Síntomas poco conocidos de la diabetes gestacional

7 diciembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
La diabetes gestacional se asocia a complicaciones vasculares como la retinopatía, la neuropatía o la vasculopatía. Por ello se requiere un cambio en el estilo de vida inmediato.

La diabetes gestacional es una enfermedad que se caracteriza por la intolerancia a la glucosa, con diversos grados de severidad, que puede darse exclusivamente durante el embarazo o bien después del mismo. 

Diabetes gestacional: causas y síntomas

Hay distintos tipos de diabetes. Sin embargo, la característica que comparten todos los tipos es que el cuerpo no puede o bien producir o bien utilizar de manera correcta la insulina. Esta es la hormona que permite que las células incorporen la glucosa para metabolizarla.

Durante el embarazo tienen lugar multitud de cambios hormonales que en algunos casos conducen a una menor eficiencia de la insulina, es decir, se desarrolla en cierto modo una resistencia a la insulina, como ocurre en la diabetes de tipo 2.

Síntomas

  • Fatiga.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Urticaria.
  • Sed excesiva.
  • Visión borrosa.
  • Pérdida de peso.
  • Ganas exageradas de orinar.
  • Infecciones recurrentes (vaginales, de la vejiga, etcétera).

¿No lo sabías? Diabetes en las mujeres

Factores de riesgo

Dado que no se ha podido especificar una causa en concreto, lo que sí se viene a tener en cuenta son una serie de factores, los cuales son:

  • Abortos.
  • Ser mayor de 25 años.
  • Tener familiares con diabetes.
  • Intolerancia previa a la glucosa.
  • Malformaciones fetales previas.
  • Padecer hipertensión arterial crónica.
  • Síndrome de ovario poliquístico (SOP).
  • Índice de masa corporal igual o superior a 25.
  • Ser de raza mestiza, afroamericana o asiática.

Complicaciones que puede ocasionar

  • En primer lugar, la mujer tiene mayor probabilidad de desarrollar preeclampsia. Si es muy grave, puede ser mortal tanto para la madre como para el bebé.
  • Es más probable que el parto deba hacerse por cesárea.
  • También existe la posibilidad de que se desarrolle diabetes tipo 2 más adelante.
  • Puede que en su próximo embarazo, la paciente también presente diabetes gestacional.

¿Cómo podría afectar la diabetes gestacional al bebé?

Cuando la madre padece diabetes gestacional, las probabilidades de que el parto deba realizarse por cesárea aumentan significativamente. Por otra parte, existe la posibilidad de que ocurra la muerte fetal intrauterina.

Luego, al nacer, el bebé podría presentar problemas respiratorios, ictericia y bajos niveles de glucosa, y en el futuro, el bebé podría padecer de obesidad y diabetes. 

Diagnóstico

La prueba de detección de la glucosa que se realiza entre las 24 y 28 semanas de embarazo permite saber si una mujer sufre o no de diabetes gestacional. Por esta (y otras razones) es tan importante realizarse los chequeos periódicos que corresponden al embarazo.

  • Si al realizar la prueba los niveles de glucosa son más altos que el promedio, entonces se le pide a l paciente que se haga una prueba de tolerancia a la glucosa de 3 horas.
  • Si de 4 valores 2 son altos, entonces se diagnostica diabetes gestacional.

Descubre: Ultrasonido del embarazo: procedimiento y preparación

Tratamiento para la diabetes gestacional

diabetes gestacional

El tratamiento estará dirigido al control estrecho de la glucosa en la sangre y al manejo de las complicaciones que puedan surgir. Para ello, el médico deberá brindarle (a ella y sus familiares) una guía general, a fin de que ella sea capaz de controlar sus niveles de glucosa en su casa.

El Manual MSD indica lo siguiente:

  • Glucagón, por si se produce una hipoglucemia grave. Este medicamento está indicado por: inconciencia, confusión o niveles de glucosa en sangre < 40 mg/dL [< 2,2 mmol/L]).
  • Cuando la paciente tiene diabetes tipo 2, se le suele dar preferencia a la insulina ante los fármacos orales. 

Adicionalmente, la paciente deberá poner en práctica algunos buenos hábitos de vida. En lo que respecta a la dieta, deberá procurar disminuir el consumo de hidratos de carbono (panes, leche y comestibles con azúcar) y, por otra parte, elevar la ingesta de alimentos ricos en vitaminas.

Por otra parte, deberá realizar actividad física con regularidad (de acuerdo a las pautas del médico, nunca de forma exagerada).

A tener en cuenta

En caso de que tengas inquietudes, consulta siempre con tu médico antes de aplicar cualquier medida. Además, recuerda evitar la automedicación y los remedios naturales, ya que podrían resultar contraproducentes.