El síndrome de vómitos cíclicos

17 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El síndrome de vómitos cíclicos puede acompañarse de otros síntomas como diarrea, dolor de cabeza y sensibilidad a la luz. Es más frecuente en la edad pediátrica, y por ello son los padres los encargados de detectar la alerta para consultar.

El síndrome de vómitos cíclicos es una entidad difícil de descifrar para los médicos. Consiste en que se producen episodios de vómitos intensos sin ninguna causa identificada. Estos episodios se alternan con periodos de tiempo sin vómitos.

Sin embargo, las personas que sufren este síndrome, tras esta etapa de aparente mejoría, vuelven a tener otro episodio similar. De ahí el nombre del síndrome. A día de hoy, no se sabe exactamente a cuánta gente afecta, pero se calcula que en torno a un 2 % de los niños menores de 6 años lo padecen.

No obstante, los adultos también pueden sufrir el síndrome de vómitos cíclicos y pueden ser diagnosticados. Por ello, en este artículo explicamos en qué consiste y cómo identificarlo.

¿En qué consiste el síndrome de vómitos cíclicos?

Los vómitos son un síntoma muy inespecífico para los humanos. Pueden aparecer en respuesta a una infección gastrointestinal, por nerviosismo, por una intoxicación, y por muchas otras causas. Esto hace que el síndrome de vómitos cíclicos sea difícil de identificar.

Este síndrome consiste en que se producen episodios en los que la persona sufre vómitos continuos sin poder encontrar una causa. Los episodios pueden durar horas, o incluso días. Lo que distingue esta patología es que, tras un episodio, hay un periodo libre de emesis.

Sin embargo, tras cierto tiempo, se vuelven a repetir los vómitos. Curiosamente, el segundo episodio suele ser similar al primero. Es decir, los vómitos aparecen a las mismas horas y duran prácticamente el mismo tiempo que las veces anteriores.

Aunque, como hemos mencionado, puede afectar a cualquier edad, es mucho más frecuente en niños. A pesar de que fue descrito por primera vez en 1882, los científicos no han conseguido encontrar la causa. Lo que sí se ha observado es que es más frecuente en niñas y en celíacos.

niño con mareos y vómitos
El síndrome de vómitos cíclicos es más frecuente en la edad pediátrica

Podría gustarte: La prevención de las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia

¿Qué otros síntomas aparecen?

Para poder afirmar que se trata de un síndrome de vómitos cíclicos, es necesario que se produzcan al menos tres episodios similares. También que entre los episodios exista un periodo de salud normal.

Los episodios suelen iniciarse de manera repentina, casi siempre durante la noche. La gran mayoría de casos aparecen tras una infección o una situación de estrés. Incluso, parece ser que algunos alimentos como el chocolate pueden estar relacionados.

Suelen producirse más de 4 vómitos en una sola hora, y los episodios duran de media entre 1 y 4 días. Además de la similitud entre un evento y otro, los periodos de salud también suelen ser parecidos. Es decir, los episodios mantienen un espacio de tiempo igual entre sí.

Además de los vómitos y náuseas, es frecuente que haya diarrea y dolor de cabeza. Del mismo modo, las personas que lo sufren suelen experimentar sensibilidad a la luz y mareos. Tampoco podemos olvidar que, psicológicamente, es una situación muy estresante e incluso vergonzosa.

mareos en síndrome de vómitos cíclicos
El mareo suele ser un síntoma acompañante de los vómitos cíclicos

Quizá te interese: Antieméticos para prevenir náuseas y vómitos

¿Cómo se puede tratar el síndrome de vómitos cíclicos?

Al igual que sucede con la causa, aún no se ha encontrado ningún tratamiento que cure el síndrome de vómitos cíclicos. La mayoría de medidas se centran en evitar los posibles desencadenantes de los episodios. Incluso se pueden administrar ciertos medicamentos, como el propanolol, para evitarlo.

Al tratarse de una enfermedad tan variable, es esencial adaptar el tratamiento a cada persona. Por ello, si el episodio aparece a pesar de las medidas preventivas, existen diferentes medicamentos que se pueden utilizar. Algunos de ellos son el ondasetrón y el lorazepam.

Por otra parte, hay que tener presente que los vómitos cíclicos pueden causar la deshidratación de quien los sufre. Aún más si se acompañan de diarreas. Por ello es esencial mantenerse hidratado y reponer los electrolitos que se pierdan.

Siempre consultar ante vómitos repetitivos

Lo cierto es que el síndrome de vómitos cíclicos aún supone una incógnita para los médicos. Especialmente, para los pediatras. Además requiere descartar otras enfermedades que cursan con síntomas similares. Por ello, es importante que los padres acudan siempre al médico para explicarle la situación.

  • Kenny, P. (n.d.). Síndrome de vómitos cíclicos: un enigma pediátrico vigente Actualización. Síndrome de Vómitos Cíclicos. (n.d.). Retrieved March 9, 2020, from https://www.clevelandclinic.org/health/sHIC/html/s14894.asp
  • Rivas Domingo, Dency, and Trini Fragoso Arbelo. "Síndrome de vómitos cíclicos." Revista Cubana de Pediatría 79.3 (2007): 0-0.
  • López-Úbeda, Marta, et al. "Síndrome de vómitos cíclicos: un reto en el diagnóstico y tratamiento." Rev Mex Ped 83 (2016): 20-23.