Síntomas y tratamiento de la enfermedad celiaca - mejor con salud

Síntomas y tratamiento de la enfermedad celiaca

En la actualidad existen en el mercado muchos productos específicos para celíacos. Si evitamos el consumo de alimentos que contengan gluten podemos llevar una vida completamente normal

La enfermedad celíaca es un trastorno crónico del aparato digestivo, donde se destruyen las vellosidades  del intestino delgado; está causado por una respuesta intolerante al gluten, lo que reduce la absorción de nutrientes –malabsorción-, produciendo un déficit de los mismos.

El gluten es una proteína que está presente en los cereales como el trigo, centeno, cebada y avena,  y todos sus derivados; es la glucoproteína gliadina, que interviene en la formación del gluten, la que causa la intolerancia en la enfermedad celíaca. Esta condición permanecerá constante en el celíaco durante toda la vida.

La reacción celíaca es parcialmente genética, y el 10% de los familiares de primer grado de las personas que sufren de enfermedad celíaca,  también padecen esta enfermedad.

Síntomas de la enfermedad celíaca

La mayor parte de los síntomas gastrointestinales  de la enfermedad celíaca, son debidos a la malabsorción de grasas, como distensión y dolor del abdomen,  diarrea, flatulencia maloliente, y presencia de esteatorrea en las heces, que son de color claro y gran volumen,  y con olor fétido, que tienden a flotar en agua.

La pobre absorción y la consiguiente carencia de nutrientes  llevan a sufrir pérdida de peso;  anemia,  por la pérdida de hierro y vitamina B12; retención de líquidos; osteoporosis, por falta de calcio y vitamina D; moretones, por falta de vitamina K; daño nervioso, por falta de vitamina B12 y tiamina, y debilidad muscular, por poseer bajos niveles de magnesio y potasio.

Cuando la enfermedad celíaca no se trata,  pueden existir problemas ginecológicos, como falta de menstruación o infertilidad; en el embarazo existe la posibilidad de sufrir aborto espontáneo o bajo peso al nacer en el bebé.

Los síntomas en niños celíacos comparten los de los adultos, como diarrea, distensión abdominal, flatulencia, cólicos abdominales, grasa en las heces, pérdida de peso y de masa muscular; además de irritabilidad y retraso en el crecimiento.

Tratamiento de la enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca no tiene cura, y el tratamiento consiste en una dieta libre de gluten de por vida, por lo que se deberá de evitar cereales, como el trigo, la cebada, el centeno y la avena, y todos sus derivados, por lo que hay que poner cuidado con los productos procesados, salsas, helados, embutidos y conservas por citar algunos, y leer adecuadamente todas las etiquetas.

Se debe de poner cuidado con los medicamentos, ya que pueden contener gluten; así como evitar la cerveza, la leche y los lácteos, porque la mayoría de celíacos no tratados, pueden ser intolerantes a la lactosa.

Pasadas unas semanas, en las que el paciente lleva una dieta sin gluten, se empezará  a notar una mejoría de los síntomas, por lo que hay que ser consciente de considerar la importancia de seguir la dieta.

Fotografía cortesía de Noema Pérez