Síntomas de hiperhidratación

1 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La hiperhidratación es una condición infrecuente donde el cuerpo acumula más agua de la que elimina. Puede presentarse entre atletas y enfermos renales. Entérate en este espacio sobre esta patología.

Hablar de hiperhidratación es referirse a un término que no resulta común, ni siquiera entre los médicos. En el otro extremo, la deshidratación es una condición bien conocida.

Pues bien, la hiperhidratación es el opuesto de la deshidratación. También se define como una intoxicación con agua, como si se tratase de un veneno. Y es que cualquier sustancia en exceso se convierte en tóxica para el organismo.

Aunque es un trastorno raro, poco frecuente, puede presentarse entre los atletas de largas maratones y los enfermos renales. En personas con buen funcionamiento de los riñones es muy difícil llegar a este estado, ya que la filtración y producción de orina lo impiden.

En términos numéricos y de cantidades, en un adulto sano habría que superar los 24 litros diarios de ingesta de agua para que los riñones se vean superados en su capacidad. Como podemos imaginar, en condiciones de normalidad, es extraño.

Causas del trastorno

Como ya adelantamos, hay situaciones puntuales que favorecen la hiperhidratación. Una de estas situaciones es la práctica de deportes de ultra resistencia, como las maratones, por ejemplo. Los atletas se hidratan en exceso ante el miedo a la deshidratación, y eso puede derivar en una superación de los niveles de filtrado ante unos riñones que cambien su fisiología por el deporte.

Hay una condición psiquiátrica llamada polidipsia psicogénica, en la cual la persona ingiere agua a cada momento, motivada por temores infundados. Ellos constituyen otro grupo de riesgo para la hiperhidratación, sobre todo en los momentos de crisis agudas.

Los enfermos renales se exponen a la hiperhidratación por el mal funcionamiento de la filtración de orina. Aún con una ingesta controlada, el desajuste de los glomérulos renales puede derivar en la acumulación de agua interna.

Por último, mencionaremos a la secreción inapropiada de vasopresina. También llamada hormona antidiurética, es una sustancia que la hipófisis fabrica para detener la producción de orina cuando es necesario. Si la vasopresina abunda, la orden a los riñones es la de retener el agua.

trastorno de hiperhidratación
Los grupos más susceptibles a la hiperhidratación son los atletas de fondo y los enfermos renales.

Sigue leyendo: Dieta para la deshidratación: lo que debes tener en cuenta

Síntomas de la hiperhidratación

En estado de intoxicación por agua, las células de todos los órganos comienzan a acumular líquido extra en su interior. Hay una inflamación celular que no sucede de la manera clásica.

Cuando las neuronas son las que se inflaman por agua, se incrementa la presión intracraneal, y todas las estructuras del encéfalo se aprietan entre sí y contra los huesos del cráneo. Esto generará desde cefaleas hasta trastornos neurológicos.

Muchas veces, el aumento del volumen de agua diluye los electrolitos de la sangre, como el sodio y el potasio. Ingresamos a estados de hipokalemia e hiponatremia, con el consiguiente efecto sobre el metabolismo muscular. Hay calambres en los miembros y una fatiga extrema.

Si la hipokalemia se prolonga, los bajos niveles de potasio sanguíneo impiden que el músculo cardíaco se contraiga con eficiencia. De inmediato aparece la insuficiencia cardíaca, disminuye el flujo sanguíneo y se puede ingresar a cuadros de arritmias.

En situaciones extremas, la evolución pasa de delirios, alucinaciones y convulsiones, al coma y a la muerte. El deceso se explica por la falla cardíaca o por la presión intracraneal sobre los bulbos respiratorios.

Algunos estudios han detectado que el dolor de garganta es un síntoma inicial de hiperhidratación. Esto sería porque el cerebro, al registrar el aumento del volumen de agua interna, genera sensación de garganta cerrada al tomar.

dolor de garganta al tomar agua
Estudios científicos comprobaron que la garganta tiende a cerrarse cuando comienza la hiperhidratación.

Descubre más: ¿Es bueno beber agua con gas todos los días?

Tipos de hiperhidratación

Podemos padecer dos formas de la hiperhidratación: la hipotónica y la isotónica. En la primera aumenta la cantidad de líquido en el organismo, pero no lo acompañan en su aumento los electrolitos. En la segunda, el sodio se incrementa junto al agua extra.

La hiperhidratación hipotónica debe sus síntomas a la dilución del sodio y del potasio. Cuando aparece, el grupo que más la manifiesta son los insuficientes renales. En individuos sanos es muy poco frecuente esta forma.

Para tratar la hiperhidratación hipotónica se necesita aportar al cuerpo los electrolitos que faltan para compensar la dilución, al mismo tiempo que estimular la orina. Por ello, debe hacerse en un ambiente controlado, vía intravenosa, bajo supervisión médica.

En el otro caso, el de la hiperhidratación isotónica, el síntoma clave son los edemas. Las personas ven inflamados sus miembros inferiores y, en el caso de los hipertensos, los valores tensionales se elevan por encima de lo normal de manera persistente.

Como la hiperhidratación isotónica responde a otras enfermedades de base, el tratamiento se debe focalizar en ellas. También es fundamental restringir la ingesta de sodio con los alimentos para permitir que los riñones eliminen el excedente.

La hiperhidratación se puede prevenir

Aún en los casos originados por enfermedades crónicas de base, es posible prevenir la aparición de los síntomas. Un estricto control renal y una ingesta adecuada de agua son suficientes.

Si la hiperhidratación, a pesar de todo, se hace evidente, serán los médicos los encargados de corregir el trastorno. El manejo de los electrolitos debe ser cuidadoso para no acarrear mayores problemas.

  • Urdampilleta, Aritz, and Saioa Gómez-Zorita. "De la deshidratación a la hiperhidratación; bebidas isotónicas y diuréticas y ayudas hiperhidrantes en el deporte." Nutrición Hospitalaria 29.1 (2014): 21-25.
  • Saker, Pascal, et al. "Overdrinking, swallowing inhibition, and regional brain responses prior to swallowing." Proceedings of the National Academy of Sciences 113.43 (2016): 12274-12279.
  • Magal, Meir, Yoav Cohen-Sivan, and Yuval Heled. "Estrategias de Hiperhidratación:¿ Son Efectivas?-G-SE/Editorial Board/Dpto. Contenido." PubliCE (2005).
  • Barbona, Oscar, and Esteban Rivas. "Importancia de la hiperhidratacion en los tratamientos con quimioterapia." Medicina Infantil. Un 7.2 (2000): 122-123.