¿De qué solemos arrepentirnos antes de morir?

Arrepentirnos antes de morir por no haber hecho lo que queríamos no tiene sentido, y solo podemos evitarlo si lo tenemos en cuenta en vida

Arrepentirnos antes de morir es algo que muchas personas que han estado cerca de la muerte han experimentado. Una sensación de vacío, de desear volver atrás para haber aprovechado mucho más el tiempo vivido.

Lee: Aprender a vivir, de eso se trata

Sin embargo, parece que solo cuando estamos cerca de la muerte nos damos cuenta del valor que la vida tiene. No obstante, no merece la pena que esperemos a que llegue esta situación.

Podemos evitar arrepentirnos antes de morir.

Arrepentirnos antes de morir no sirve de nada

Arrepentirnos antes de morir es algo que no nos sirve de nada. Sin embargo, para tener esto bien en cuenta vamos a tratar algunas de las cosas que más nos generan arrepentimiento.

Escribirlas en un papel para así tenerlas presentes evitará que vivamos en piloto automático sin prestar atención a las cosas de las que en un futuro puede que nos arrepintamos.

Veamos cuáles son.

1. No he vivido la vida que quería

Este es uno de los arrepentimientos más comunes y que deriva de la inseguridad para tomar decisiones y vivir la vida que uno desea.

Descubre: No tomar decisiones es peor que cometer errores

Debido a la búsqueda de la aprobación externa, a diversos “mira que eso es un peligro”, “no merece la pena que te gastes parte de tu dinero en eso”, “¿seguro que saldrá adelante esa idea?”, nos surgen muchas inseguridades que hacen que demos pasos hacia atrás.

Además, ¿cuántas personas han estudiado la carrera que esperaban sus padres? ¿Cuántas han trabajado en aquello que tenía “más salidas”? Sin embargo, nada de esto les ha hecho felices.

Miedo a la desaprobación externa

Le damos demasiada importancia a lo que los demás piensan de nosotros y, así, perdemos oportunidades de vivir la vida tal y como siempre la soñamos.

2. He trabajado demasiado

Esta es otra de las cosas de las que más se arrepiente la gente y es de haber vivido para trabajar, en lugar de trabajar para así poder vivir.

El trabajo puede llegar a ser una prioridad en la vida de muchas personas que dejan a su familia de lado y, también, a sus amigos.

Con el tiempo, se dan cuenta de que no han visto crecer a sus hijos, de que la relación con su pareja se ha enfriado debido a la gran cantidad de tiempo que pasaban separados y de que, por no cuidar de sus amistades, carecen de amigos.

Las relaciones personales son algo muy valioso para todos los seres humanos. Así que, prioricémoslas. El trabajo es importante, pero forjar relaciones sólidas lo es mucho más.

3. Debería haber hecho más locuras

Mirar hacia atrás y descubrir cuántas locuras se nos han pasado por la mente y que no hemos hecho por miedo, inseguridades o porque nos poníamos determinadas excusas para autolimitarnos dibuja en nuestra boca una mueca de amargura.

¿Quisimos hacer puenting en su día? ¿Por qué no agarramos la mochila y nos fuimos a recorrer el mundo solos tal y como anhelábamos?

Todos los deseos no cumplidos serán un motivo de arrepentimiento en nuestro lecho de muerte.

Lee: Las mentiras que te mantienen atrapado en tu zona de confort

Mujer triste

Las locuras no son más que atrevernos a salir de nuestra zona de confort. Esa zona tan cómoda y segura, pero al mismo tiempo que tanto nos limita.

Solo vivimos una vez, así que ¿por qué no hacerlo de manera intensa?

4. Ojalá hubiese expresado mis sentimientos

Desde que somos pequeños nos instan a reprimir lo que sentimos. No llorar en público, no alzar demasiado la voz, mantener la compostura…

Todo esto provoca que, llegado el momento, no seamos capaces ni de dar rienda suelta a nuestras emociones en la intimidad de nuestro propio hogar.

Es importante aprender a expresar lo que sentimos, entender nuestras emociones y saber, también, gestionarlas de la manera adecuada.

“¿Por qué no le dije que la quería?”, “ojalá hubiera derramado todas aquellas lágrimas que me hubiesen liberado”… No esperemos a que llegue el final para llevar todo esto a cabo.

Antes de irte no te pierdas: Cómo detectar y expresar lo que sentimos

Ahora que ya sabes de qué solemos arrepentirnos antes de morir, es el momento de que cambies tu manera de vivir.

Solo así, el día de mañana, podrás cerrar los ojos con una sonrisa en los labios, satisfecho por cómo has vivido a lo largo de todos tus años.

 

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar