Síndrome posvacacional: lo peor de las vacaciones

En caso de que nos veamos afectados por el síndrome posvacacional debemos tener claro que es algo pasajero y que en dos semanas habrá remitido. De lo contrario, conviene consultar con el especialista

Parece extraño pensar que todos podemos sufrir el síndrome posvacacional, pero así es. Es algo normal y bastante frecuente.

En septiembre son muchas las personas que tienen que volver a la rutina y esa es una situación que, de solo pensarlo, a muchos les provoca cansancio.

Te recomendamos: Señales que indican que necesitas vacaciones

Las obligaciones, aguantar al jefe, volver a levantarse temprano… A nadie le gusta regresar de nuevo a la rutina tan pronto, pero ¡no queda otra!

Es importante mencionar que la franja de edad donde este trastorno es más notorio es entre los 40 y los 45 años, tanto en hombres como en mujeres.

¿Por qué se produce el síndrome posvacacional?

mujer-cansada

El síndrome posvacacional puede producirse por diversos motivos. Uno de ellos es la falta de motivación que podemos tener con nuestro trabajo.

No es extraño encontrarnos con personas a las que no les gusta el puesto en el que están. Sin embargo, no les queda otra, la crisis no deja opción a poder dejar el trabajo si te desagrada.

También, depende mucho de lo prolongadas que hayan sido nuestras vacaciones. Si son muy largas el síndrome posvacacional se verá mucho más acentuado, aunque si son cortas tampoco nos libraremos de él.

No hemos tenido el tiempo suficiente para disfrutar, para relajarnos como debiéramos.

No te pierdas: 4 formas efectivas de relajarse al llegar a casa

sindrome-postvacacional-vuelta-al-trabajo

Pero, sobre todo, el síndrome posvacacional afecta más a todas aquellas personas que idealizan sus vacaciones, es decir, lo consideran un objetivo.

De hecho, no es extraño estar en el trabajo y pensar continuamente en las vacaciones. Esto puede provocar que los síntomas de este síndrome sean mucho peores.

Para combatir todo esto, sería necesario mantener una actitud positiva. Aunque tu trabajo no te guste, al menos ¡tienes trabajo! y eso debería llenarte de alegría.

No obstante, si puedes, intenta que la vuelta a la rutina laboral no coincida con un lunes. Así, la semana se te hará más corta y esto te beneficiará.

Síntomas del síndrome posvacacional

hombre-después-de-sus-vacaciones

Hemos mencionado todo lo que puede provocar que sufras este síndrome. Aunque seguro que existen muchas más causas que desconocemos.

Ahora, abordaremos algunos de los síntomas que pueden ser una llamada de atención ante este síndrome, ¿los habrás sufrido alguna vez?

  • Ansiedad, angustia y una gran inquietud ante la posibilidad de volver al trabajo.
  • Dificultades de concentración para ser eficaz en tus labores.
  • Cambios en el horario de sueño donde el insomnio hace acto de presencia.
  • Síntomas depresivos como apatía, falta de interés y desmotivación.
  • Sentimientos de inseguridad.

Estas no son las únicas señales que pueden surgir. En casos más extremos puede producirse la sudoración extrema, la falta de apetito, los dolores de cabeza, las náuseas y los problemas estomacales, entre otros.

Lee: Consejos y remedios para tratar la ansiedad

Si experimentas algunos de estos síntomas cuando regresas de tus vacaciones, es importante acudir a un especialista para que te indique si realmente se trata del síndrome posvacacional.

Un mal pasajero

mujer-triste

Lejos de lo que podamos pensar, el síndrome posvacacional no se mantiene durante un tiempo muy prolongado, sino que a la semana o en quince días debería desaparecer.

Si no lo hace, es igualmente importante que acudas a un especialista, pues tal vez tu síndrome posvacacional haya pasado directamente a convertirse en depresión.

Es necesario que modifiquemos la idea que tenemos sobre las vacaciones para poder evitar que este síndrome afecte a nuestra vuelta al trabajo.

Está bien descansar unos días, pero también descansamos el fin de semana y eso no nos provoca ningún problema. ¿Por qué las vacaciones sí?

Porque las idealizamos demasiado, creemos que son algo genial, algo merecido. Sin embargo, no dejan de ser un periodo de descanso mucho más prolongado que un fin de semana.

No te vayas sin descubrir: Algunos tips para no aumentar de peso en vacaciones

Es verdad que, aunque hayamos mencionado que normalmente afecta a personas de entre 40 a 45 años, este síndrome puede darse en otras franjas de edades diferentes.

Personas de 30 años, incluso de 20, pueden pasar por este fenómeno. ¿Por qué? Porque todo se encuentra en nuestra mente y en cómo percibimos nuestras propias vacaciones.

¿Alguna vez has sufrido el síndrome posvacacional? No es nada agradable pero, por suerte, no dura mucho.

Ahora ya sabes cómo proceder para evitar que aparezca.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar