Síndrome de sobrecarga bacteriana en el intestino: síntomas y alimentación

El consumo excesivo de antibióticos puede resultar contraproducente y desembocar en una sobrecarga bacteriana en el intestino. Es importante no automedicarse y consultar con el especialista ante el menor síntoma

El síndrome de sobrecarga bacteriana en el intestino es una dolencia más común de lo que pensamos.

Es conocido como SIBO por sus siglas en inglés o sobrecrecimiento bacteriano. Afecta especialmente al intestino delgado y a personas que, por lo general, sufren problemas intestinales.

Los pacientes diagnosticados con este síndrome deben seguir una dieta adecuada. Siempre es recomendable que un profesional de la salud nos asesore con ello, de esta manera se puede restaurar la flora bacteriana y fortalecer el sistema inmunológico. En primer lugar, es importante que conozcamos los síntomas.

Te damos toda la información en el siguiente artículo.

El síndrome de sobrecarga bacteriana y el intestino delgado

A continuación te ofrecemos unas características que pueden ayudarte a entender mejor esta enfermedad en caso de que la padezcas:

  • El intestino delgado mide entre 8 y 9 metros y está conectado con el estómago.
  • Contiene menos de 10.000 bacterias por mililitro de fluido, mientras que el intestino grueso y el colon almacenan más de mil millones. Es importante que este equilibrio nunca se rompa.
  • Es parte esencial del sistema inmune porque contiene una gran red de células linfoides que nos ayudan a combatir enfermedades e infecciones.
  • El síndrome de sobrecarga bacteriana tiene como origen un aumento en el número de bacterias en el intestino delgado. También puede ser originado por cambios en las presentes, ya que en él se alojan, por ejemplo, microorganismos que deberían estar en el colon y no en el intestino delgado.
  • Esta sobrecarga de bacterias afecta tanto a la estructura como a la función del intestino delgado.
  • Por todo esto, las digestiones se vuelven más pesadas, no se absorben bien los nutrientes. Sentimos dolores y molestias a consecuencia de una inflamación de las células que recubren el intestino delgado.

Descubre los mejores alimentos para cuidar de nuestro intestino.

Síntomas del síndrome de sobrecarga bacteriana

Sintimas del sindrome de sobrecarga bacteriana

Entre los síntomas más destacados podemos encontrar los siguiente. Préstales mucha atención:

Digestiones pesadas

La presencia de bacterias que deberían estar en el colon, pero se alojan en el intestino delgado, varía por completo nuestras digestiones. Al comer unos pocos bocados sentiremos, por ejemplo, una llenura y pesadez muy características en el caso de padecer esta dolencia.

Las digestiones son lentas y dolorosas. Tanto es así que es común la necesidad de tumbarnos para calmar esas molestias. También hemos de tener en cuenta que padeceremos muchas flatulencias.

Diarreas

La diarrea es algo muy común del síndrome de proliferación bacteriana en el intestino. Las heces son casi siempre acuosas, muy líquidas.

Pérdida de peso

Hemos de tener en cuenta que la alteración en el equilibrio celular de las paredes del intestino va a ocasionar una destrucción gradual de las células linfoides.

Esto se traduce en que esta enfermedad intestinal ataca a nuestro sistema inmunológico. Además notaremos que perdemos peso y sufrimos más infecciones.

Intolerancia repentina a determinados alimentos

El desequilibrio interno en nuestro intestino delgado va a ocasionar que no podamos digerir determinados alimentos. A su vez, esa bajada en las defensas altera la síntesis de nutrientes hasta el punto de ocasionarnos intolerancias. Entonces pueden ocurrir dos cosas:

  • Las bacterias presentes en el intestino delgado atacan a las vitaminas del grupo B, así como a las proteínas.
  • El ambiente interno en el intestino se intoxica ante la acumulación de alimentos que no se absorben, quedando alterada su composición original.

Descubre un sencillo tratamiento para el colon irritable.

Regular la flora intestinal

¿Cómo actúa nuestro organismo ante la sobrecarga bacteriana en el intestino?

El cuerpo tiene varias formas diferentes de prevenir esta sobrecarga bacteriana. Así, para hacer frente a la excesiva colonización de bacterias en el intestino delgado, el organismo hace lo siguiente:

  • Existe una válvula que permite que el flujo vaya del intestino delgado al intestino grueso. Es la válvula ileocecal, encargada de regular ese paso de ácido gástrico en la cantidad justa de todo nuestro intestino. 

Causas del síndrome de sobrecarga bacteriana en el intestino

La razón por las que algunas personas sufren de SIBO o síndrome de sobrecarga bacteriana es muy compleja. No obstante, las causas más probables podrían ser:

  • Una alteración de los ácidos gástricos y de ese ambiente ácido con el que nos protegemos de la acumulación de bacterias.
  • Ser celíaco.
  • Padecer intestino irritable.
  • Padecer enfermedad de Crohn.
  • Ser diabético.
  • Haber recibido quimioterapia.
  • Padecer cirrosis o una pancreatitis.
  • Consumir muchos antibióticos.
  • Ingerir alcohol habitualmente.
  • Toma de anticonceptivos orales.

Te recomendamos leer: los mejores remedios para la distensión abdominal

Cómo tratar el síndrome de sobrecarga bacteriana

Algunos-alimentos-pueden-ayudar-a-problemas-intestinales

Como has podido ver, esta dolencia está relacionada, a su vez, con enfermedades primarias. Por ello, es necesario contar con la ayuda médica para conseguir un tratamiento adecuado a nuestras necesidades particulares.

No obstante, vale la pena seguir estas pautas básicas que pueden servirnos de ayuda:

  • Los intestinos se limpian cada hora y media o dos horas. Es importante comer pocas cantidades pero varias veces al día, dejando al menos tres horas entre comida y comida.
  • Evita consumir alimentos con lactosa y carbohidratos fermentables. Pueden estar presentes no solo en alimentos lácteos, sino también en frutas muy ricas en azúcares como: albaricoques, manzanas, peras, cerezas y ciruelas.
  • Cuidado también con el pan, la harina y los cereales.
  • Consume pan sin gluten.
  • Las frutas más recomendables son:
    • Plátanos
    • Uvas
    • Arándanos
    • Limones
    • Kiwis
    • Pomelos
  • Obtén un refuerzo de vitaminas liposolubles y B12 para combatir el exceso de bacterias nocivas. Puedes encontrar vitamina B12 en farmacias u obtenerla a través de alimentos tales como:
    • Calabazas
    • Zanahorias
    • Aceite de hígado de bacalao
    • Salmón