Síntomas del desgaste de rodilla

Podemos sentir pinchazos cuando subimos escaleras, o crujidos de rodilla de vez en cuando. La artrosis también puede hacer que se nos inflame la rodilla o incluso que se deforme

Sabemos que el desgaste de rodilla es una enfermedad crónica muy dolorosa e incapacitante, tanto que a largo plazo es posible sea necesaria una operación para recibir una prótesis de rodilla.

La prevención y hábitos de vida adecuados son básicos, así que desde nuestro espacio te invitamos a conocer sus síntomas.

¿Por qué se produce el desgaste de rodilla?

El desgaste de rodilla se debe a la artrosis. En muchas ocasiones factores genéticos y hereditarios juegan un papel muy importante, asimismo, factores como la obesidad donde las rodillas soportan un peso muy elevado. Pero dentro de la enfermedad articular hay ocasiones donde se desconoce su origen.

Pueden existir alteraciones dentro de las células del cartílago articular, una alteración de los llamados condrocitos y del hueso subcondral, que deriva en una temida falta de resistencia a la presión y la falta también de la elasticidad del cartílago, que se va deteriorando y adelgazando.

Tampoco podemos pasar por alto la artrosis relacionada con el envejecimiento, donde la salud del cartílago va sufriendo cambios degenerativos.

Otra de las causas puede ser una lesión e incluso una anomalía previa de la propia articulación. Es lo que se conoce como artrosis de rodilla secundaria y se sucede básicamente por lesiones en el menisco, fracturas, problemas en las articulaciones a raíz de sobre esfuerzos, como es el caso de los deportistas o personas obesas.

Síntomas del desgaste de rodilla

desgaste de rodilla

  • Dolor súbito al estar mucho tiempo de pie.
  • Dolor al andar por zonas con piedras o con diferentes alturas en el suelo.
  • Súbitos pinchazos al subir las escaleras.
  • Dolor al levantarte después de estar tiempo sentada.
  • Sientes súbitos “crujidos” en la rodilla.
  • inflamación de la rodilla. Hay que saber saber diferenciarla de una simple retención de líquidos. Es decir, hay tumefacción, enrojecimiento y sólo una de tus rodillas está inflamada, pero no los pies o las piernas.
  • En etapas más avanzadas va apareciendo una ligera deformación, como un cambio en la alineación de la rodilla, generalmente metiéndose hacia adentro las piernas.

¿Y por qué ocurre? Básicamente por que la rodilla se deforma por la reacción del hueso articular ante la artrosis, se forman entonces una especie de bordes en la articulación que reciben el nombre de osteofitos.

¿Podemos prevenir el desgaste de rodilla?

alimentos

Una vez se nos diagnostica desgaste de rodilla nuestra vida debe tomarse de otro modo. Hay que enfrentarse al consecuente dolor con la medicación y las indicaciones que nos prescriban. No hacer muchos esfuerzos como largas caminatas, mejor cortas y con sus respectivos descansos.

Son muchas las personas que viven muchos años con el desgaste de rodilla hasta que tienen una edad avanzada y entonces, se opta por poner una prótesis.

De ahí la gran importancia de prevenir el desgaste de rodilla. Puede que tengamos antecedentes hereditarios, es posible que a lo largo de tu vida hayas tenido problemas en tus huesos o articulaciones.

Un aspecto queda claro, el cartílago siempre se puede regenerar, y manteniendo una vida sana podemos prevenir su avance e incluso su aparición. Toma nota de los aspectos más relevantes.

  • Mantén un peso óptimo, evita levantar kilos que sobrecarguen tus rodillas.
  • Cuida tu sistema inmunológico, eleva tus dosis de calcio, fósforo y sobre todo de magnesio. Puedes hablar con tu médico para que te recete complementos ricos en magnesio, por ejemplo.
  • Dieta para renovar el cartílago, como las legumbres, el bacalao, la levadura de cerveza, la gelatina, los huevos… Importante también la vitamina C presente en frutas como el limón, la naranja, el kiwi…
  • Uno de los deportes más adecuados que puedes seguir para tu salud articular, es la natación. Anímate, vale la pena seguir estos sencillos consejos.
  • Fransen, M., Mcconnell, S., Harmer, A. R., Van der Esch, M., Simic, M., & Bennell, K. L. (2015). Exercise for osteoarthritis of the knee. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD004376.pub3
  • Coggon, D., Reading, I., Croft, P., McLaren, M., Barrett, D., & Cooper, C. (2001). Knee osteoarthritis and obesity. International Journal of Obesity. https://doi.org/10.1038/sj.ijo.0801585
  • Felson, D. T., Naimark, A., Anderson, J., Kazis, L., Castelli, W., & Meenan, R. F. (1987). The prevalence of knee osteoarthritis in the elderly. the framingham osteoarthritis study. Arthritis & Rheumatism. https://doi.org/10.1002/art.1780300811
  • Heidari, B. (2011). Knee osteoarthritis prevalence, risk factors, pathogenesis and features: Part I. Caspian Journal of Internal Medicine.