Sinfisiotomía: qué es y cómo se realiza

La sinfisiotomía es un procedimiento que se realiza cuando hay dificultades en el parto y no es posible recurrir a la cesárea. Conoce más en este artículo.

La sinfisiotomía es un procedimiento obstétrico que se realiza para facilitar el parto. Se emplea cuando hay dificultades para que el bebé pase normalmente por el canal del parto y, por alguna razón, no hay la posibilidad para una cesárea.

Se sabe que la sinfisiotomía fue practicada extensivamente durante el siglo XX. Con el tiempo cayó en desuso y hoy en día no se lleva a cabo con mucha frecuencia. De hecho, algunos médicos la consideran una intervención de “segunda clase”.

Actualmente hay una gran polémica en torno a la sinfisiotomía. Mientras que algunos consideran que es un procedimiento válido y seguro, otro grupo estima que debería ser reemplazada definitivamente por la cesárea, a la que ven como una salida más profesional.

Qué es la sinfisiotomía

La sinfisiotomía es una operación en la cual se cortan parcialmente las fibras que unen los huesos del pubis, en zona anterior de la pelvis. Es decir, se dividen parcialmente las fibras de la sínfisis pubiana para separar la articulación y aumentar la dimensión de la pelvis.

El objetivo de la sinfisiotomía es ampliar la dimensión de la pelvis y así facilitar el paso del bebé a través del canal del parto. Esto se hace necesario, por lo general, cuando el feto es muy grande para pasar normalmente a través de la pelvis.

Lo usual es que en esos casos se acuda a la cesárea. Sin embargo, si no hay tiempo o posibilidad de practicar la cesárea, o la madre rechaza ese procedimiento, se recurre a la sinfisiotomía.

Quizá te interese: Mitigar los dolores durante las primeras semanas de embarazo

Cuándo se indica

Es importante anotar que hacia el final del embarazo, en condiciones normales, tiene lugar un proceso llamado sinfisiolisis. Gracias a ello, la pelvis alcanza cierta elasticidad y se ensancha, al mismo tiempo en que se produce un ensanchamiento del perineo.

Pese a lo anterior, es posible que al momento del parto se requiera apoyo quirúrgico para facilitar la salida del bebé. Esto ocurre cuando el tejido blando de la zona genera obstrucción. También cuando hay gran desproporción entre el canal del parto y el tamaño del bebé.

Así mismo, una posición anómala del feto puede conducir a una sinfisiotomía. Por ejemplo, cuando aparecen primero los pies y la cabeza del bebé se traba. En esas condiciones no hay tiempo de hacer una cesárea, por lo cual la sinfisiotomía es una solución adecuada.

Cómo se realiza

sinfisiotomía

Lo más usual es que el retraso en el progreso del parto solo tenga lugar hacia el final de la primera fase, o durante la segunda fase del mismo.

Según los expertos, la verdadera dificultad de la sinfisiotomía estriba en decidir cuál es el momento exacto para realizarla. La sinfisiotomía debe ser realizada por un profesional experimentado. El proceso es el siguiente:

  • Lo primero que se hace es administrar un anestésico local para adormecer el área púbica.
  • Después se realiza una incisión de entre 1,3 y 3,8 cm en la parte inferior del abdomen. Con esta se accede a la sínfisis del pubis.
  • Enseguida se cortan los 2/3 inferiores de los ligamentos de la sínfisis púbica. Con esto se gana unos 2 cm en el canal del parto y se facilita el paso del bebé. Generalmente no es necesaria una separación mayor para resolver el problema de la obstrucción.

Antes de la sinfisiotomía siempre debe realizarse una episiotomía, es decir, una incisión en el perineo. Esto permite liberar de tensión a la pared anterior de la vagina. Al final del parto se comprime la sínfisis durante unos minutos para controlar la hemorragia. Así se facilita la expulsión de coágulos.

Descubre: Cómo aliviar el dolor durante el parto

El debate en torno a la sinfisiotomía

Como se anotaba antes, la sinfisiotomía es un procedimiento polémico entre los obstetras. Esto se debe, principalmente, a que algunas veces este tipo de intervenciones dan lugar a inestabilidad pelviana. Además puede causar dolor, incontinencia urinaria y otras incomodidades.

Pese a lo anterior, la sinfisiotomía ha demostrado ser una intervención muy segura, que rara vez da lugar a complicaciones potencialmente mortales. Sus partidarios sostienen que si se realizara con más frecuencia se evitarían cientos de muertes durante el parto.

Hay estudios que apoyan este procedimiento, como el llevado a cabo por el investigador sueco Kenneth Björklund. En este concluyó que la sinfisiotomía es más segura que la cesárea.

La tasa de muertes maternas y perinatales es levemente menor cuando se emplea la sinfisiotomía, en comparación con la cesárea. Por supuesto, la decisión de realizar o no este procedimiento dependerá del caso particular y del médico tratante. 

  • Hofmeyr, G. J., & Shweni, P. M. (2012). Symphysiotomy for feto-pelvic disproportion. In Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD005299.pub3
  • Armon, P. (2015). Symphysiotomy. Tropical Doctor. https://doi.org/10.1177/0049475515573367
  • Basak, S., Kanungo, S., & Majhi, C. (2011). Symphysiotomy: Is it obsolete? Journal of Obstetrics and Gynaecology Research. https://doi.org/10.1111/j.1447-0756.2010.01431.x