Síntomas de una enfermedad en el riñón

Es fundamental saber reconocer los síntomas de las enfermedades renales para poder obtener un diagnóstico precoz, de modo que el tratamiento pueda llevarse a cabo lo antes posible

¿Sabías que la mayoría de personas que tienen una enfermedad en el riñón aún no son conscientes de su problema? Pues bien, aunque su salud comienza a deteriorarse, los primeros síntomas son casi imperceptibles o se confunden con otras enfermedades.

Lo más preocupante es que muchos tardan en ir al médico y solo buscan atención cuando la afección ha avanzado a un nivel de gravedad superior. Por eso, para evitar una complicación, es esencial saber cómo se manifiesta y cuándo estar alertas. ¡Descúbrelo!

Señales de una enfermedad en el riñón

Un mal funcionamiento de los riñones puede comprometer la salud de otros sistemas del cuerpo. Por eso, sin importar en qué fase se encuentren las enfermedades que los afectan, es primordial conocer sus síntomas para actuar de manera oportuna.

Es cierto que muchas de las señales de alerta pueden indicar otros problemas de salud más comunes; no obstante, su presencia se debe consultar con un médico para determinar con precisión su origen. ¿Sospechas de una enfermedad en el riñón? ¡Identifícalo!

enfermedad en el riñón

Cambios de micción

Cuando se desarrolla una enfermedad en el riñón, la producción de orina cambia. Así pues, aumenta la necesidad de ir al baño por la noche, o bien, disminuye la expulsión de líquido. También es frecuente notar orina espumosa y oscura, sangrados y ardor al orinar.

Hinchazón

El mal funcionamiento de los riñones afecta la capacidad para eliminar los líquidos del cuerpo. Dado que se retienen en los tejidos, se produce un proceso inflamatorio que se nota por una hinchazón de las piernas, el rostro y otras partes del cuerpo.

Lee también: Desintoxica tus riñones con un jugo de zanahoria y pepino

Fatiga

Los riñones al estar sanos producen una hormona que se llama eritropoyetina. Es la responsable de que el organismo cree glóbulos rojos, los encargados de transportar el oxígeno hacia la sangre. A medida que los órganos renales van fallando, también disminuye la producción de esta hormona.

Entonces, los músculos y la mente se cansan más rápido que lo habitual. Los pacientes no tienen energía ni ganas de hacer nada, duermen mucho, están agotados, debilitados, exhaustos sin demasiado esfuerzo.

Erupción cutánea o picor

Los desechos de la sangre son eliminados a través de los riñones. Cuando éstos no funcionan correctamente, se van acumulando en el torrente sanguíneo y pueden ocasionar picores fuertes, que van más allá de la piel, se sienten en los músculos o los huesos.

Sabor metálico en la boca o aliento a amoníaco

Cuando se acumulan los desechos en la sangre (es decir, uremia), el sabor de los alimentos puede cambiar y provocar halitosis. También algunos pacientes se dan cuenta de que ya no les gusta el sabor de la carne o que pierden peso porque no tienen deseos de comer.

El gusto en la boca en cualquier momento del día es asqueroso y no se va por cepillarse los dientes, hacer buches, comer chicle, etc.

Visita este artículo: Los 10 mejores remedios caseros para eliminar la arenilla en los riñones

Náuseas y vómitos

Debido a la acumulación de toxinas, el sistema digestivo se ve alterado. Por tanto, la enfermedad en el riñón puede acompañarse con náuseas, vómitos y pérdida de apetito. De hecho, muchos pacientes empiezan a bajar de peso de forma notoria.

Falta de aliento

La acumulación de líquidos debido a un fallo renal puede causar falta de aliento o dificultades para respirar. Los fluidos extra se pueden quedar retenidos en los pulmones, dificultando su funcionamiento. Asimismo, el mal funcionamiento renal incide en la anemia, lo que también detona este síntoma.

Sentir mucho frío

La baja producción de glóbulos rojos debido a una enfermedad en el riñón compromete la circulación y afecta la temperatura corporal. Debido a esto, los afectados pueden sentir sensación de frío, inclusive cuando el ambiente es cálido.

Mareos y problemas para concentrarse

Los problemas circulatorios que se derivan de un mal funcionamiento renal pueden causar mareos y dificultades en la habilidad de la concentración. Al disminuirse el paso del oxígeno, el cerebro trabaja más lento y pierde la capacidad para memorizar y mantener la atención.

Dolor en la espalda

Cuando la enfermedad en el riñón empieza a complicarse, el paciente experimenta un dolor en la espalda y los costados del cuerpo. Por lo general, este síntoma se da ante infecciones y formación de piedras renales. Sin embargo, puede ser una simple tensión muscular.

¿Te están aquejando varios de los síntomas mencionados? Consulta cuanto antes al médico. Recuerda que si logras darle un tratamiento oportuno, evitarás que afecte tu calidad de vida.