Para qué sirve una dieta alcalina

Yamila Papa Pintor · 27 febrero, 2019
El balance entre ácidos y alcalinos es determinante para la buena salud. Descubre que debes comer y que tienes que evitar para equilibrar tu organismo.

Desde hace varios años se habla mucho sobre la dieta alcalina, una manera de desintoxicar el cuerpo y eliminar todo aquello que enferma. Quizás lo hayas escuhado sin saber en profundidad de qué se trata.

Este tipo de alimentación se basa en la premisa de que, para estar sanos, el cuerpo debe estar limpio y equilibrado, con un Ph balanceado.

A continuación explicamos todo lo que necesitas saber sobre la diate alacalina.

Dieta alcalina de desintoxicación

Dieta alcalina de desintoxicación

 

La dieta alcalina no se trata de una moda o de algo del siglo XXI, ya que los primeros estudios sobre ella datan de 1865. En ese año el médico y biólogo de origen francés Claude Bernard habló de la necesidad de mantener las condiciones de vida en el interior del organismo.

Básicamente lo que este científico quería decir era que se puede garantizar el equilibrio del cuerpo sin ser alterado por factores externos.

Te recomendamos leer: Cómo hacer una dieta de desintoxicación con piña

Poco después, en 1907, el doctor William Howard Hay indicó que enfermedades como la artrosis o el reuma eran provocados por los altos niveles de acidez, una de las consecuencias de los cambios en las costumbres alimentarias.

Verduras

Un siglo más tarde van en aumento los adeptos de este tipo de alimentación. Estos, como primera medida, se plantean las costumbres a la hora de comer y analizan qué es vital y qué es “cultural”.

El objetivo de ingerir alimentos debería ser nutrirnos y aportar lo que necesitamos, así como también mantener un pH neutro.

Las comidas que se ingieren en la actualidad afectan la acidez de la sangre o la orina.

Los alimentos procesados, con hormonas o químicos crean un entorno perfecto para que los virus, bacterias y patógenos se puedan reproducir sin problemas.

Una dieta alcalina intenta balancear el cuerpo en su estado natural y en equilibrio. Algunos alimentos como el queso y la carne roja tiene pH muy bajo, al contrario de las verduras y el arroz integral.

Las células precisan hidratación, oxígeno y luz. Esto se consigue con alimentos “limpios” (no tiene que ver con la desinfección, sino con sus componentes).

¿Qué sucede cuando la dieta no es alcalina?

licuado de melón y kiwi

Si no consumimos aquellos alimentos incluidos en la lista de alcalinos se produce lo que se llama “acidosis” (cuando el nivel de pH es demasiado ácido).

Sumados al tipo de comida actual, el estrés y los sentimientos negativos son una combinación peligrosa para nuestro cuerpo.

El organismo debe compensar este desequilibrio con minerales alcalinos que, en cierto momento, “se acaban”. Algunas de las consecuencias de la acidosis son:

  • Poca absorción de los nutrientes importantes
  • Disminución de la energía celular
  • Menos desintoxicación de los metales pesados
  • Reducción de la capacidad para reparar células dañadas
  • Debilitamiento del sistema inmunitario
  • Aumento de enfermedades y cansancio

Se puede decir entonces que la dieta alcalina es reconstituyente, ya que nos devuelve la salud que hemos perdido por nuestros hábitos alimentarios “normales”.

Permite un retorno de los minerales al cuerpo y, por ende, el buen funcionamiento de las células y órganos.

Cómo llevar a cabo una dieta alcalina

Consume frutas ricas en agua

Comenzar con este tipo de alimentación es fundamental aunque, por supuesto, no es algo que se pueda lograr de un día para el otro.

La buena noticia es que los cambios y mejoras se observan a los pocos días del inicio de la dieta.

Para disfrutar de una buena salud es imprescindible que las ingestas incluyan un 60% de alimentos alcalinos y un 40% de ácidos (por supuesto, no debemos eliminar por completo este grupo).

Sin embargo, al principio se recomienda una proporción de 80/20 a favor de los alcalinos.

La escala de pH va de 0 a 14. Los niveles por debajo de 7 son ácidos, lo que quiere decir que el cuerpo tiene poco oxígeno. Es entonces cuando somos más propensos a las enfermedades.

Entre los principales beneficios de la dieta alcalina podemos destacar la prevención de ciertas patologías como, por ejemplo, la artritis, las migrañas y cualquier tipo de inflamación. Además regula los niveles de calcio en sangre, mejora la salud ósea, muscular y cardiovascular y refuerza el sistema inmunitario.

Ver también: 12 alimentos que combaten la artritis

¿Cuáles son los alimentos alcalinos?

Los alimentos alcalinos que te permiten recuperar la salud están divididos en 6 grupos que se pueden dividir en 3 categorías de acuerdo a su recomendación de consumo:

Los que se deben comer escasamente:

  • Algas y alimentos con probióticos
  • Hierbas, jugos verdes

Los altos en proteínas que se deben consumir moderadamente:

  • Frutos secos y semillas
  • Brotes y legumbres

Los que se pueden consumir generosamente: 

  • Frutas y verduras
  • Verduras de hoja verde

Atención, porque dentro de esos grupos hay algunos alimentos que acidifican el organismo. Por ejemplo el maíz, los arándanos, la harina de trigo, los helados y los aceites.

En cuanto a las carnes, son el alimento menos alcalino que existen. Por ello se recomienda evitarlas al igual que los productos de origen animal como lácteos y huevos.

Los pescados también están considerados como alimentos ácidos. Sin embargo, pescados como el salmón, la truca y las sardinas compensan sus valores con otros beneficios, como el aporte en vitaminas B12, antioxidantes, calcio y magnesio, entre otros nutrientes.

Un párrafo aparte merecen los jugos verdes, fundamentales en la dieta alcalina. Se elaboran con acelga, espinaca, maca, brócoli, pepino…. Y todas las combinaciones que deseemos.

Se consumen en cualquier momento del día y se pueden preparar rápidamente en la licuadora.

¡Son muy ricos y reducen la acidez del cuerpo!

 

  • Schwalfenberg, G. K. (2012). The alkaline diet: Is there evidence that an alkaline pH diet benefits health? Journal of Environmental and Public Health. https://doi.org/10.1155/2012/727630
  • Minich, D. M., & Bland, J. S. (2007). Acid-alkaline balance: Role in chronic disease and detoxification. Alternative Therapies in Health and Medicine.
  • Passey, C. (2017). Reducing the Dietary Acid Load: How a More Alkaline Diet Benefits Patients With Chronic Kidney Disease. Journal of Renal Nutrition. https://doi.org/10.1053/j.jrn.2016.11.006