Síntomas de una posible úlcera gastroduodenal: ¡Conócelos!

Valeria Sabater 15 abril, 2015

Úlcera gastroduodenal. Estamos seguros de que ya has oído hablar de este molesto problema, en el cual aparece siempre una especie de llaga justo en el revestimiento interior del estómago o en el intestino. Cursa con mucho dolor y, generalmente, su aparición suele asociarse a procesos de estrés pero ,en realidad, no siempre es así. De ahí que valga la pena conocer toda la información.

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte de la úlcera gastroduodenal o las úlceras pépticas, centrándonos, sobre todo, en sus síntomas para que puedas reconocerlas. ¿Tomamos nota?

¿Qué es una úlcera gastroduodenal?

La úlcera gastroduodenal es una patología que se da con mucha frecuencia. Nuestros hábitos de vida, en ocasiones, no tan saludables como deberían, ocasionan este problema que surge al aparecer una llaga en la mucosa que reviste el estómago o la primera parte del intestino delgado (conocida también como duodeno).

Esta herida abierta o úlcera se origina debido a que, de pronto, se produce un cambio en nuestro proceso digestivo, segregamos demasiados ácidos y estos nos acaban causando una o más llagas. Te sorprenderá saber también que, según nos indican las estadísticas, casi el 20% de la población mundial padece este problema. Hemos de ir con cuidado porque, de no tratarse a tiempo, puede ocasionar consecuencias más graves.

¿Qué causa una úlcera gastroduodenal?

Ulcera estomacal

  • La causa más común es la presencia de una infección originada por una bacteria, la Helicobater pylori. Es verdad que, cuando pensamos en úlceras, de inmediato las asociamos al estrés, a esos cambios metabólicos que el cortisol causa en nuestro organismo, ahí donde es frecuente empezar a tener problemas digestivos. No obstante, debes recordar que no siempre es así y que esta bacteria es en realidad la gran responsable (en la mayoría de los casos)  de dicha patología.
  • ¿Sueles tomar muchos ibuprofenos para combatir el dolor? Si es así, debes ir con cuidado, puesto que el consumo elevado de este tipo de fármacos puede cursar, a largo plazo, con una alteración en la  secreción de los ácidos gástricos y ocasionar las temidas úlceras.
  • El tabaco también es uno de los grandes responsables. Si a día de hoy sigues manteniendo el peligroso hábito de fumar, es hora de que pienses un poco más en tu salud. ¡Vale la pena!
  • El alcohol, estar habituados a comidas muy ácidas, picantes o muy condimentadas, puede ocasionar que, un día u otro, suframos una úlcera gastroduodenal.
  • El estrés también puede ser una causa que tener en cuenta pero, como te hemos señalado anteriormente, no es determinante al 100%. Personas con una vida tranquila y con unos niveles de estrés y ansiedad bajos también sufren úlceras gastroduodenales.

Síntomas de una úlcera gastroduodenal

dolor-de-estomago

El principal problema de una úlcera gastroduodenal es que, a pesar del dolor y las molestias, generalmente tendemos a confundirlas con simples indigestiones, o con el reflujo gástrico. Vale la pena saber que, si no tratamos una úlcera a tiempo, esta seguirá avanzando hasta perforar la pared del estómago o el intestino delgado, causará una hemorragia, y puede llegar incluso hasta otro órgano como, por ejemplo, el páncreas.

Es una patología seria. Así pues, ten en cuenta estos síntomas y no dudes en consultar con tu médico ante cualquier molestia, incomodidad o simple malestar. Te detallamos los más característicos:

  • Sensación de estar “muy llenas”. Acabas de comer y sientes el estómago muy duro, como si hubieras comido muchísimo y no pudieras casi ni respirar. Si ves que te ocurre de modo habitual y no solo un día aislado, acude al médico.
  • Hipo, eructos, muchos gases… Después del almuerzo, empiezas un incómodo proceso en el cual, a instantes te viene el hipo, luego no puedes dejar de eructar y, a última hora de la tarde, llegan los molestos gases.
  • Dolor en el abdomen: El dolor se centra, sobre todo, en el ombligo y el vientre, y no es una simple molestia, sino un ardor muy elevado que ningún calmante puede aliviar. No dudes en ponerlo en conocimiento de tu médico si sientes este problema al menos durante una semana seguida.
  • Sensación de tener mucha hambre en algunos instantes: Lo curioso de las úlceras gastroduodenales es que, después de comer, sentimos esa “molesta llenura” pero, al cabo de las horas, nos asalta un hambre voraz. En realidad es “una falsa sensación”, puesto que es la propia úlcera y los ácidos gástricos quienes nos la producen.
  • Náuseas y pérdida de peso: Estos son síntomas ya más avanzados que nos deben poner en alerta. Nadie pierde peso sin razón aparente. Es un síntoma claro de que no hacemos bien la digestión y de que no nos estamos nutriendo adecuadamente. Si a esto le sumamos los vómitos, ya son aspectos más que evidentes para ir al médico. ¡No lo dudes y no dejes pasar más tiempo!
  • Cuidado con los vómitos con sangre: Son un síntoma directo de que dicha úlcera ya está perforando nuestro estómago o el duodeno. Cuando te ocurra, ve a urgencias. Mantén la calma, sabes que una úlcera gastroduodenal tiene tratamiento. Con una medicación adecuada, unos cambios en tu alimentación y en tus hábitos de vida, esta patología puede cursar de modo muy positivo. Lo importante es estar atentos a estos síntomas y actuar cuanto antes.
Te puede gustar