Síndrome nefrítico

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganeli el 1 diciembre, 2018
Por lo general se presenta como una condición autoinmune, aunque, en menor medida, también puede ser de origen infeccioso.

El síndrome nefrítico es una enfermedad de los glomérulos del riñón. Se caracteriza por un marcado daño renal que ocasiona una disminución de la orina y que ésta se presente con sangre. Además se presenta junto a algunos trastornos que producen inflamación de las estructuras internas del riñón, específicamente de los glomérulos. En realidad, estos son un conjunto de vasos sanguíneos microscópicos porosos, a través de los cuales se filtra la sangre.

Cuando existe una hinchazón en los glomérulos, los riñones no filtran bien. Por lo tanto, hay presencia de sangre y proteínas en la orina. Además, viene acompañado con hematuria, hipertensión arterial, oliguria e inflamación de los tejidos corporales (edema).

Causas

Las causas del síndrome nefrítico son muy variadas e involucran la autoinmunidad, trastornos metabólicos, traumatismos o infecciones que afectan al glomérulo.

¿No lo sabías? 6 cuidados básicos para proteger la salud de tus riñones

En niños y adolescentes

síndrome nefrítico

En niños y adolescentes el síndrome nefrítico se suele producir por la siguiente colección de enfermedades:

  • Nefropatía por IgA.
  • Síndrome urémico hemolítico.
  • Púrpura de Henoch-Schönlein.
  • Glomerulonefritis posestreptocócica.

En adultos

En adultos, el síndrome nefrítico puede darse de forma subsidiaria con las siguientes enfermedades y trastornos:

  • Paperas.
  • Vasculitis.
  • Sarampión.
  • Fiebre tifoidea.
  • Mononucleosis.
  • Hepatitis B o C.
  • LES o nefritis lúpica.
  • Abscesos abdominales.
  • Endocarditis infecciosa.
  • Neumonía por Klebsiella.
  • Síndrome de Goodpasture.
  • Glomerulonefritis membranoproliferativa I, II y semilunar o progresiva
  • Sífilis y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Síntomas

síndrome nefrítico

La inflamación es uno de los síntomas principales del síndrome nefrítico. Además, al comprometer el funcionamiento de los glomérulos, provoca la aparición de sangre en la orina y micciones anormales. Por lo general esto, casi siempre, es el motivo de consulta médica.

Los síntomas generales son:

  • Visión borrosa.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar general.
  • Movimiento lento.
  • Presión arterial alta.
  • Sangre en la orina (orina de aspecto oscuro).
  • Disminución del volumen de orina (oliguria).
  • Inflamación de las extremidades, cara, y abdominales.

¿Quieres conocer más? Dolor de cabeza nocturno: ¿a qué se debe?

Síntomas de aparición tardía:

  • Somnolencia.
  • Convulsiones.
  • Náuseas y vómitos.
  • Tos que contiene moco.
  • Tos con material espumoso.
  • Dolor en el flanco abdominal.
  • Disminución de la agudeza mental.
  • Tendencia a sufrir hematomas o sangrado.
  • Dificultad respiratoria especialmente en la noche.

Diagnóstico

síndrome nefrítico

En primer lugar, el diagnóstico del síndrome nefrítico inicia con la revisión física del paciente y el análisis de los síntomas. Además, durante la evaluación, el médico puede encontrar signos como:

  • Presión arterial alta.
  • Venas dilatadas en el cuello.
  • Hepatomegalia (hígado agrandado).
  • Ruidos cardíacos y pulmonares anormales.
  • Retención de líquidos (edema) en las extremidades, la cara y el abdomen.

Para un diagnóstico preciso, se pueden realizar los siguientes exámenes:

  • Análisis de orina.
  • Proteína en orina.
  • Examen de potasio.
  • Creatinina en sangre.
  • Electrólitos en sangre.
  • Depuración de la creatinina.
  • Nitrógeno ureico en sangre (BUN).

El médico también puede sugerir una biopsia renal. Además, de revelar la inflamación de los glomérulos, también podría indicar su causa. Además, para esclarecer su origen, también puede incluir pruebas como:

  • Hemocultivo.
  • Título de AAN (lupus).
  • Complemento sérico (C3 y C4).
  • Cultivo de la garganta o de la piel.
  • Anticuerpo antimembrana basal glomerular.
  • Anticuerpos anticitoplásmicos de neutrófilos para vasculitis (AACN).

Tratamiento del síndrome nefrítico

síndrome nefrítico

El tratamiento del síndrome nefrítico está dirigido a reducir la inflamación del riñón. Además, a controlar la presión arterial. Por ese motivo, durante el diagnóstico y tratamiento, el paciente debe permanecer hospitalizado.

En todo caso, para el control de los síntomas, se recomienda al paciente llevar una dieta libre de sal y baja en agua y potasio. También, debe guardar reposo en la cama hasta notar una mejoría con el tratamiento.

Finalmente, se utilizarán medicamentos para el control de la hipertensión, corticoesteroides y agentes citotóxicos (se pueden requerir para el alivio de la injuria inflamatoria del glomérulo). Por otra parte, puede recurrirse al uso de diuréticos para reducir la inflamación o eliminar líquidos del cuerpo. Sin embargo, cabe destacar que solo se recurrirá a la diálisis renal cuando sea necesario

Pronóstico

El pronóstico depende en gran medida de la enfermedad que esté causando el síndrome de nefritis. Asimismo, puede variar en función de la etapa en que se realice el diagnóstico e inicie el tratamiento.

Cuando el cuerpo responde bien al tratamiento, los síntomas como el edema, a tos y la presión alta pueden mejorar significativamente en un periodo de 1 o 2 semanas. Por su parte, los exámenes de orina tardan varios meses en dar resultados normales.

Los niños tienden a tener un mejor pronóstico que los adultos y, casi siempre, se recuperan completamente. En casos muy reducidos llegan a sufrir complicaciones o avanzan a glomerulonefritis crónica y enfermedad renal crónica.

Si bien es inusual, la enfermedad puede reaparecer en los adultos. De ser así, el paciente puede atravesar una enfermedad renal terminal y puede requerir diálisis o trasplante de riñón.

Complicaciones

síndrome nefrítico

  • Hipertensión.
  • Edema pulmonar.
  • Insuficiencia renal aguda.
  • Insuficiencia renal crónica.
  • Glomerulonefritis crónica.
  • Síndrome nefrótico de Brisa.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Enfermedad renal en estado terminal.
  • Haymart MR, Atta MG. Enfermedad glomerular. En: Nilsson KR Jr., Piccini JP, eds. The Osler Medical Handbook. 2nd ed. Philadelphia, Pa:Saunders Elsevier;2006:chap 65.
  • Nachman PH, Jennette JC, Falk RJ. Enfermedad glomerular primaria. En: Brenner BM, ed. Brenner & Rector’s The Kidney. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 30.
  • Hricik D et al. Glomerulonephritis. The New England Journal of Medicine 1998; 24: 888-899. 2.
  • Registro de glomerulonefritis. Sociedad Española de Nefrología. Registro de las nefropatías en España. Datos de 1994-1995. Nefrología 1997; 17:195-206.
  • Rodríguez-Iturbe B, Parra G. Síndrome nefrítico agudo. Glomerulonefritis postinfecciosa. En: Martínez Maldonado M, Rodicio JL, Herrera Acosta J, eds. Tratado de nefrología, 2.ª ed. Madrid, Ediciones Norma, 1993; 695-707.
  • Rodríguez-Iturbe B. Acute endocapillary glomerulonephritis. En: Davison AM, Cameron JS, Grünfeld JP, Kerr DNS, Winearls CG, eds. Oxford Textbook of Clinical Nephrology, 2.ª ed. Oxford, Nueva York, Tokio: Oxford University Press,1998