Síntomas del cáncer colorrectal en mujeres

La prevención es fundamental para detectar los síntomas a tiempo. Cuanto antes descubramos la presencia de los pólipos antes podremos tomar medidas contra ellos.

En los últimos años se está oyendo hablar mucho sobre el cáncer colorrectal. Su incidencia además, está aumentando en las mujeres, siendo ya el segundo cáncer más frecuente entre nosotras. ¿Por qué sucede? ¿A qué se debe? Las causas son de momento imprecisas, por lo que es fundamental la prevención y el estar atentas a los síntomas.

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte de ello, por tu salud y por tu tranquilidad. El cáncer colorrectal tiene tratamiento y son muchas las personas que logran superarlo cada año y por eso que queremos invitarte a conocer todos los datos a continuación.

1. ¿Qué es el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal  se origina en el colon o bien en el recto. Ambos están relacionados y, aunque se tratan de modo diferente, tienen los mismos síntomas y el mismo origen. Para entenderlo un poco mejor vamos a recordar qué finalidad tienen estas partes de nuestro organismo.

Cuando comemos, los alimentos se digieren en el estómago para después, ser procesados y eliminados por nuestros intestinos. Primero pasan por el intestino delgado, la parte más larga del aparato digestivo, que se encarga de digerir y obtener nutrientes de los alimentos.

polipocolon

Seguidamente, los residuos llegan desde el intestino grueso hasta el colon, el cual se encarga de absorber el agua, sintetizar unos tipos de vitaminas y almacenar desechos que, más tarde, serán llevados al recto. Todo este último tramo tiene una amplitud de 15 centímetros, y es ahí donde se origina el cáncer colorrectal.

2. ¿Cómo se inicia el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal tiene sus inicios con el crecimiento de uno o varios pólipos en el interior del revestimiento de las paredes del colon o el recto. Crecen en el interior y pueden tener una forma plana u ovalada.

Es aquí donde la prevención tiene una relevancia vital. La gran mayoría de estos pólipos son benignos pero, si no son extirpados a tiempo, cursan en forma cancerosa. Se les llama adenomas, y solo dan pistas de su presencia cuando adquieren un tamaño determinado y, al entrar en contacto con las heces, sangran. Es entonces cuando nos damos cuenta de que algo ocurre.

En muchos países se está intentando programar colonoscopias periódicas con tal de prevenir. Si un pólipo se detecta a tiempo, cuando es pequeño, eliminaremos el riesgo de padecer un cáncer colorrectal.

De todos modos, también podemos llegar a tiempo en el momento en que nos notemos algo extraño. Así pues, ante cualquier problema, por insignificante que sea, ponlo en conocimiento de tu médico. Vale la pena.

3. Síntomas de un cáncer colorrectal

Sangre en las heces

Es el síntoma más evidente y el que nunca deberemos pasar por alto. Sabemos que nunca es agradable, pero es importante que observes siempre el color y la forma de tus heces, sobre todo si ves algún rastro de sangre.

El color puede ser rojo o negro, y se deberá a que las heces han entrado en contacto con esos pólipos presentes en nuestro colon o recto que, al roce, sangran.

Anemia

Las mujeres solemos padecer anemia más habitualmente que los hombres. Normalmente se debe a una menstruación abundante, pero es importante que siempre conozcamos las causas. Si te diagnostican anemia pide a tu médico que haga también un análisis de tus heces por si hubiera presencia de sangre.

Cambios en tu ritmo intestinal

¿Sueles padecer épocas de estreñimiento alternado con semanas de diarrea? Entonces coméntaselo a tu médico. Es importante saber el origen de ese cambio en tu ritmo intestinal.

Forma de tus heces

Pon atención a cualquier cambio en la forma de tus heces, sobre todo si estas son de pronto más delgadas. Esto podría deberse a la presencia de pólipos que estrechan el intestino y no permiten una evacuación normal de las heces.

salud-dolor-higado

Sensación de evacuación extraña

¿Sientes que cuando vas al baño te sigues quedando con ganas? ¿Qué aún queda algo en el interior de tu intestino? Este problema se llama tenesmo y debemos ponerlo en conocimiento de nuestro médico.

Dolor abdominal

¿Te sientes muy llena cuando acabas de comer? ¿Te sientes cansada y con el abdomen muy pesado? Entonces no lo pases por alto.

Seguro que se debe a cualquier cosa sin demasiada importancia, como gases, pero si además de este síntoma notas, por ejemplo, que tus heces son ahora distintas, acude al médico. ¡No cuesta nada y estarás más tranquila al descartar cosas más serias!

Pérdida de peso

Cuando hay un problema en el colon, dejamos de sintetizar adecuadamente muchos nutrientes, los alimentos no se procesan igual… Todo ello hará que vayamos perdiendo algunos kilos. Vale la pena tenerlo en cuenta.

4. ¿Se puede prevenir el cáncer colorrectal?

Lo más importante en el cáncer colorrectal (al igual que en cualquier otro) es estar atenta a los síntomas e intentar llevar una buena calidad de vida.

De momento, no hay ninguna estrategia que podamos seguir para evitar al 100% este tipo de enfermedades, pero siempre es importante esforzarnos cada día en cuidarnos lo máximo posible. Te damos unas pautas que pueden ayudarte:

  • Si eres fumadora, ¿a qué esperas para abandonar el hábito del tabaco? ¡Empieza hoy mismo!
  • Sigue una dieta mediterránea, rica en frutas, verduras frescas y aceite de oliva.
  • Depura tus intestinos regularmente: Ideal, por ejemplo, si empiezas las mañanas con un vaso de agua tibia con limón, o una cucharada de aceite de oliva con unas gotas de limón, e incluso una infusión de aloe vera.
  • Cuida de tu flora intestinal consumiendo probióticos.
  • Las infusiones de jengibre y menta por la tarde también cuidarán de tu colon.
  • El beber dos veces a la semana un litro de agua donde hayas cocido dos alcachofas también resulta muy medicinal.
  • Gestiona adecuadamente tus situaciones de estrés y ansiedad.
  • Practica un poco de ejercicio diariamente, perfecto, por ejemplo, si sales a andar cada día durante una hora.