3 situaciones en que se debe evitar hacer deporte

Ana Quintana 22 noviembre, 2017
Hacer ejercicio es una actividad altamente beneficiosa para el organismo y, por lo tanto, necesaria como hábito diario. Sin embargo, hay determinadas situaciones en las que evitar hacer deporte representa la mejor decisión

La actividad física ha sido siempre importante para las sociedades. Pareciera no haber motivos para evitar hacer deporte. Hacer ejercicio no es una cuestión contemporánea. Desde la antigüedad, en la antigua Grecia, se llevaban a cabo programas de actividad física. Hacer deporte se consideraba una prioridad para la salud, eso sin contar que el culto a la imagen estética era una forma de expresar poder. 

¿Por qué se debe hacer ejercicio?

El deporte mejora el rendimiento a nivel cardiovascular, ya que activa cambios hemodinámicos, hormonales, neurológicos y metabólicos. Por lo tanto, mejora la función del aparato respiratorio. La actividad física proporciona equilibrio a la salud.

Mantenerse en movimiento previene la osteoporosis, el dolor en la espalda y daños originados por las malas posturas. Sin embargo, el deporte puede no ser una actividad saludable, lo cual depende de la forma y de las condiciones en las que se practique.

Descubre:  ¿Qué es mejor? ¿Más peso o más repeticiones en el ejercicio?

¿Cuándo se debe evitar hacer deporte?

Remedios contra la hipertensión que son naturales

Es claro que hacer ejercicio de manera excesiva o en forma incorrecta puede provocar efectos contraproducentes. Por ejemplo, las personas con problemas de hipertensión deben evitar hacer deporte en exceso, puesto que ello puede empeorar su condición. Pero también, existen determinadas circunstancias bajo las cuales evitar hacer deporte constituye la mejor opción.

A continuación, te presentamos tres situaciones en las que debes evitar hacer deporte:

1. Luego de no haber dormido lo suficiente

Luego de haber pasado una noche con insomnio, podemos creer que realizar actividad física es lo mejor para recargar nuestras energías. ¡Error! Llevar a cabo una rutina de ejercicios luego de no haber descansado bien aumenta el estrés. Además de que bajo esta circunstancia, el sistema inmunitario no está preparado para el esfuerzo, por lo cual las defensas se deterioran.

Sin mencionar que forzamos los músculos por la falta de energía, lo cual aumenta el riesgo de padecer una lesión. Y forzamos los músculos porque no podemos ejecutar los movimientos de la misma manera a si hubiésemos descansado bien la noche anterior.

Sin embargo, si no dormiste bien la noche anterior y no quieres perder el día en cuanto a tu rutina de ejercicios, lo recomendable es que camines, trotes o realices la mitad de lo que te exiges habitualmente.

2. Después de haber ingerido alcohol

Tratamiento de la esteatosis hepática en personas alcohólicas

Técnicamente, el consumo de alcohol no impide hacer deporte, a menos de que se trate de una actividad física que demande precisión. Esto debido a que la ingesta de alcohol afecta el rendimiento y la fuerza, pero especialmente la coordinación. El etanol hace que quien consume alcohol entre en un estado eufórico y luego en uno depresivo, el cual disminuye los reflejos ante cualquier situación.

Por otra parte, es importante recordar que el alcohol tiene efectos diuréticos, lo que puede provocar un cuadro de deshidratación mientras se realiza la actividad física. Esto debido a la pérdida de líquidos, vitaminas y minerales. También, el etanol impide que los nutrientes se absorban de forma regular, lo que favorece el aumento de peso corporal.

Sabías que: ¿Hay que dejar de beber alcohol para bajar de peso?

3. Luego de haber sufrido una lesión

Es muy común que los deportistas presenten lesiones mientras hacen deporte. Algunas de las causas son:

  • No realizar los movimientos de forma correcta.
  • Entrenar más de lo habitual.
  • Utilizar un zapato deportivo inadecuado.
  • Falta de protección.

Tipos de lesiones

Lesiones en la médula espinal

Entre las lesiones más frecuentes en los deportistas están:

  • Traumatismos agudos. Tales como fracturas, esguinces, cortes, entre otras. Se pueden originar a raíz de un golpe o exceso de fuerza.
  • Lesiones por sobrecarga. Por ejemplo, las fracturas por uso excesivo o inflamación de tendones. Se desarrollan después de realizar una rutina repetitiva.

Síntomas

Algunos de los síntomas más comunes en caso de lesiones son:

  • Dolor intenso o al tacto.
  • Rigidez e inflamación.
  • Inmovilización.
  • Crujidos.

Si presentas alguno de estos síntomas, debes evitar hacer deporte. Debes suspender completamente la actividad deportiva. Pero además, es indispensable que acudas a un médico. Luego de ello, debes informarle a tu entrenador sobre tu lesión y tratamiento, para posteriormente comenzar con ejercicios terapéuticos de forma gradual.

Recomendaciones al momento de hacer ejercicio

  • Ponerse en manos de un especialista certificado en deporte para realizar cualquier actividad física.
  • Poner atención en la técnica y no enfocarse en la fuerza, ya que de nada sirve levantar un gran peso si se hace de manera incorrecta.
  • Ser constante y evitar la sobrecarga, puesto que realizar una cantidad exagerada de ejercicio en un corto período no reportará los resultados que se obtiene en meses. 
  • Realizar calentamiento. Es fundamental hacer estiramientos antes de comenzar la actividad física, para prevenir lesiones y aumentar el rendimiento físico.
  • Comenzar con una rutina aeróbica, si lo que se busca es bajar de peso. Sin embargo, también es importante levantar pesas, ya que fortalece los músculos.
  • Mantener una dieta equilibrada y rica en vitaminas y minerales.
  • Beber agua, debido a que es la única forma de reponerse del esfuerzo físico. Es fundamental tomar agua antes, durante y después del ejercicio.

 

Te puede gustar