Síntomas de que no consumes suficientes vegetales ¡Muy importante!

Si no consumimos suficientes frutas y verduras es posible que nuestro sistema inmunitario se resienta. Además de enfermar con más facilidad, presentaremos un cansancio acusado desde primeras horas de la jornada

Necesitamos consumir suficientes vegetales diarios para cubrir nuestras necesidades nutricionales. Es algo esencial para nuestro bienestar y para esa salud interior que se nota por fuera.

Gran parte de nosotros no llegamos a ese mínimo de 5 piezas de fruta y verdura al día que suelen recomendar los nutricionistas. Es más, según un estudio llevado a cabo en el University College of London (Reino Unido), para evitar enfermedades cardíacas deberíamos consumir 7 porciones de vegetales y frutas al día.

Ahora bien, sabemos que esto no siempre es fácil de cumplir. No solemos tener tiempo para prepararnos una rica ensalada con la que cubrir parte de ese mínimo. No obstante, a largo plazo nos puede traer graves consecuencias. Te invitamos a tomar nota.

¿Cómo saber si no consumimos suficientes vegetales?

Las ensaladas son una buena manera de conseguir comer suficientes vegetales.

Dejamos claro que para mantener una dieta saludable es necesario que ésta sea también lo más variada posible. Con esto queremos decir que aunque en este artículo hacemos hincapié en los vegetales el resto de alimentos son importantes.

Hay que mantener un aporte suficiente de hidratos de carbono y proteínas. En caso de ser veganos o vegetarianos, debemos elegir bien los alimentos para no sufrir ninguna carencia.

No obstante, en la actualidad el principal problema de la población es justo el contrario. No consumir los suficientes vegetales. Sobre todo se da en edades cada vez más tempranas. Veamos qué pistas nos da nuestro cuerpo cuando esto ocurre.

Descubre cuáles son las mejores frutas para bajar de peso

Lo notarán tus defensas

Es el síntoma más evidente ante el error de no consumir suficientes vegetales. Nuestro sistema inmunitario deja de recibir los nutrientes necesarios para hacer frente a múltiples enfermedades.

  • Hemos de tener en cuenta que no basta con tomar “ese zumo matinal” para tener nuestra dosis de vitamina C.
  • Si nos acostumbramos a beber jugos de supermercado y dejamos de consumir fruta y verdura fresca, poco a poco, vamos a sentir los efectos.
  • Vegetales como las zanahorias, tomates o alcachofas son ricos en antioxidantes y muy necesarios para cuidar de la salud de nuestras células y tejidos.
  • Además, los vegetales también son ricos en esos micronutrientes como el cinc, magnesio o el selenio, imprescindibles para la salud de nuestro sistema inmunitario.
  • Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que un déficit de vitamina C cursa con problemas de coagulación y anemia.

Descubre 10 soluciones fáciles para la anemia

Tu corazón se resiente y enferma

Pongamos por caso que llevamos un tiempo comiendo fuera de casa. Recurrimos a la comida rápida y a esos snacks entre horas que alivian el hambre y el ansia.

  • Cuando pasamos nuestras revisiones médicas, de pronto, descubrimos que tenemos hipertensión y colesterol elevado.
  • Es un hecho muy común entre la población, donde se refleja claramente un déficit de esos nutrientes que nos aportan los vegetales.
  • El bajo consumo de verduras trae como consecuencia una bajada en potasio, indispensable para cuidar de nuestro corazón.

Además, los vegetales nos aportan fibra. Ésta no solo es indispensable para combatir el estreñimiento, también nos ayuda a regular el colesterol malo y a prevenir la aterosclerosis.

Tu hígado necesita el consumo regular de vegetales

El hígado se resiente si no tomamos suficientes vegetales.

 

Nuestro hígado necesita un aporte constante de minerales y vitaminas procedentes de las verduras frescas. De no hacerlo, si reducimos el consumo de frutas y vegetales, notaremos lo siguiente:

  • Digestiones más pesadas.
  • Sensación de hinchazón y dolor abdominal.
  • Retención de líquidos.
  • Calambres
  • Cansancio matinal.
  • Mal sabor de boca por las mañanas.

Es importante incluir en nuestra dieta todos esos vegetales que favorecen la salud hepática. Es el caso de las alcachofas, brócoli, remolacha, espinacas…

Aspectos finales

Los niños deben consumir suficientes vegetales

Para disfrutar de una buena salud necesitamos como mínimo consumir entre 5 y 7 piezas diarias de frutas y verduras. Con tomar al día una manzana, una zanahoria, tomates, espinacas, el zumo de un limón, una alcachofa y una porción de melón, tendríamos más que suficiente.

Ahora bien, es importante tener en cuenta estos aspectos:

  • Consume la verdura entera antes que procesada. Siempre será mejor la pieza entera que en un licuado o una crema, por ejemplo.
  • Si no digieres bien la verdura fresca puedes cocerla al vapor.
  • Cuida que las verduras sean de cultivo orgánico. En ocasiones, muchos de los vegetales que compramos en el supermercado han pasado por procesos donde se pierden mucho de sus nutrientes.
  • Limpia bien las verduras antes de consumirlas.
  • Sirve de ejemplo para los niños. Promueve una alimentación sana donde siempre se consuman suficientes vegetales frescos. Gracias a ellos controlaremos su peso, su correcto crecimiento y los educaremos en el valor de la nutrición saludable.

Conclusión

Lo más adecuado para mantener la salud es tener una dieta variada. No solo debemos consumir suficientes vegetales sino también carnes, pescados, fruta, etc. Cualquier carencia puede causar problemas así que presta atención a tu cuerpo. Ante cualquier duda lo mejor es consultar a un profesional médico.