10 síntomas de enfermedades mentales que debes conocer

Francisco María García · 18 marzo, 2019
Determinados trastornos relativos al comportamiento, al estado de ánimo o a la capacidad de relacionarse con los demás son indicativos de la presencia de enfermedades mentales. Este tipo de síntomas deben tratarse lo antes posible.

Los trastornos que influyen en el comportamiento, las conductas y los estados de ánimo pueden acarrear consecuencias en la salud. Cada uno de ellos presenta síntomas de enfermedades mentales originadas por diversas causas.

Es probable que estas situaciones sean temporales; sin embargo, cuando las señales perduran en el tiempo, pueden ser indicio de una enfermedad mental. Los síntomas de enfermedades mentales tratados a tiempo pueden controlarse.

Algunos síntomas pueden ser detectados por el individuo que los padece. En otros casos, son los terceros quienes perciben estas disfunciones en su comportamiento. Se asocian con miedos, dolores, conflictos en las interrelaciones, pérdida de la autonomía, aislamiento, etc.

10 síntomas de enfermedades mentales que son una señal de alerta

Paciente con las manos en la cara en la consulta del médico
Observando algunos comportamientos y hábitos se pueden apreciar algunas disfunciones mentales.

A continuación, veremos algunos síntomas que podrían ser indicativos de la existencia de una enfermedad mental:

Trastornos del sueño

La incapacidad para tener un descanso reparador es uno de los síntomas más frecuentes. Incluye los diferentes extremos como el insomnio o la sensación de sueño continuo. Asimismo, se pueden manifestar a través de sonambulismo o pesadillas.

Fobias

Entre los síntomas de enfermedades mentales, las fobias ocupan un lugar muy importante. Los más conocidos son los miedos a salir de casa, a relacionarse con otros o compartir un lugar con multitudes. También hay fobias específicas a algún animal, objeto o situación.

No olvidemos que las fobias afectan de manera directa a las conductas y a la posibilidad de adaptarse al entorno por parte del paciente que sufre estos síntomas.

Quizá te interese: Te contamos cuáles son las fobias más comunes del mundo

Cambios anímicos sin sentido aparente

La tristeza, ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, ira o disminución para disfrutar de las cosas felices son otros síntomas importantes a considerar. Estos estados provocan alejamiento o problemas en las relaciones con los seres queridos.

Distorsión de la realidad

Los que padecen una enfermedad mental pueden ver una realidad diferente a la que percibe el resto de las personas. No se trata de diferencias políticas, sexuales o religiosas, sino de una verdadera disfunción. Un ejemplo más extremo de ello son los conocidos delirios o alucinaciones.

Modificaciones en los hábitos alimenticios

Persona comiendo una porción de comida muy pequeña
Los trastornos alimentición son muy frecuentes en nuestra sociedad, en especial durante la adolescencia.

Los trastornos alimenticios se encuadran también en las enfermedades mentales. Algunas personas comienzan a comer sin límites sin importar que su cuerpo y salud se deterioren. Otras, por el contrario, abandonan la comida por considerar que siempre están excedidos de peso. De esa forma aparecen problemas alimenticios como la anorexia.

Adicciones

Otro de los síntomas de enfermedades mentales es el abuso de sustancias u otras actividades que no se puedan controlar. Las adicciones son vicios que se pueden revertir con trabajo y apoyo.

En la práctica, es muy difícil que el propio adicto sea quien note la disfunción o el trastorno. En esta categoría se encuentran el tabaquismo, la drogadicción, el alcoholismo, el juego compulsivo, etc.

Quizá te interese: 6 señales de adicción al alcohol

Deseos sexuales

La disminución del deseo sexual se puede relacionar con algunas enfermedades como la depresión. Asimismo, existen otras señales relacionadas a los hábitos sexuales que también indican una posible enfermedad. Los más recurrentes son la eyaculación precoz, el sadomasoquismo y otros indicios de parafilias.

Incapacidades cognitivas o de la memoria

La dificultad para comprender o relacionar tareas, personas o situaciones es también una alerta. Del mismo modo sucede con la pérdida progresiva de la memoria.

Algunos pacientes comienzan a detectar que han olvidado luces encendidas, desconocen a conocidos, etc. Es un síntoma que debe tratarse con rapidez para evitar accidentes y un daño psíquico mayor.

Exceso de hostilidad y enojo

La incapacidad para afrontar situaciones de estrés causa una ira inmanejable. Así, los ataques de enojo son mayores y es posible que finalicen en actos de violencia. Si los impulsos no se dominan acabarán provocando serias consecuencias en las relaciones laborales, personales y sociales.

Pensamientos suicidas

El deseo recurrente de acabar con la propia vida es uno de los síntomas más claros. La angustia, la sensación de inutilidad o la imposibilidad de adaptación atraen la idea del suicidio. Es importante tener la valentía de hablar a tiempo, pedir ayuda y no aislarse.

Para tener en cuenta

Grupo de personas en terapia
Una atención temprana del problema ayudará de forma más eficaz a su control.

Existen algunos factores de riesgo que pueden afectar a los síntomas, pero no son determinantes:

  • Vivencia de situaciones traumáticas
  • Entorno de violencia o abandono
  • Enfermedades mentales anteriores
  • Una lesión que haya provocado daño cerebral
  • Situaciones estresantes

Las enfermedades mentales son más comunes de lo que imaginamos. Aparecen a cualquier edad, clase social, profesión o cultura. En la mayoría de los casos, es necesario contar con ayuda para controlar o sanar la afección.

  • Héctor González Prado, Marino Pérez Álvarez. La invención de enfermedades mentales. Extraído de: http://www.asmi.es/arc/doc/La_invencion_de_enfermedades_mentales.pdf
  • Carolina Raheb. Universidad Autónoma de Barcelona. Conceptos de enfermedades mentales. Extraído de: http://www.paidopsiquiatria.cat/files/sistemas_clasificacion_dsm-iv_cie-10.pdf