Síntomas de la sífilis

La sífilis es una enfermedad que se desarrolla en distintas etapas evolutivas. Conocer y aprender a identificar sus síntomas es determinante para darle un tratamiento oportuno en sus primeras fases

Conocer los síntomas de la sífilis es una medida preventiva que permite actuar de manera oportuna contra esta enfermedad de transmisión sexual. Si bien sus manifestaciones pueden pasar inadvertidas, cualquier señal de alerta podría ser útil para mejorar el pronóstico.

En este sentido, es conveniente saber que la infección atraviesa distintas etapas en función de su nivel de gravedad. Así pues, cuánto más rápido hayan sospechas, mayores probabilidades hay de lograr una cura mediante el tratamiento médico.

Las personas jóvenes tienen más riesgo de desarrollar este tipo de ETS. Por eso, es primordial informarse sobre su forma de contagio y las respectivas fases evolutivas que atraviesa. No hay que ignorar que, sin tratamiento, afecta la salud de órganos vitales y causa consecuencias fatales. ¿Sabes cómo identificarla? ¡Descúbrelo!

¿Qué es la sífilis?

Remedios naturales para tratar la sífilis.

La sífilis es una infección de transmisión sexual que se origina por una bacteria conocida como Treponema pallidum. Este microorganismo se adquiere a través del contacto con fluidos sexuales de una persona infectada. En un principio puede afectar los genitales, la boca y el ano. Sin embargo, si no se atiende se puede extender hacia las extremidades.

La enfermedad se caracteriza por tener periodos activos que se alternan con etapas de latencia. Esto indica que en cierto momento causa manifestaciones clínicas evidentes para luego tener periodos asintomáticos prolongados.

Aunque la principal vía de contagio de esta infección son las relaciones sexuales sin protección, también se puede transmitir de la madre al feto en el embarazo (sífilis congénita). En este último caso es potencialmente mortal para el bebé, tanto antes como después de su nacimiento.

Lee también: Síntomas de la sífilis

Fases y síntomas de la sífilis

Los síntomas de la sífilis se desarrollan por fases de acuerdo a la evolución de la enfermedad. Cuando la bacteria está en ciclo de incubación se puede dispersar a cualquier órgano del cuerpo mediante la sangre. Dado que su tratamiento oportuno es determinante para la cura, es primordial solicitar exámenes ante cualquier sospecha.

Sífilis primaria

Primeros síntomas de la sífilis.

Los síntomas de la sífilis primaria se caracterizan por la aparición de una lo varias llagas denominadas ‘chancros’. Estos se forman luego de unas tres semanas de haber estado expuestos a la bacteria durante la relación sexual.

La mayoría de pacientes presentan solo uno, sin embargo, hay quienes desarrollan varios. Además, algunos no notan que los tienen debido a que permanecen ocultos en la vagina o recto. Unas tres o seis semanas después, el chancro se curará solo.

Sífilis secundaria

Esta fase se caracteriza por el desarrollo de erupciones en la piel que suelen acompañarse con fiebre. A menudo empiezan en el tronco y poco a poco se extienden por las palmas de las manos, pies y lengua. De hecho, pueden llegar a cubrir todo el cuerpo.

Este tipo de manifestaciones aparecen unas 6 u 8 semanas después que se ha curado el primer chancro. No obstante, recordando que la evolución de la infección es variable, cabe añadir que  a veces aparece muchos meses después. Otros síntomas de la sífilis en este estadio incluyen:

  • Verrugas o condilomas planos que aparen en zonas de pliegues
  • Pérdida del cabello
  • Dolores musculares
  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor de garganta
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Pérdida de peso

Todos estos signos y síntomas pueden desaparecer en cuestión de semanas. Pero cuando no se combate la enfermedad, es probable que reaparezcan una y otra vez durante un periodo de uno o más años.

Sífilis latente

Cuando no hay un tratamiento de por medio y los síntomas desaparecen por un tiempo, se habla de la fase de sífilis latente. Es un periodo en el que pareciese que la enfermedad se curó, pues la ausencia de síntomas puede durar años. Sin embargo, dado que la bacteria sigue en el cuerpo, la infección se puede diagnosticar con una analítica específica.

Sífilis terciaria o tardía

Escaner de cerebro.

Hoy en día solo una mínima parte de los pacientes con sífilis llegan hasta esta etapa. Dado que muchos reciben un tratamiento en las fases anteriores, los pronósticos han mejorado de forma significativa. Solo entre el 15 y 30% de los afectados desarrollan alguna de los síntomas de la sífilis tardía.

Las consecuencias de llegar hasta esta fase pueden ocurrir muchos años después de la infección original que no se trató. Sin embargo, es un nivel bastante grave, ya que compromete la salud de órganos vitales como el cerebro, corazón, hígado y articulaciones.

De manera más específica, la sífilis tardía puede causar:

  • Crisis epilépticas
  • Demencia o problemas de memoria
  • Infartos cerebrales
  • Parálisis general progresiva
  • Afectación medular con alteraciones de la marcha y de los esfínteres.
  • Inflamación de la aorta y aneurisma
  • Lesiones en forma de nódulos o úlceras en diversos órganos

Ver también: Los mejores remedios naturales para combatir la sífilis

Sífilis congénita

Las mujeres embarazadas que tienen sífilis le pueden transmitir la infección al bebé a través de la placenta o durante el parto. Estos casos se consideran de alto riesgo, pues puede tener desenlaces tan trágicos como la muerte del recién nacido. Aunque en este caso no suelen presentarse signos evidentes, a veces se puede notar en el bebé:

  • Erupciones cutáneas en las palmas de las manos y plantas de los pies
  • Deformidades en los dientes y nariz (síntomas posteriores)
  • Dificultades auditivas

¿Te quedó claro cómo evolucionan los síntomas de la sífilis? Recordarlo es muy importante. Cualquiera que sea la razón de sospecha, lo mejor es consultar al médico para recibir un diagnóstico y tratamiento oportuno. Por ningún motivo se debe dejar avanzar la enfermedad por vergüenza o temor. ¡Cuidado! El tiempo estará en contra.