¿Qué es el síndrome de Stevens-Johnson?

El síndrome de Stevens-Johnson es una rara enfermedad de la piel y las mucosas que cursa con llagas y ampollas muy dolorosas.

El síndrome de Stevens-Johnson es una enfermedad extraña de la piel que afecta también a las mucosas. La piel presenta llagas muy dolorosas y ampollas. Su gravedad llega hasta tal punto de impedir tragar o respirar.

Aunque su presencia es más notoria cuando este tipo de lesiones aparecen en la boca, los ojos o en otra parte del cuerpo que esté expuesta, resulta sumamente molesta cuando aparece en las mucosas. Es entonces cuando acciones tan naturales y cotidianas como tragar o respirar pueden convertirse en una verdadera tortura.

Síntomas del síndrome de Stevens-Johnson

Síndrome de Stevens-Johnson.

Cuando tratamos el síndrome de Stevens-Johnson no solo nos estamos refiriendo a un problema de la piel que produce una serie de lesiones también en las mucosas. Esta enfermedad afecta al bienestar general del cuerpo.

Una persona con el síndrome de Stevens-Johnson puede empezar a presentar alguna pequeña llaga que en lugar de curarse, empeora con el tiempo. Pero, además de esto, presenta algunos de los siguientes síntomas:

  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor de garganta, de cabeza o en alguna parte del cuerpo.
  • Sensación de cansancio y fatiga inusual.
  • Se puede presentar tos.

Como podemos ver, muchos podrían identificar estos síntomas como un inicio de gripe. No obstante, es necesario que atendamos al aspecto de nuestra piel.

Además de todo esto, si se nos empieza a caer la piel y se vuelve muy sensible, como con aspecto de quemadura, estamos posiblemente ante un caso del síndrome de Stevens-Johnson. Una enfermedad dolorosa, molesta y que puede afectar al día a día.

¿Quieres conocer más? 9 remedios naturales para mitigar la fatiga de manera natural

¿De dónde viene esta enfermedad?

Causas del síndrome de Stevens Johnson.

Llegados a este punto seguro que estamos pensando en qué es lo que provoca el síndrome de Steve-Johnson. ¿Es algo hereditario? ¿Producto de un virus? ¿Tal vez una alergia? La verdad es que este síndrome tiene múltiples causas. Veamos algunas de ellas:

  • Virus: VIH, herpes, poliomielitis, ecovirus, hepatitis A.
  • Infecciones bacterianas: difteria, tuberculosis, tularemia.
  • Enfermedades: como la sarcoidosis.
  • Consumo de drogas: en especial la cocaína.
  • Medicamentos: sobre todo aquellos que son antibióticos.

Como hemos podido darnos cuenta, el síndrome de Steve-Johnson puede darse debido a múltiples factores. Aunque, lo más habitual, es que sea el consumo de un medicamento el que empiece a revelar los síntomas de esta enfermedad.

A pesar de tener sospechas o de presentar todos los síntomas ya expuestos, el médico le hará una prueba para comprobar que estamos ante un verdadero síndrome de Steve-Johnson. De esta manera, se descarta cualquier posible alergia o reacción que con el suministro de una vacuna o un medicamento se puede resolver de manera inmediata.

¿No lo sabías? ¿Alergias? despídete de ellas con estos 4 trucos caseros

Tratar las heridas y cuidados especiales

Tratar correctamente las heridas.

Una vez nos han confirmado que tenemos el síndrome de Steve-Johnson, es el momento de ponernos manos a la obra para tratar las heridas con los cuidados necesarios. Para ello, hay que protegerlas con apósitos y mantenerlas siempre limpias.

Este proceso puede ser muy doloroso, no obstante, hacer un esfuerzo valdrá la pena. Pues, sumado a un tratamiento adecuado, las heridas podrán sanar de una manera más rápida.

Si se tienen llagas en la boca, habrá que prestar atención al cepillo de dientes. Debe ser muy suave, ser utilizado sin brusquedad y, a mayores, utilizar una pasta de dientes específica que ayude a sanar esas heridas.

Lo positivo del síndrome de Steve-Johnson es que tiene cura. No obstante, deberíamos acudir al médico ante los primeros signos. Por mucho que creamos que esa llaga en la boca desaparecerá o que esa piel que se cae es fruto de un roce o una alergia, acudir al médico siempre nos liberará de cualquier duda.

En el caso de que no se acuda a un médico, incluso cuando los síntomas se han agravado, hay riesgo de muerte. Pues no respirar bien, el dolor y la dificultad para tragar pueden poner en serio riesgo la vida de quien tenga este síndrome.

Si el síndrome de Steve-Johnson afecta a los ojos puede provocar ceguera si no se resuelve a tiempo. De la misma manera, puede afectar a órganos internos causando úlceras en el estómago. Por eso, ante la menor señal de alarma, es mejor acudir al médico.