¿Qué es el síndrome de hiperventilación y cómo se trata?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 29 noviembre, 2018
El síndrome de hiperventilación es una consecuencia muy frecuente en aquellas personas que sufren ansiedad o algún otro problema nervioso. Sin embargo, no es un problema de salud grave, ya que hoy en día se conocen diferentes técnicas para contrarrestarlo.

El síndrome de hiperventilación es un fenómeno respiratorio caracterizado por sufrir una respiración rápida o profunda. Suele aparecer en personas que sufren ataques de pánico, entre otras causas.

Cuando se presenta esta cuadro, como se incrementa mucho el ritmo respiratorio, la persona empieza a respirar solamente por los pulmones, de manera rápida y corta, en lugar de hacer respiraciones lentas y profundas usando el diafragma.

Es normal que la hiperventilación desencadene una serie de efectos colaterales que pueden ser bastante desagradables y que veremos con más detalle a lo largo de este artículo. Sin embargo, es un síndrome que no se considera peligroso.

Más allá de esto último, cualquier persona que hiperventile durante más de un par de minutos debe buscar atención médica lo antes posible para evitar complicaciones.

¿Cómo respiramos?

La respiración es imprescindible para el funcionamiento del organismo. Con ella, conseguimos suministrar oxígeno a todas las células del cuerpo. Además, todos los nutrientes que ingerimos al comer y beber se transforman en energía mediante procesos bioquímicos que requieren la presencia de oxígeno.

Cuando inspiramos, llenamos los pulmones de aire cargado de oxígeno (O2). Está molécula lo difunde a los capilares que están al final de los bronquiolos, para que sea transportado al corazón.

Una vez allí, es el corazón el encargado de bombear la sangre oxigenada a todo el cuerpo para que pueda ser utilizado por todas las células. El O2, como hemos dicho, ayudará a transformar los nutrientes en energía mediante reacciones bioquímicas, que producen como sustancia de deshecho el gas dióxido de carbono (CO2).

Causas del síndrome de hiperventilación

Los problemas emocionales son una de las principales causas por las que una persona puede empezar a hiperventilar; ocurre, por ejemplo, bajo un ataque de pánico. También puede desencadenarse por algún problema médico, como puede ser un sangrado o una infección.

El personal especializado debe determinar la causa que provoca la hiperventilación; este cuadro debe ser atendido cuanto antes, con el fin de evitar complicaciones.

En definitiva, dentro de las causas emocionales que pueden causar el síndrome de hiperventilación, podemos mencionar la ansiedad, los ataques de pánico o cualquier estado de alto nerviosismo.

nerviosismo

Por otro lado, podemos destacar las siguientes causas médicas responsables de la aparición de este síndrome:

  • Sangrado importante.
  • Insuficiencia cardíaca o ataque cardíaco.
  • Determinados medicamentos.
  • Ciertas infecciones, como la neumonía.
  • Enfermedades pulmonares, como el asma o el EPOC.

Te puede interesar: Ataque de ansiedad: claves para calmarlos

¿Qué ocurre si estás bajo un episodio de hiperventilación?

Cuando se padece un episodio de hiperventilación, el equilibrio entre el O2 y el CO2 se rompe. Esto se debe a que los niveles de oxígeno aumentan y los de CO2 disminuyen, lo que repercute directamente en los niveles de ambos gases en la sangre.

Al producirse este desequilibrio, suceden básicamente dos cosas. Por un lado, el descenso de los niveles de CO2 es detectado por el cerebro, el cual trata de solucionar la situación cuanto antes. La forma más rápida que tiene de conseguirlo es reduciendo el impulso de respirar.

Así, se consigue la disminución considerable de las cantidades de oxígeno inspiradas y de las de CO2 exportadas. Por lo tanto, cuando estamos hiperventilando, el cuerpo involuntariamente trata de dejar de respirar al ritmo al que lo estábamos haciendo.

No obstante, ante esta situación, el individuo conscientemente hace un esfuerzo para respirar más, lo que se traduce en el desequilibrio entre los gases que hemos explicado.

Por otro lado, los descensos de los niveles de CO2 en sangre producen una alteración del valor del pH de la sangre, que se vuelve alcalina. Como consecuencia, es posible que el paciente sienta alguno de estos síntomas:

  • Hormigueo.
  • Mareos.
  • Sensación de calor o frío.
  • Debilidad muscular.
  • Palpitaciones.

Además de los síntomas descritos, también es posible que experimente una sensación de no poder contener la respiración, de sequedad en la boca, problemas para dormir o espasmos en las manos o en los pies, entre otros.

Lee también: 4 razones por las que sientes palpitaciones

Tratamiento del síndrome de hiperventilación

Para llevar a cabo un tratamiento para una persona que sufre hiperventilación por primera vez, es necesario saber la causa desencadenante; con esto, se podrá diferenciar entre una causa emocional o una médica.

En el supuesto caso en el que el médico diagnostique el síndrome de hiperventilación debido a una causa emocional, como la ansiedad, se pueden recomendar una seria de pautas. En primer lugar, se debe intentar que la respiración vuelva a alcanzar un ritmo regular; aquí, es útil emplear alguna técnica de respiración.

beneficios-respirar-bien

El paciente ha de intentar respirar más lentamente y de manera menos superficial, con el fin de aumentar la cantidad de CO2 en los pulmones. Una maniobra que se puede hacer es la de respirar colocando una bolsa de plástico sobre la nariz y boca, para inspirar parte del dióxido de carbono; esto se ha de hacer con precaución, ya que los niveles de CO2 pueden aumentar demasiado.

Finalmente, si el síndrome de hiperventilación tiene como origen una causa médica, aparte de las medidas anteriores, se ha de tratar cuanto antes el problema de salud desencadenante; por supuesto, el médico será quien indique los pasos a seguir.

  • Sadlon A, Chaitow L. Hyperventilation syndrome/breathing pattern disorders. In: Pizzorno JE, Murray MT, eds. Textbook of Natural Medicine. 4th ed. St Louis, MO: Elsevier Churchill Livingstone; 2013:chap 55.
  • Seller RH, Symons AB. Shortness of breath. In: Seller RH, Symons AB, eds. Differential Diagnosis of Common Complaints. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 28.
  • Brashear, R. E. (1983). Hyperventilation syndrome. Lung. https://doi.org/10.1007/BF02713872
  • Ristiniemi, H., Perski, A., Lyskov, E., & Emtner, M. (2014). Hyperventilation and exhaustion syndrome. Scandinavian Journal of Caring Sciences. https://doi.org/10.1111/scs.12090