Síndrome del túnel carpiano: causas, síntomas y remedios

Jose María Marín · 8 noviembre, 2013
No se debe aplicar calor en la zona, ya que esto solo empeoraría la condición.

A veces sentimos una especie de hormigueo y dolor en la zona de la muñeca. Al mismo tiempo, tenemos una sensación de debilidad en la mano, como si perdiéramos nuestras “pinzas”. Es posible que tengamos el síndrome del túnel carpiano.

Para aquellas que lo padecen y cuando se hace crónico, es muy invalidante, ya que no nos permite hacer un uso de la mano. Además, el dolor puede llegar a ser muy agudo e insoportable. Sigue leyendo para conocer sus causas, síntomas y remedios.

Curar el síntoma o ir a la causa

¿Qué podemos hacer cuando somos de los desafortunados que lo padecemos? ¿Es cierto que la única solución es pasar por el quirófano? ¿No hay algún remedio o medicamento que podamos usar para curar esta enfermedad?

La tendencia de la medicina oficial cuando una enfermedad es de carácter anatómico, como esta, es la de tratar el problema con cirugía. Como cuando nuestro coche sufre una avería de alguna pieza del motor. Lo habitual, por desgracia, hoy día, es que el mecánico pida la pieza al fabricante y se limite a sustituirla.

¿Cuántas veces no habremos oído o incluso comentado que “ya no hay buenos mecánicos sino cambiapiezas”? Pues en el caso de la medicina, a veces, sucede algo parecido.

¿Puede haber otras soluciones? En este artículo vamos a explicar las causas, los síntomas, los posibles tratamientos y las alternativas a estos.

¿Qué se entiende por síndrome del túnel carpiano (STC)?

Síndrome del túnel carpiano

El túnel carpiano es un estrecho canal que existe en la muñeca. Por ese túnel atraviesa el llamado “nervio mediano”, que es uno de los responsables de la inervación de parte de la mano.

Como este canal es muy estrecho, hay diversas causas que pueden ocasionar que su diámetro se reduzca y “aprisione” el nervio. De este modo, se hace muy difícil que el nervio funcione bien.

La presión sobre el nervio mediano hace que la sensibilidad y el movimiento de parte de la mano se vean muy afectadas. Por tanto, podemos sufrir desde una simple sensación persistente e imparable de hormigueo, hasta una bastante dolorosa y nerviosa.

Al mismo tiempo notaremos debilidad, sobre todo en la combinación que forman nuestro dedo pulgar con el índice. Esto sucede porque los músculos de la mano que alcanza el nervio mediano no reciben los impulsos necesarios para funcionar bien.

Con el tiempo, esta situación puede ocasionar un daño muscular permanente. Además, podemos perder bastante fuerza de prensa en las manos.

Causas

Ya hemos comentado que la zona de la muñeca por donde el nervio llega a la mano se llama túnel carpiano. Dicho conducto es bastante estrecho. En este sentido, cualquier inflamación o engrosamiento de ese canal puede comprimir o presionar el nervio.

Síndrome del túnel carpiano

Suele darse, casi siempre, en personas de 30 a 60 años de edad, y es más común en los hombres que en las mujeres. No es muy frecuente, pero hay casos en los que, quienes desarrollan este problema, ya nacieron con un túnel carpiano pequeño.

Es muy común la creencia de que hacer el mismo movimiento de la mano y la muñeca una y otra vez provoca la enfermedad del túnel carpiano. Esto no tiene porque ser siempre así, aunque es bueno evitar ciertos movimientos mecánicos y repetitivos.

En cambio, sí es cierto que el uso de herramientas manuales que vibren puede llevar a este síndrome. Por ejemplo, el caso de los trabajadores que rompen el hormigón en las carreteras con un martillo neumático.

Sin embargo, no hay buenos estudios que demuestren que el síndrome del túnel carpiano pueda estar causado por el trabajo manual. Es decir, por escribir mucho tiempo en el ordenador, utilizar el ratón o repetir movimientos al trabajar. Tampoco por tocar un instrumento o practicar determinados deportes.

Otros factores

Otros factores que pueden llevar al síndrome del túnel carpiano:

  • Fracturas reiteradas y artritis de la muñeca
  • Crecimiento en la muñeca de un quiste o tumor.
  • Artritis reumatoide (enfermedad autoinmunitaria que afecta a las articulaciones).
  • Diabetes mellitus.
  • Hipotiroidismo.
  • Obesidad y alcoholismo.
  • Retención de líquidos en el embarazo o en la menopausia.
  • Amiloidosis.

De cualquier forma, la mayoría de los casos son idiopáticos. Esto es, su causa real se desconoce, por lo que el tratamiento irá más orientado a la reducción de los síntomas que a una causa en sí.

Síntomas

  • Torpeza de la mano al agarrar objetos con los dedos o con la palma de la mano.
  • Entumecimiento u hormigueo en el pulgar y en los tres dedos que se encuentran a continuación (índice, corazón y anular).
  • Hormigueo persistente en la palma de la mano.
  • Agarre débil o dificultad para cargar bolsas (es una queja común).
  • Dolor que va desde la muñeca hasta el codo.
  • Dolor en manos o muñecas.
  • Problemas con la coordinación motora de los dedos.
  • Debilidad en una o ambas manos.
  • Atrofia del músculo por debajo del pulgar (esto se da en casos avanzados).

¿Cómo saber si hemos de consultar a un médico?

Es importante no confundir los síntomas del síndrome del túnel carpiano con los de la artritis (osteoartritis). Para ello sería correcto consultar al doctor en caso de que observemos los síntomas siguientes:

  • Si tenemos un dolor constante y que parece aumentar aunque estemos con la mano extendida por mucho tiempo en busca de alivio.
  • Cuando, al mover las muñecas mientras hacemos algún movimiento o ejercicio, tenemos la sensación de que algo cruje o crepita dentro de la misma.

Una vez confirmemos que no tenemos artritis sino el síndrome del túnel carpiano, podremos elegir, según sea la gravedad del caso, entre varios tratamientos. Pero primero deberemos realizar las pruebas oportunas.

Pruebas y exámenes

Síndrome del túnel carpiano

Además de los síntomas de entumecimiento y debilidad, el médico puede optar entre dos pruebas.

  • Signo de Tinel: Dar golpes sobre el nervio mediano a nivel de la muñeca puede hacer que se dispare el dolor desde la muñeca hasta la mano.
  • Prueba de Phalen: Doblar la muñeca hacia delante, durante 60 segundos, para ver si hay entumecimiento, hormigueo o debilidad.

Los exámenes más comunes son:

  • Radiografías de la muñeca: Para determinar la existencia de un estrechamiento en los ligamentos o tendones por los cuales pasa el nervio mediano. Esto es lo que ocasiona los síntomas de compresión propios del túnel del carpo.
  • Electromiografía: Técnica para la evaluación y registro de la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos.
  • Velocidad de conducción del nervio.

Estas dos últimas técnicas mostrarán resultados anómalos si antes hemos sospechado del síndrome. Son el paso siguiente a las pruebas Tinel y de Phalen, las cuales nos habrán orientado.

Tratamientos

Podemos probar a inmovilizar la muñeca gracias a una muñequera con férula. Esta es una especie de hierro o añadido rígido que se pone por la noche por algunas semanas.

Si esto no ayuda, es posible que sea necesario usarla también durante el día y al menos a lo largo de un mes. Hemos de evitar dormir sobre las muñecas y, para aliviar el dolor, se recomiendan las compresas frías.

Medicamentos

Entre los medicamentos utilizados en el tratamiento del síndrome del túnel carpiano se encuentran los antinflamatorios no esteroides. Algunos ejemplos son el ibuprofeno o el naproxeno.

Por otro lado, las inyecciones de corticosteroides pueden brindar alivio de los síntomas por un tiempo. No obstante, para casos graves podemos recurrir a la cirugía.

Cirugía

La denominada liberación del túnel carpiano es un procedimiento quirúrgico. En este proceso se corta el ligamento que está ejerciendo presión sobre el nervio.

La cirugía es efectiva en la mayoría de los casos, pero no siempre, y la cicatrización completa puede tardar meses. Si bien los síntomas suelen mejorar con el tratamiento, a la larga más del 50% de los casos precisan cirugía.

¿Cómo prevenir el síndrome del túnel carpiano?

Hay muchos cambios que debemos hacer en el lugar de trabajo y en casa para reducir la tensión puesta sobre la muñeca:

Mantener una posición neutra

  • Hemos de observarnos cuando estamos en reposo. Nuestras manos han de estar extendidas, relajadas y sin doblar las muñecas.
  • Debemos evitar, siempre que sea posible, los movimientos repetitivos de estas.
  • La pantalla del ordenador a la altura de los ojos. El teclado debe estar lo suficientemente bajo para que, al escribir, las muñecas no se doblen hacia arriba.
  • Por último, evitar agarrar o desenroscar objetos con tres dedos, ya que esto incrementa la presión en la muñeca. Debemos usar toda la mano.
  • Si es una actividad continua por el trabajo de cada uno, alternarlas y darles un descanso de 1 a 2 minutos cada cierto tiempo.

También destacamos la postura durante el descanso nocturno. Al dormir, los brazos han de estar pegados al cuerpo y las muñecas rectas. Si las muñecas se quedan atrapadas debajo del cuerpo habrá presión, dolor e hinchazón relacionada con el síndrome del túnel carpiano.

Usar diseños ergonómicos

Es conveniente que utilicemos herramientas con un diseño pensado para reducir el riesgo de lesiones en la muñeca. Hay dispositivos especiales para nuestro ordenador que pueden ser de gran ayuda.

Algunos ejemplos son los tapetes ergonómicos para el ratón y gavetas para teclados. Descansa cada cierto tiempo de escribir y para si hay dolor u hormigueo.

Ejercicios con las muñecas y las manos

Ayudan a mejorar la circulación y, a la vez, a reducir la tensión en las muñecas y manos.

  • Hacer círculos con las muñecas. Para iniciar, se debe colocar las palmas hacia abajo y hacia fuera. Luego rotar ambas muñecas hacia la izquierda, cinco veces, y luego hacia la derecha.
  • Tensar el pulgar. Se debe sostener hacia afuera la mano y luego agarrar el pulgar derecho con la mano izquierda. Presionar hacia afuera y atrás, hasta que sienta una tensión suave. Mantenerlo así durante diez segundos. Repetir en cada pulgar cinco veces.
  • Extender los cinco dedos. Extender la mano con los dedos bien distanciados durante 10 segundos. Repetir de tres a cinco veces.
  • Apretar la mano. Apretar fuertemente la mano con una pelotita de goma diez veces. Luego, se debe estirar los dedos y repetir con la otra mano.

Como ya hemos comentado, algunos de los trabajos que implican herramientas que vibran están muy asociados a esta enfermedad. Es frecuente entre los músicos profesionales (pianistas, flautistas…).

Ejercicios para el síndrome del túnel carpiano

Remedios caseros para el síndrome del túnel carpiano

Los remedios populares existentes van encaminados a combatir la inflamación y así aliviar el dolor.

Infusión de hierba de San Juan

Ingredientes

  • 3 hojas de hipérico o hierba de San Juan
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Llevar a ebullición el agua y dejar que se realice la decocción de la hierba de San Juan durante 10 minutos.
  • Esperar a que se entibie para consumirlo.

Si a diario tomamos una taza, mínimo, de esta infusión, notaremos cómo se alivian el dolor y el hormigueo propios del síndrome del túnel carpiano. Además, debido a su acción tranquilizante, soportamos mejor dicho dolor.

Esto contribuirá a romper el círculo vicioso emotivo-físico que muchas veces acrecienta el dolor o lo perpetúa a lo largo del tiempo. No obstante, si se encuentra tomando algún medicamento, esta planta no debe usarse sin consultar al médico antes.

Aceite de lino

Tomar una cucharada diaria de aceite de semilla de lino durante dos (hasta cuatro) semanas. Este hábito es un remedio muy sencillo y efectivo.

Según datos adquiridos a través de diversas investigaciones, los ácidos grasos contenidos en estas semillas colaboran en la reducción de la inflamación. Vale la pena intentarlo.

Vitamina B6

Para obtenerla de forma natural se recomienda consumir alimentos que la contengan. Por ejemplo, las papas, el arroz integral, las bananas, las verduras verdes y la pechuga de pollo.

Para tomarla en cápsulas, la cantidad diaria sería de 2 miligramos. No obstante, recomendamos consultar siempre con el médico.

Compresas de hielo en la mano o muñeca

El frío se convierte en nuestro aliado perfecto para disminuir la inflamación. No obstante, no aplicaremos nunca compresas calientes o almohadillas térmicas ya que empeoraría el síndrome del túnel carpiano.

Asimismo, todo lo que repercuta en mantener una buena circulación sanguínea ayudará frente a esta enfermedad. Por tanto, una buena nutrición y el ejercicio regular son remedios indispensables para nuestra salud.

Mientras tratemos de forma adecuada este síndrome no tienen por qué presentarse complicaciones. Sin embargo, si no recibimos tratamiento podríamos lesionar el nervio de forma permanente.

  • Tosti, R., & Ilyas, A. M. (2012). Acute Carpal Tunnel Syndrome. Orthopedic Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.ocl.2012.07.015
  • Keith, M. W., Masear, V., Amadio, P. C., Andary, M., Barth, R. W., Graham, B., … McGowan, R. (2009). Treatment of carpal tunnel syndrome. Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://doi.org/10.5435/00124635-200906000-00008
  • Keith, M. W., Masear, V., Chung, K., Maupin, K., Andary, M., Amadio, P. C., … Wies, J. L. (2009). Diagnosis of carpal tunnel syndrome. Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://doi.org/10.5435/00124635-200906000-00007