Síndrome del edificio enfermo: ¿qué es y cuáles son sus síntomas?

1 agosto, 2018
¿Sabías que un edificio puede estar enfermo y causar determinados síntomas a sus ocupantes? Hoy descubriremos qué es el síndrome del edificio enfermo y cómo se manifiesta.

El síndrome del edificio enfermo tiene que ver con un inmueble, normalmente una oficina de trabajo, que causa malestar y diferentes síntomas que afectan al rendimiento y a la salud de las personas que están en él. Aunque creamos que es un síndrome raro, en realidad, es más común de lo que parece.

Determinados inmuebles pueden provocarnos irritación en las mucosas o, incluso, fatiga reduciendo así nuestra productividad en el caso de que sea nuestro lugar de trabajo. Esto podría ser un caso aislado, hasta que empieza a afectar a más de una persona que se encuentra en ese mismo lugar.

Las causas del síndrome del edificio enfermo

Síndrome del edificio enfermo

Las causas del síndrome del edificio enfermo son difíciles de exponer. Sin embargo, se ha estudiado que estas pueden estar en edificios por los que no circula el aire de manera correcta o que tienen ventanas muy pequeñas que evitan que el inmueble se ventile de forma adecuada.

No obstante, aunque esto nos puede hacer pensar que solo sucede en edificaciones antiguas, lo cierto es que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha estudiado el síndrome del edificio enfermo en profundidad ha llegado a la conclusión de que cerca del 30 % de los edificios modernos pueden provocar este síndrome.

La OMS también ha diferenciado entre dos tipos de edificio enfermo que provocan malestar en sus ocupantes. A continuación, vamos a ver las características de cada uno:

  • Edificios temporalmente enfermos: debido a que son una nueva construcción o han sido reformados recientemente. Una vez ha pasado cierto tiempo deja de causar los síntomas de los que hablaremos a continuación.
  • Edificios permanentemente enfermos: los síntomas se manifiestan durante más de un año y, a pesar de haber tomado medidas con respecto a la estructura o ventilación del edificio, estos persisten y no dan señales de desaparecer.

Se cree que los edificios con una ventilación forzada o que se han construido con poco presupuesto pueden provocar el síndrome del edificio enfermo. También, los edificios herméticos o las superficies interiores que son de material textil pueden provocar este síndrome.

Quizá te interese: 5 formas de purificar el aire de tu hogar naturalmente

¿Qué síntomas provoca el síndrome del edificio enfermo?

Gripe

Ahora que sabemos cuáles pueden ser algunas de las causas que provoquen el síndrome del edificio enfermo, vamos a ver la sintomatología habitual que suelen presentar las personas que lo sufren. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Síntomas de resfriado o de alergia: congestión o sequedad nasal, mucosidad abundante, picor de nariz o irritación en los ojos con lagrimeo o escozor.
  • Problemas de garganta: tos, dolor en la garganta, enrojecimiento, inflamación, sequedad y ronquera.
  • Fatiga mental: puede cursar con dolor de cabeza y, sobre todo, dificultad para concentrarse. En algunos casos, también puede estar presente la somnolencia.
  • Problemas en la piel: puede aparecer prurito en la piel que es posible que se confunda con una posible alergia. Esta cursará con una intensa comezón.
  • Vértigo: en algunos casos, además de los síntomas anteriores, puede aparecer vértigo o mareos acompañados de náuseas.

Para determinar si un edificio está enfermo se realizará una investigación en la que se estudiará el nivel de ruido, si la iluminación es la adecuada, si las vibraciones producidas en las cercanías afectan al edificio y el nivel de humedad que hay.

También, habrá que analizar los olores, ya que puede haber una contaminación en el aire debido a la escasa ventilación, y la temperatura que también puede influir en el síndrome del edificio enfermo.

Visita: La importancia del descanso: no todo es trabajo

Atención a los factores psicosociales

El síndrome del edificio enfermo puede acentuarse si el ambiente en el trabajo no es el adecuado. Si el edificio presenta determinadas características que puedan indicar que está enfermo y, además, hay mucho estrés y presión durante las horas de trabajo esto puede potenciar los síntomas.

También, hay personas que son mucho más sensibles que otras y que puede que el hecho de estar en un edificio enfermo les afecte más. Todo esto debe ser sometido a un estudio riguroso para dar con alguna solución adecuada.

¿Alguna vez crees haber sufrido el síndrome del edificio enfermo? Si tras salir de un inmueble nos sentimos bien y nuestros síntomas mejoran, pero una vez volvemos a entrar estos empeoran, debemos sospechar. Tal vez estemos en un edificio que pueda estar enfermo.

Te puede gustar