Sintrom: ¿Cómo tomarlo y cuáles son sus efectos secundarios?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 28 noviembre, 2018
Andrea Flores · 20 febrero, 2019
El Sintrom es un medicamento anticoagulante utilizado ampliamente en la actualidad que contiene un principio activo llamado acenocumarol.

El Sintrom es un medicamento muy utilizado en la actualidad. Contiene un principio activo llamado acenocumarol, por lo que también se conoce a este fármaco por el nombre de ese componente.

Por norma general, esta sustancia química actúa como un compuesto anticoagulante. Es decir, reduce la capacidad de nuestra sangre para formar coágulos en los diferentes vasos sanguíneos. Así, el equipo médico puede mantener la sangre del paciente de forma más líquida gracias a esa disminución del proceso de coagulación.

¿Para qué se utiliza en Sintrom?

Enfermera haciendo un análisis de sangre

El Sintrom, junto a todo el conjunto de anticoagulantes orales, normalmente cumple una serie de efectos específicos sobre los pacientes. Por otra parte, su acción como anticoagulante evita el riesgo de obstrucción de los vasos sanguíneos.

También disminuyen las dificultades relacionadas con la circulación del torrente sanguíneo. Por sus características, se incluye en el tratamiento de sujetos que hayan presentado embolia o trombosis. Por ejemplo, se utiliza en pacientes que hayan sufrido o sufran trastornos del sistema circulatorio:

  • Fibrilación auricular.
  • Valvulopatías o enfermedades que afecten a las pequeñas válvulas que se encuentran en el interior del corazón.
  • Accidente isquémico transitorio.
  • Infarto agudo de miocardio.
  • Trombofilia hereditaria.

También se pueden incluir otras enfermedades cardiovasculares, e incluso intervenciones quirúrgicas relacionadas con este sistema.

Lee también: 5 hábitos para prevenir las enfermedades cardiovasculares

¿Cómo se toma el Sintrom?

Es el equipo médico quien debe recomendar su uso, puesto que las dosis deben ser ajustadas a cada sujeto. En esa valoración los especialistas deberán valorar qué medicamentos está tomando actualmente, su edad, sus alteraciones clínicas, etc.

Para ello, las personas que toman este tipo de medicación a menudo se deben someter bajo una serie de pruebas médicas rutinarias. Por norma general, se llevan a cabo análisis de sangre.

Si no se realiza un control adecuado, es posible que los pacientes tomen una dosis desajustada. En ese caso, aumentan las probabilidades de desarrollar efectos secundarios durante el tratamiento. También se puede producir esta alteración si el Sintrom interactúa con otros medicamentos.

Normalmente, el equipo médico informa al paciente de las dosis que debe tomar hasta el próximo control. En ese día el sujeto no debe tomar esa medicación oral, puesto que puede alterar los valores del examen médico

¿Cuáles son los efectos secundarios del Sintrom?

Pastillas en una mesa

Es posible que el paciente experimente una serie de alteraciones o efectos adversos durante el tratamiento. Por ejemplo, entre los efectos secundarios más comunes podemos destacar:

  • Hemorragias nasales.
  • Sangrado de encías al comer o al lavarse los dientes.
  • Aparición de hematomas o moratones en cualquier parte del cuerpo.
  • Aumento de la cantidad de sangre expulsada durante el periodo de menstruación.
  • Presencia de sangre en las heces o en la orina.
  • Formación de sangrados intensos durante cortes o heridas reducidos.
  • Dolor de cabeza o cefalea grave y persistente.
  • Náuseas y vómitos que pueden contener sangre.
  • Tos con sangre.
  • Reacción alérgica a alguno de los compuestos.
  • Pérdida de apetito.

Lee también: 5 preguntas sobre los medicamentos genéricos

¿Cuáles son las contraindicaciones del Sintrom?

Normalmente, el equipo médico estudia cada caso clínico y decide si este medicamento es apto para el tratamiento. Sin embargo, existen una serie de factores que pueden impedir su utilización. Así, no se recomendará el uso del Sintrom si el paciente padece o ha padecido:

  • Hipersensibilidad o alergia hacia el acenocumarol o a otros componentes del medicamento.
  • Hemofilia u otros trastornos relacionados con la sangre que tiendan hacia la formación de hemorragias.
  • Enfermedades que afecten a los riñones o al hígado.
  • Presión arterial alta no controlada correctamente.
  • Úlceras estomacales.
  • Hemorragias intestinales, cerebrales, pulmonares etc.
  • Si la persona está embarazada, piensa que podría estarlo o se encuentra durante el periodo de lactancia.
  • Cuando el paciente va a someterse a una intervención quirúrgica durante el tratamiento.

Si estás realizando un tratamiento con Sintrom o cualquier otro anticoagulante, te recomendamos que sigas estrechamente los controles médicos rutinarios a fin de ajustar la dosis y evitar complicaciones.

  • Cesar J, García-Avello A, Navarro J, Herraez M (2004). «Aging and oral anticoagulant therapy using acenocoumarol.». Blood Coagul Fibrinolysis15 (8): 673-6. PMID 15613922
  • Ufer M (2005). “Comparative pharmacokinetics of vitamin Kd antagonists: warfarin, phenprocoumon and acenocoumarol”. Clin Pharmacokinet. 44 (12): 1227–46. doi:10.2165/00003088-200544120-00003PMID 16372822.
  • Beinema, M., Brouwers, J. R. B. J., Schalekamp, T., & Wilffert, B. (2008). Pharmacogenetic differences between warfarin, acenocoumarol and phenprocoumon. Thrombosis and Haemostasis. https://doi.org/10.1160/TH08-04-0116