Síntomas de la apendicitis en niños

Thady Carabaño·
29 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
11 Diciembre, 2018
La apendicitis es una enfermedad común en niños y adolescentes. La recomendación básica es acudir al médico cuanto antes al presentarse los síntomas.

La apendicitis en los niños es una enfermedad común. Se produce por la inflamación del apéndice, esa pequeña estructura tubular que se encuentra adherida al colon. La inflamación del apéndice es una de las causas más frecuentes de cirugía abdominal de emergencia en niños y adolescentes.

Puede ocurrir en niños y adolescentes de todas las edades, aunque son raros los casos en los que afecta a niños menores de 2 años. Los síntomas más comunes varían según la edad del enfermo, pero cualquier médico puede dar un diagnóstico acertado y tomar la decisión de hacer la necesaria cirugía.

¿Por qué se produce la apendicitis?

Apendicitis en niños.

El apéndice se puede obstruir debido a varias razones:

  • Presencia de parásitos.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos de los intestinos.
  • Presencia de una masa de materia fecal dura y seca, que se denominada fecalito.

Cuando el apéndice se obstruye, se inflama y aparece el primer síntoma: el dolor. En ese momento, las bacterias de las heces se reproducen en su interior de forma acelerada. El apéndice se infecta y, si no es extirpado a tiempo, puede romperse, con lo cual, compromete gravemente la salud, incluso la vida, del niño.

Principales síntomas de la apendicitis en niños

Como el apéndice varía de tamaño y de ubicación de una persona a otra, en ocasiones, la apendicitis en niños presenta síntomas diferentes y variables. Asimismo, como son síntomas bastante comunes, pueden estar asociados a otras dolencias, desde una simple indigestión a algo más complejo.

No siempre concurren todos estos síntomas. Por este motivo, en cuanto aparezca una combinación de estos malestares, se debe acudir al médico, porque es quien tiene la experiencia para diagnosticar la apendicitis en niños.

Entre las 24 y 72 horas después de la aparición de los síntomas puede perforarse el apéndice, así que hay que tomarse una apendicitis muy en serio.

Síntomas más comunes de apendicitis en niños

Así pues, vamos a hablar sobre los síntomas más comunes de la apendicitis en niños.

1. Dolor abdominal

El dolor abdominal es el síntoma más habitual, como señala este estudio publicado en la Revista chilena de pediatría. El dolor se ubica alrededor del ombligo y luego migra a la zona inferior derecha del vientre.

Empeora al ejercer una presión leve, con la respiración profunda o al moverse. También puede haber rigidez en los músculos abdominales o dolor al evacuar u orinar.

Ver también: 6 señales de apendicitis que no debes ignorar

2. Vómitos y pérdida del apetito

Mareos, náuseas, vómitos y pérdida del apetito suelen venir juntos cuando hay una apendicitis, seguido de fiebre, como evidencia este trabajo publicado en la Revista Mexicana de Cirugía Pediátrica. Como son síntomas comunes a otras enfermedades, al estar asociado al dolor localizado, se pueden relacionar con la apendicitis en niños.

Pérdida de apetito y vómitos de un niño con apendicitis.

3. Fiebre

En las primeras horas de evolución de la enfermedad puede aparecer la fiebre, sobre todo en niños, aunque no es común. Puede aparecer una fiebre alta cuando la inflamación ha avanzado y se ha perforado el apéndice, como muestra esta información de los doctores Anna Moreno, Adolfo García y Claudia Marhuenda, con lo cual, la material fecal pasa al abdomen.

Síntomas menos frecuentes de apendicitis en niños

En cuanto a los síntomas menos frecuentes de apendicitis en niños se pueden dar los siguientes.

4. Diarrea o estreñimiento

La diarrea y el estreñimiento no son síntomas frecuentes, pero pueden aparecer, como señala este artículo publicado en Emergencias. La diarrea no es la usual evacuación profusa y líquida: es en pequeñas cantidades y presenta mucosidad. Así, el estreñimiento no es típico, pero puede formar parte del cuadro.

5. Distensión abdominal

El abdomen hinchado o distendido sobre todo se da en los pocos casos en los que el apéndice de un bebé se inflama o en niños pequeños.

¿Cómo son los síntomas según la edad?

Niño con apendicitis en la consulta del doctor.

Cuando se inflama el apéndice en niños entre 5 y 12 años y adolescentes, los síntomas suelen ser los mismos que los de los adultos: dolor abdominal, vómitos y pérdida del apetito.

  • La apendicitis en bebés menores de un año es muy rara. El principal síntoma es la distensión abdominal. En segundo lugar, se presentan los vómitos y la falta de apetito. Es complicado determinar si hay dolor, ya que el niño no puede señalarlo. Como el tubo del apéndice es tan pequeño, es difícil que se presente la obstrucción y la inflamación.
  • En niños de entre 1 y 5 años no es frecuente la apendicitis. Cuando ocurre, los principales síntomas son llanto e irritabilidad, dolor, fiebre y vómitos. Destaca, asimismo, que, cuando se presiona el abdomen, al descomprimirse, el niño se queja de dolor intenso.
  • En niños de entre 5 y 12 años puede que no se dé la típica migración del dolor del centro del abdomen hacia la parte inferior derecha. Algunos niños presentan fiebre y pocos tienen diarrea.

Leer también: 5 señales inminentes de una posible apendicitis

La solución: acudir al médico

La apendicitis solo se trata extrayendo el apéndice mediante una cirugía (apendicectomía). La apendicectomía es un procedimiento regular y después de dos o tres días de hospitalización, el pequeño volverá a su hogar. No hay ningún tratamiento casero o remedio natural para tratar o desinflamar el apéndice.

Si el apéndice infectado no se extirpa, puede perforarse y diseminar las bacterias. La infección ocasionada por la ruptura del apéndice es muy grave, pues puede formar un absceso (una infección de pus) o extenderse por todo el abdomen, lo que se denomina peritonitis.

Es raro que un médico no pueda dar un diagnóstico acertado de apendicitis en niños, a menos que haya un patrón anormal de dolor, o en aquellos casos en los que el niño pequeño no pueda describir bien los síntomas.