Síntomas de una úlcera de estómago

Tu organismo necesita un equilibrio emocional y físico. Aunque no lo creas, el estrés es uno de los desencadenantes más comunes de la úlcera de estómago

Una alimentación incorrecta o demasiado ácida o factores como el estrés o la ansiedad, pueden ocasionarnos úlceras gástricas. Una realidad bastante común en nuestra actualidad, debido a nuestros hábitos de vida, a veces negativos, que merece la pena conocer. ¿Nos acompañas?

Reconoce los síntomas de una úlcera de estómago

En ocasiones, pasamos por alto muchas cosas que ocurren en nuestro cuerpo. Hay veces que la presión diaria, las obligaciones y el deber familiar o laboral nos hacen pasar por alto realidades que ocurren en nosotros mismos.

Nuestro organismo reclama un equilibrio emocional y físico, siendo nuestro estómago quien más recibe los efectos negativos del estrés o la ansiedad. Suele decirse que actúa como nuestro segundo cerebro, habiendo millones de neuronas en el intestino que se comunican también con el cerebro.

Dolores abdominales pueden desembocar en úlcera

1. Atiende a tus dolores abdominales

En especial las molestias centradas en el abdomen y las zonas entre el esternón y el ombligo. Pueden ser molestias breves de mayor o menor intensidad. Este dolor puede presentarse más claramente cuando tenemos el estómago vacío, justo entre las comidas. Es muy característico sentir estos ardores e inflamaciones por la noche o simplemente cuando tienes hambre.

2. Pequeños síntomas que forman el cuadro de una úlcera estomacal

En ocasiones podemos padecer uno o dos síntomas de los aquí presentados, pero con el tiempo estas sensaciones leves se pueden volver persistentes hasta aumentar en gravedad experimentando, en muchas ocasiones, todas ellas. Debemos tenerlo en cuenta y observar sobre todo si es algo persistente.

  • Tener muchos gases y eructos, sin haber consumido demasiados productos como lácteos.
  • Tener temporadas en que se nos va el hambre y perdemos peso.
  • Disponer de una sensación de plenitud tras comer y tener dificultades para beber líquidos. Nos cuesta y nos cansa -por ejemplo- beber un vaso entero de agua.
  • Agotamiento y cansancio diario, sin una causa aparente.
  • Tener náuseas por las mañanas y sensación de malestar.

3. Síntomas de una úlcera grave

También hay que tener en cuenta esos casos en que los síntomas nos advierten ya de una úlcera grave. Hay características consideradas graves que nos deben convencer de ir cuanto antes al médico. Toma nota:

  • Heces oscuras, con rastros de sangre.
  • Tener ganas de vomitar casi cada día, angustia persistente que, en ocasiones, termina con un vómito donde aparece un poco de sangre.

Lee también: Úlcera gástrica: causas, síntomas y tratamiento

Consejos alimenticios para tratar la úlcera de estómago

 

Alimentos recomendados para la úlcera

Ya sea directa o indirectamente hay alimentos que, como la sal, son capaces de ocasionarnos problemas como la hipertensión o inflamaciones que, de un modo u otro afectan a nuestra úlcera. Así que, además del tratamiento que nos prescriba el médico es básico que lo complementes con estos consejos.

Alimentos no recomendados

  • Evita la sal y el azúcar.
  • Los dulces artificiales también son problemáticos, ya que crean acidez en el estómago.
  • Sustituye la harina blanca por la integral, evitando así el almidón del producto refinado.
  • Mejor limita o evita el beber refrescos azucarados e incluso jugos de las tiendas, ya que apenas disponen de vitaminas y tienen demasiado azúcar.
  • Limita el consumo de café y evita el alcohol. El alcohol sólo dificulta más la labor digestiva y de todo nuestro organismo, haciendo además, que nos deshidratemos. 
  • Los lácteos no son recomendables, ya que son difíciles de digerir, e incluso pueden crear intolerancia.
  • Carnes procesadas como los embutidos, además de contener demasiada sal para nuestra salud, contienen en su producción aditivos no demasiado beneficiosos para nuestro bienestar.

Lee también: Beneficios de los alimentos alcalinos 

Alimentos recomendables

Son estupendas las llamadas verduras alcalinas. Alimentos que aportan minerales necesarios para balancear el pH acidificado mejorando la situación general de nuestro organismo y protegiéndolo de posibles enfermedades. 

Entre las verduras con esta cualidad alcalina tenemos las alcachofas, espinacas, puerros, calabacines, col, apio, endivias, champiñones, lechuga, calabaza, coliflor, ajo, algas, etc.

Tampoco pases por alto las recomendables especias tales como la canela, el cilantro, el romero o el orégano, que ayudan a mejorar el funcionamiento del aparato digestivo.

Las infusiones son otro de tus aliados caseros. Las hay de menta, melisa, regaliz, tomillo, menta, genciana y melisa. Son muy digestivas, suaves, protectoras y anti-inflamatorias. Podemos tomarlas dos veces al día después de las comidas y, sin beberlas demasiado calientes, te ayudarán a sentirte mejor.

El limón también es conveniente, ya que, aunque sea un cítrico, normalmente actúa como un alcalinizante y ayuda a tener una mejor digestión.

  • Bolet Astoviza, M., & Socarrás Suárez, M. M. (2010). Alimentación adecuada para mejorar la salud y evitar enfermedades crónicas. Revista Cubana de Medicina General Integral26(2), 321–329. https://doi.org/10.1145/192506.192566
  • Urréa, H. R. (2015). El Segundo Cerebro del ser humano. Revista Científica Tecnológica UPSE1(2), 10. https://doi.org/https://doi.org/10.26423/rctu.v1i2.22
  • Departamento de salud. (2011). Úlcera estomacal. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1177/0264550517719105