¿Sabías que podrías sufrir reflujo gastroesofágico sin saberlo? Conoce sus síntomas y tratamientos

Yamila Papa 22 agosto, 2015
Si bien puede ser ocasional o habitual, para evitar la enfermedad por reflujo gastroesofágico es muy importante que mantengamos una dieta sana, que no comamos a deshoras y que evitemos el estrés

Este trastorno digestivo es cada vez más frecuente y está caracterizado por ardor y malestar tanto en el estómago como en el esófago. Casi siempre los síntomas aparecen después de comer o beber.

Quizás puedes estar sufriendo reflujo gastroesofágico sin saberlo. En este artículo podrás enterarte de sus características y algunos remedios naturales.

¿Qué significa tener “reflujo gastroesofágico”?

Para comprender lo que quiere decir este problema digestivo analizaremos las palabras que componen el nombre.

“Reflujo” es “regresar”. Cuando el cuerpo está sano, después de comer el proceso de digestión se lleva a cabo mediante la acción de músculos y ácidos. En ese momento la compuerta ubicada en la entrada del estómago se cierra para que esos líquidos irritantes para el esófago no suban donde no deben.

Por el contrario, cuando se tiene reflujo, esto no ocurre. La puerta no queda bien asegurada y se abre, dejando pasar los jugos gástricos. Junto a ellos algo de comida también.

Para que te hagas una idea, imagina la horrible situación de vomitar. Te queda un gusto y una sensación ácida, como de quemazón en el pecho y boca. Esto se debe a que la comida ha vuelto con los líquidos del estómago.

Pero volviendo al reflujo en el caso de que la persona lo sufra varias veces al mes o a la semana entonces se dice que padece una enfermedad llamada reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés, o ERGE, por sus siglas en castellano).

Ver también: Tips para reducir el reflujo gástrico

¿Qué provoca la ERGE?

Qué-provoca-la-ERGE

Las causas de este problema que aparece luego de comer (mucho o poco) son:

  • Hernia hiatal que presiona la parte superior del estómago y debilita el esfínter esofágico (la compuerta), lo que facilita la subida del ácido gástrico.
  • Ingesta de ciertos medicamentos como pueden ser las aspirinas, los anticolinérgicos, los bloqueadores para la presión alta, los broncodilatadores o la dopamina. Cada uno de ellos tiene diferente acciones sobre el esófago y el estómago.
  • Malos hábitos alimenticios como, por ejemplo, comer mucho y a deshoras, consumir alimentos muy picantes o irritantes, basar la dieta en alimentos procesados o comida rápida.
  • Embarazo. Muchas mujeres tienen este problema únicamente durante la gestación, ya que el peso del bebé sobre el estómago hace que la puerta del esófago se abra más fácilmente. No obstante, debemos estar atentas, porque esta disfunción puede continuar después del parto.
  • Sobrepeso. Sucede algo similar a lo que ocurre con las embarazadas. Los alimentos ingeridos y la grasa del abdomen hacen más presión de lo normal y obligan a la comida a regresar al esófago.
  • La tensión y el estrés, así como también la ansiedad, los problemas económicos, las presiones o los nervios. Todo ello propicia que el estómago quede tenso, desequilibrado y revuelto.

Los síntomas más frecuentes del reflujo gastroesofágico son:

  • Sensación de quemazón o dolor en el esternón (pirosis).
  • Regurgitación (la comida regresa a la boca).
  • Dificultades para deglutir.
  • Dolor torácico no cardíaco (confundido con el de infarto del miocardio).
  • Eructos.
  • Sensación de pesadez luego de comer.
  • Náuseas.
  • Hipo.
  • Molestias en la garganta (laringe y faringe).
  • Afonía.
  • Sensación de tener un cuerpo extraño en la garganta.
  • Tos nocturna.
  • Broncoconstricción.
  • Hemorragias internas.
  • Anemia.

¿Cómo tratar el reflujo gastroesofágico de manera natural?

Reflujo

Es muy importante tener hábitos saludables en cuanto a la alimentación se refiere. Por ello es indispensable que dejes de consumir:

  • Café
  • Refrescos
  • Chocolate
  • Salsa de tomate
  • Alcohol
  • Vinagre
  • Grasa de origen animal (embutidos)
  • Condimentos muy fuertes
  • Mostaza
  • Pimienta
  • Chile
  • Leche o cualquier lácteo

También debes tener en cuenta que para reducir o evitar la enfermedad por reflujo es necesario que:

  • No hagas actividad física después de comer (mejor reposa sentado o, a lo sumo, haz una leve caminata).
  • No te acuestes enseguida de comer.
  • No te agaches tras la comida.
  • No cargues cosas pesadas después del almuerzo o la cena.
  • No comas deprisa.
  • Mastica bien cada bocado.
  • No discutas ni hables mucho cuando comes.
  • No ingieras alimentos si estás enojado o disgustado.
  • No bebas refrescos ni zumos azucarados con las comidas.
  • Evita fumar.
  • Cena temprano y liviano.
  • No lleves cinturones o ropa muy ajustada en el estómago.
  • Lleva una dieta adecuada para bajar de peso.
  • Practica el yoga o la meditación.

Alimentos permitidos para los que sufren reflujo gastroesofágico

Ya conoces la lista de los prohibidos. Pasemos a lo apto:

  • Ensaladas frescas
  • Zumos naturales
  • Leches vegetales (arroz, avena, almendra o mijo)
  • Probióticos (yogur o kéfir)
  • Miel de abejas
  • Frutos secos (triturados)
  • Infusiones de hierbas (sobre todo. raíz de consuelda, ruda o genciana)
  • Cardamomo
  • Jengibre
  • Agua
  • Albahaca

Remedios naturales para la ERGE

Ya sabes los hábitos que debes seguir y los que mejor deberías eliminar. Para poder sentirte bien cuando el reflujo “te ataca” no dudes en consumir:

Vinagre de sidra de manzana

Vinagre-de-manzana-salud

Mezcla una cucharada (15 ml) en un vaso de agua (200 ml) y bebe antes de comer para calmar el estómago y ayudar la digestión. También sirve para después de la comida y funciona en seguida.

Bicarbonato de sodio

Tiene mil y un propiedades. Solo te contaremos en este caso que es un antiácido natural para tratar dolores estomacales, gastritis y el reflujo. Disuelve una cucharada en un vaso de agua y bebe lo más rápido posible (antes de que comience a hacer burbujas).

Te recomendamos leer: Usos del bicarbonato de sodio en nuestra piel y cabello

Zumo de aloe vera

Aloe vera

¿Cómo que aún no tienes en casa una planta de aloe vera? ¿A qué esperas? Se trata de uno de los remedios naturales que más dolencias cura y trata. En el caso del reflujo su zumo te ayudará sobremanera.

Diluye el contenido de un tallo o penca de sábila (unos 30 gramos) en ½ vaso de agua (100 ml) y bebe cuando comiencen los síntomas.

Te puede gustar