Síndrome de fatiga crónica (SFC) en la mujer

La fatiga crónica puede disminuir nuestra calidad de vida de forma considerable. Conoce en este artículo cómo prevenirla, así como sus síntomas y los tratamientos más adecuados para tratarla.

El síndrome de fatiga crónica es una enfermedad compleja que afecta enormemente a la calidad de vida de las personas. Según las estadísticas, por cada hombre con el SFC, hay cinco mujeres, es decir, por alguna razón en concreto, nos afecta más a nosotras. Dolor, cansancio extremo, depresiones… los efectos de este trastorno son muchos y merece la pena comprender qué la origina y cómo tratarla.

El impacto del Síndrome de la Fatiga Crónica en las personas es demoledor, en especial porque de algún modo u otro terminan aisladas en su propia enfermedad, con muchas dificultades para ir a trabajar e incluso para mantener una vida social. Cualquier esfuerzo supone más tarde un cansancio extremo, un dolor en el cuerpo que les obliga a tener que mantener reposo. Pero ¿por qué ocurre esto? y más aún ¿podemos hacer algo?

Síntomas del Síndrome de la Fatiga Crónica

fatiga crónica

Las personas que padecen Síndrome de Fatiga Crónica, afirman que cada día es para ellos un reto a superar. Los indicadores son muchos, y todos definen un mismo abanico que define esta enfermedad molesta y dolorosa: 

  • Los síntomas aparecen entre los 25 y los 50 años.
  • Es un dolor constante en el cuerpo, hay personas que afirman, que con una simple presión de un dedo en su cuello o espalda, sienten un dolor terrible.
  • El dolor muscular es como una especie de quemazón. En las primeras fases se confunde con el dolor de una gripe, el mismo cansancio y malestar general en músculos y huesos. No hay un dolor concreto, es generalizado.
  • Fatiga permanente. Las personas con Síndrome de Fatiga Crónica, se sienten tan agotadas que incluso les es difícil hacer las tareas de la casa, atender a los niños e incluso asearse. Solo con cepillarse el cabello ya sienten dolor.
  • Es habitual padecer insomnio.
  • Problemas intestinales.
  • Mareos
  • Migrañas
  • Alteraciones del estado de ánimo causadas por el dolor y la fatiga. Hechos que tengan una mínima carga de estrés o ansiedad, se traducen en más dolor físico para la persona. En ocasiones, perder a un ser querido, puede agravar enormemente el síndrome de fatiga crónica.
  • Síndrome del ojo seco. Es habitual que esta enfermedad nos produzca esta particularidad.
  • Problemas en el ritmo de producción de hormonas suprarrenales.

¿Cuáles son las causas del Síndrome de la Fatiga Crónica?

De momento, los expertos no tienen claras las causas que originan este síndrome. Hasta hace poco se pensaba que podía deberse a las siguientes dimensiones:

  • El virus de Epstein-Barr (VEB) o el virus del herpes humano tipo 6 (HHV-6).
  • Inflamación en el sistema nervioso, debido a una respuesta defectuosa en el sistema inmunitario.

Pero recientemente, se publicó un trabajo en el “Journal of Translation Medicine”, donde se identificaban ocho proteínas relacionadas con su aparición, es decir:

  • Se trataría de un conjunto de moléculas relacionadas con procesos inmunológicos. Una pequeña alteración en estas estructuras que desencadenarían un fallo en nuestra inmunidad originando un malestar generalizado. De momento los análisis parece que estén trayendo algo de esperanza, ante la posibilidad de analizar su avance y detener así su incidencia.

¿Por qué el síndrome de Fatiga Crónica afecta más a las mujeres?

cansancio-cronico

Es una realidad patente. El síndrome de Fatiga Crónica afecta en especial a las mujeres. A falta de más datos para comprender el por qué de esta enfermedad, parece que la base de todo ello esté en nuestro sistema inmunológico. De algún modo, nuestras hormonas podrían determinar también esta relación, cualquier pequeña alteración afectaría a las moléculas asociadas a nuestro sistema inmunológico, desencadenando el proceso. Son casi el doble de mujeres las que padecen el SFC por encima de los hombres, es por ello que los expertos nos dicen que, quizá, estén relacionados estos componentes básicos:

  • El factor hereditario, alguna alteración hormonal, el estrés y la ansiedad, déficits en el sistema inmunológico.

¿Qué tratamiento podemos seguir ante el Síndrome de la Fatiga Crónica?

qué-es-la-vitamina-B12

  • En la actualidad, lamentablemente, no existe aún cura para el síndrome de fatiga crónica. Según los estudios anteriormente citados, para prevenir su aparición deberíamos fortalecer nuestro sistema inmunológico, pero ¿cómo conseguirlo? Mediante la Vitamina C (naranjas, limones, kiwis), a través de la Vitamina B12, que puedes encontrar en cápsulas en tus tiendas naturales y en las farmacias, así como mediante la Vitamina A, que evita que tengamos infecciones (frutas y verduras de color verde y rojo). Muchas personas con este trastorno experimentan mejorías con estos complementos.

El tratamiento del Sindrome de Fatiga Crónica, abarca para mejorar la vida de los pacientes las siguientes dimensiones:

  • Terapia cognitivo-conductuales para ofrecerles un medio con el que afrontar y mejorar su calidad de vida personal y social
  • Técnicas de manejo del sueño.
  • Medicamentos para reducir el dolor, la molestia y la fiebre.
  • Medicamentos para tratar la ansiedad (ansiolíticos).
  • Medicamentos para tratar la depresión (antidepresivos)

Cada persona será un caso particular y deberá tener una atención individualizada, nosotros, desde aquí te animamos a que lleves ante todo una nutrición adecuada con la que proteger tu sistema inmunológico.

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar