Síndrome de hiperactividad: síntomas y tratamiento

María Vijande 28 agosto, 2018
El síndrome de hiperactividad en niños es uno de los trastornos psiquiátricos infantiles con más prevalencia en nuestro país.

El síndrome de hiperactividad o déficit de atención es un comportamiento que se caracteriza por la actividad excesiva y fuera de lo normal. Se trata de un trastorno de la conducta infantil que lleva al niño a no poder quedarse quieto.

En algún momento, todos los niños tienen dificultad para prestar atención, escuchar o sentarse quietos. Pero los niños que sufren síndrome de hiperactividad tienen problemas con todas estas actividades casi todo el rato.

Por lo tanto, se el trastorno de déficit de atención con hiperactividad es un trastorno neurobiológico que se desarrolla en la infancia. Presenta 3 características identificativas que son el déficit de atención, hiperactividad e impulsividad. No obstante, los síntomas los veremos más adelante y en profundidad.

El síndrome de hiperactividad es uno de los trastornos psiquiátricos infantiles más frecuentes. Se sitúa, incluso, por encima de la esquizofrenia o el trastorno bipolar. Un 5,3% de los niños en edad escolar de la población mundial sufren este trastorno.

En concreto, en la Unión Europea, un 5%, que supone aproximadamente 3,3 millones de los niños y adolescentes entre 6 y 17 años, y en España un 6,8%, padecen el síndrome de hiperactividad.

Síntomas

Niños desobedientes.

El síndrome de hiperactividad o trastorno por déficit de atención e hiperactividad tiene 3 síntomas nucleares principales:

  • Falta de atención.
  • Hiperactividad.
  • Impulsividad.

Estos tres síntomas pueden manifestarse con una intensidad variable en cada paciente. Además, se pueden presentar de forma independiente. Es por ello por lo que el cuadro sintomatológico de los pacientes variará en intensidad y en presentación.

Falta de atención

La falta de atención y todo lo que ello conlleva, es uno de los síntomas más difíciles de detectar a estas edades. Las personas que padecen falta de atención se caracterizan por tener una dificultad para mantener la atención durante un tiempo prolongado, no prestan atención a los detalles y presentan dificultades para finalizar tareas.

Además, también les cuesta escuchar, seguir órdenes e instrucciones. Suelen ser personas desorganizadas y distraídas entre otras características.

Hiperactividad

La hiperactividad puede manifestarse de forma distinta en las diferentes etapas de la vida. Sin embargo, la descripción de los síntomas permanece igual en niños y adultos. Estas personas se caracterizan por moverse en momentos en los que no resulta adecuado, hablar en exceso o hacer ruidos constantemente, incluso cuando se trata de realizar actividades tranquilas.

Además, tienen dificultad para relajarse, cambian de actividad sin llegar a finalizar que la que estaban realizando y, por lo tanto, son personan poco constantes.

Descubre: 7 modos efectivos de relajar la mente

Impulsividad

Dentro de los tres síntomas característicos, la impulsividad es el menos frecuente. En este caso, las personas que la padecen ser caracterizan por:

  • Presentar problemas a la hora de esperar.
  • No pensar antes de actuar.
  • Tender a tener conflictos con los adultos.
  • Responder de manera prepotente.
  • Interrumpir constantemente a los demás.

La impulsividad hace referencia, principalmente, a la dificultad para pensar las cosas antes de actuar. Este comportamiento supone un gran problema, ya que el paciente puede ponerse en peligro y pasar por situaciones conflictivas con cierta facilidad.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de hiperactividad depende de cada situación individual. Hay casos más complejos que otros y, sólo en los más extremos y complicados se recurre a un tratamiento farmacológico.

Se recomienda como tratamiento fundamental de los niños con síndrome de hiperactividad un tratamiento psicoterapéutico que ayude, no solo a mejorar en su concentración, sino que también en el trato con el resto de personas.

También existen otros tratamientos orientados a la faceta cognitiva que buscan recuperar en el niño el deseo de aprender y dedicarse a algo con especial atención, así como mejorar su comunicación con el entorno.

Quizá te interese: Hipertiroidismo

Consejos para la convivencia

Estos son una serie de consejos para poder convivir y ayudar a un niño que padece de este síndrome. En primer lugar, se han de definir unas normas claras yestablecer premios o consecuencias para determinados comportamientos. También se deben dividir las tareas en pasos con el fin de recordarle dichos pasos y supervisar su ejecución y procedimiento.

Enseñarte a revisar las tareas que hizo puede ayudar a mejorar su atención. Es importante también ayudarle con la noción del tiempo. Para ello, proporcionarle un reloj o un cronómetro para que entienda el tiempo en el que ha de hacer cada cosa.

Otra clave para mejorar la convivencia es practicar el modelo de extinción de conductas. Se basa en no prestar atención ni reforzar aquellas conductas que no queremos que se repitan.

Por otra parte, es muy importante motivar al niño en aquellas actividades que quiere realizar y que debe, como pueden ser los deberes del colegio. Para ello se recomienda potenciar los buenos resultados y cuidando su autoestima.

Se recomienda aumentar la estructura y el orden en casa, así como establecer rutinas y horarios. Por último, eliminar los ruidos y las distracciones es importante para que el niño pueda concentrarse mejor en sus actividades.

Bibliografía

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar