Medica Portuguesa.