Síntomas y tratamiento del hipospadias

5 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
El hipospadias es un defecto de nacimiento. Si no se corrige puede ocasionar problemas en la micción, las relaciones sexuales y la fertilidad.

El hipospadias es un defecto congénito en los varones en el cual la abertura de la uretra no está en la punta del pene. Se produce entra las semanas 8 y 14 del embarazo. La abertura anormal de la uretra puede estar en cualquier parte, desde la zona que esta justo debajo de la punta del pene hasta el escroto.

Tipos de hipospadias

Existen diferentes grados, unos más leves y otros más graves. El tipo dependerá de la localización de la abertura de la uretra:

  • Balánico: la abertura esta cerca de la cabeza del pene.
  • Peneano: se localiza en el cuerpo del pene.
  • Penoescrotal: la abertura se ubica en la zona donde se une el pene al escroto.

Si no se trata puede causar problemas más adelante, como dificultad para orinar de pie o mantener relaciones sexuales.

Causas y factores de riesgo

hisopeadas en recién nacidos

Aunque por lo general la causa del hipospadias no se conoce, se cree que en la mayoría de los casos, es causado por una combinación de genes y otros factores. Entre estos factores se encuentran los elementos ambientales con los que está en contacto la madre, su alimentación y ciertos medicamentos empleados durante el embarazo.

Por otro lado, el riesgo de padecer hipospadias se relaciona con aspectos como:

  • Antecedentes familiares.
  • Genética: determinadas variaciones genéticas pueden jugar un papel importante en la alteración de las hormonas que estimulan la formación de los genitales masculinos.
  • Edad de la madre: algunas investigaciones sugieren que los bebés nacidos de madres mayores de 35 años pueden tener un riesgo más alto de tener hipospadias.

Lee también: 4 consejos para la salud del pene

Síntomas

En la mayoría de los casos la abertura se encuentra dentro de los limites de la cabeza del pene. Con menor frecuencia se localiza en el medio o en la base del pene. Los síntomas del hipospadias pueden incluir:

  • Abertura de la uretra fuera de la punta del pene.
  • Curvatura descendente del pene.
  • Aspecto encapuchado del pene debido a que solo la mitad superior esta cubierta con el prepucio.
  • Forma anormal de orinar.

Generalmente a la mayoría de los bebés con hipospadias se les diagnostica poco después del nacimiento. Sin embargo, si hay un desplazamiento leve de la abertura puede ser más difícil de diagnosticar.

Tratamiento del hipospadias

hipospadias bebé pañales

El tratamiento para el hipospadias depende del tipo de defecto. En la mayoría de los casos se necesitará cirugía para corregirlo y generalmente se hace entre los 3 meses y los 3 años de edad. En algunos casos, la cirugía se hace por etapas. Existen diferentes reparaciones quirúrgicas como:

  • Colocar la abertura en el sitio correcto.
  • Corregir la curvatura del pene.
  • Reparar la piel que rodea la abertura de la uretra.

Debido a que el médico pueda necesitar piel del prepucio para la reparación, no es aconsejable circuncidar a los niños con hipospadias. La cirugía se realiza de manera ambulatoria, muy pocas veces es necesario que el niño pase la noche en el hospital.

No obstante, el tratamiento quirúrgico no es necesario si el defecto no afecta a la micción normal de pie, a la función sexual o al deposito de semen.

Quizá te interese: El cuidado del pene del bebé

Procedimiento

El cirujano empleará un trocito del prepucio o de tejido de otra parte para crear un tubo que aumente la longitud de la uretra. Esto permitirá que la uretra desemboque en la punta del pene.

Además, durante la cirugía, se colocará una sonda en la uretra para hacer que mantenga su nueva forma. Esta sonda se suele retirar al cabo de 2 semanas de haber realizado la intervención. Si no se realiza la reparación, es posible que aparezcan problemas más adelante como:

  • Dificultad para controlar y direccionar el chorro de la orina.
  • Curva en el pene durante la erección.
  • Disminución de la fertilidad.
  • Problemas personales por la apariencia del pene.

La mayoría de los casos tienen un buen pronostico después de la intervención. Así se consigue que el pene funcione con completa normalidad. A su vez, con la cirugía también se mejora su apariencia.

Se recomiendan visitas de control con el urólogo tras la cirugía. Así mismo será aconsejable hacer una vista al llegar a la adolescencia para comprobar que todo esta correcto.

  • Serrano Durbá, A., Cortés Sáez, J., Domínguez Hinarejos, C., & García Ibarra, F. (2012). Hipospadias. Revista Espanola de Pediatria.

  • Gorduza, D., Vigier, S., Mure, P.-Y., Demede, D., & Mouriquand, P. (2012). Cirugía del hipospadias. EMC – Urología. https://doi.org/10.1016/s1761-3310(11)71194-x

  • Pacheco-Mendoza, B. A., & Rendón-Macías, M. E. (2016). Hipospadias, un problema pediátrico. Revista Mexicana de Pediatria.