Sol y cáncer de piel, ¿qué relación hay?

Siempre deberíamos proteger la piel del sol, incluso durante el invierno, ya que el riesgo de contraer cáncer de piel es cada vez mayor.

El sol y cáncer de piel están muy relacionados. Aunque sea bueno tomar el sol y beneficiarnos de toda la vitamina C que nos puede brindar, es necesario que protejamos la piel de la manera adecuada. Pues, aunque pensamos que el cáncer no nos afectará a nosotros, está mucho más cerca de lo que pensamos.

El cáncer se ha convertido en la gran enfermedad del siglo XXI. Aún así, continuamos no atendiendo a nuestra piel protegiéndola de la manera adecuada. Los radicales libres del sol la dañan poco a poco. A largo plazo aquello a lo que no le dimos importancia puede transformarse en cáncer.

Sol y cáncer de piel, una combinación explosiva

El sol no solo nos afecta durante el verano, cuando vamos a la playa o a la piscina. El sol está presente durante todo el año aunque no con la intensidad con la que se manifiesta durante el verano. Por eso, es indispensable protegernos siempre la piel. Recordemos que incluso cuando nieva ¡podemos quemarnos!

Sol y cáncer de piel

El sol y cáncer de piel son una combinación explosiva. Desde que se advirtió que había un agujero en la capa de ozono se recomendó extremar las precauciones, debido a que por ese agujero se filtrarían los rayos solares y nosotros no tendríamos protección alguna ante ellos.

No obstante, ¿qué medidas deberíamos llevar a cabo durante todo el año? ¿Solo las personas con más lunares deberían tener precaución con el sol? Responderemos a todas estas preguntas a continuación…

Lee también: ¿Cómo es la evolución del cáncer de piel?

El protector solar es imprescindible

Esas manchas que aparecen en nuestro rostro a determinada edad o de manera prematura no son más que una muestra de que no nos estamos cuidando la piel lo suficiente. Hoy día podemos encontrarnos con diferentes protectores solares.

  • Protectores solares para piel mixta, grasa o seca.
  • Protectores solares con factor de protección 15fp, 30fp, 50fp, 50+fp, 100fp.

Como podemos ver, tenemos alternativas para poder usar factor de protección todo el año. Sí, también en invierno, cada vez que salgamos fuera de casa. Aunque solo vayas a estar fuera un corto periodo de tiempo, tu piel estará expuesta y llevar protección o no puede marcar la diferencia.

Persona con muchos lunares.

En los casos en los que se tenga la piel sensible o se tengan muchos lunares, extremar la precaución es indispensable. Las personas con estas características tienen más posibilidades de contraer cáncer de piel o de sufrir quemaduras.

Vigilar los lunares con relativa frecuencia

Incluso si no tenemos muchos lunares, el sol y el cáncer de piel como bien mencionamos son una combinación explosiva. Por lo que cualquier lunar nuevo o modificación en alguno que ya tengamos sería conveniente revisarlo.

La razón está en que hasta que llegue a convertirse en melanoma, el lunar pasa por una serie de fases que nos pueden resultar normales. Ha crecido un poco, en ocasiones pica, bordes son irregulares…

Todo esto, en ocasiones, lo justificamos diciendo cosas como “es que me estoy haciendo mayor” o “a medida que crezco los lunares se hacen más grandes”. En lugar de sacar nuestras propias conclusiones, sería conveniente que un profesional nos revisase la piel.

Ver también: Recomendaciones para evitar el cáncer de piel

Proteger la piel con complementos

Para proteger la piel del sol y cáncer de piel no solo debemos hacerlo con protector solar. Utilizar determinados complementos como sombreros o sombrillas en la playa será indispensable para las personas con la piel sensible o muchos lunares.

Está bien que queramos ponernos morenos lo más rápido posible. Esto es algo que a muchas personas les corre prisa debido a que en sus países los días de sol son relativamente escasos. No obstante, el cuidado y la salud de la piel debería ser una prioridad.

Hay muchos famosos como Melanie Griffith o Hugh Jackman a los que una manchita en la nariz, apenas perceptible, se convirtió en un cáncer de piel. Por eso, la importancia de revisarnos la piel y no suponer que es normal que aparezca un nuevo lunar o que uno cambie puede salvarnos la vida.

El sol y cáncer de piel son dos elementos que siempre deberíamos tener en mente para protegernos adecuadamente. Nuestra piel es importante. Nuestra vida también. Estar morenos no es tan importante como estar sanos.

  • González, M., & Castro, I. (2010). El sol: ¿enemigo de nuestra piel? Medisan.
  • Smithers, D. W. (1941). Cancer of the skin. Postgraduate Medical Journal. https://doi.org/10.1136/pgmj.17.188.112
  • American Cancer Society. (2015). Cancer de piel tipo melanoma. American Cancer Society.
  • Merino, M. (2005). Prevención del cáncer de piel y consejo de protección solar. Revista Pediatría de Atención Primaria.