Sonda Foley: uso y técnica

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 26 diciembre, 2018
Andrea Flores · 7 febrero, 2019
La sonda Foley también se conoce como catéter urinario. Es un tubo que permite la salida de orina desde la vejiga hacia una bolsa de drenaje.

La sonda Foley es un tipo de catéter flexible empleado para drenar la orina desde la vejiga al exterior. Por este motivo también se le conoce comúnmente como sonda urinaria o sonda vesical.

El material del tubo suele ser de látex, puesto que gracias a sus propiedades es más cómoda para el paciente. No obstante, si la persona es alérgica al látex puede emplearse otro tipo de plástico que permita mantener la esterilidad de la sonda para evitar infecciones.

Como curiosidad, cabe señalar que estas sondas deben su nombre al Dr. Foley, un cirujano americano. Además, como explicaremos más adelante, se utilizan con mucha frecuencia en la práctica médica.

¿Cuál es el diseño de la sonda Foley?

Mujer con las manos en el abdomen
El objetivo principal de la sonda es facilitar la comunicación entre la vejiga y el exterior de una forma cómoda.

La sonda Foley se introduce por la uretra y tiene que llegar a la vejiga, por lo que se trata de un tubo que debe adaptarse a distintos tamaños. Por este motivo existen variedades infantil, de mujer y de hombre. También hay distintos calibres de grosor para que se adapte mejor a las particularidades de la anatomía de cada paciente.

Así, encontramos una escala que sirve para describir el tamaño de los catéteres. Se trata de la escala francesa de Charriére donde una unidad equivale a 0.33 mm.

El número de unidades Charriére equivale al tamaño de la circunferencia del catéter en milímetros. Es decir, con el número de unidades Cherriére (representadas con el símbolo F) podemos saber el diámetro de la sonda y, por tanto, de la uretra.

A pesar de la gama de sondas, todas tienen en común el hecho de llevar incorporado al tubo un balón hinchable que viene de serie desinflado.

El balón es un elemento crucial para que la sonda Foley funcione correctamente puesto que es el único elemento del diseño que permite que la sonda no se salga.

Quizá te interese: Primeros síntomas del cáncer de próstata

¿Cuál es la técnica de colocación de la sonda Foley?

Antes de pasar a la colocación se debe comprobar que la sonda no está defectuosa. Hoy en día las casas de fabricantes realizan controles de calidad muy estrictos, pero aún así no es raro que de vez en cuando haya problemas con la sonda porque sencillamente esté defectuosa.

Para comprobar que la sonda funciona hay que introducir agua estéril en la boquilla alojada en el balón. Si vemos que el balón se hincha y no hay fugas de agua, entonces se puede proceder a colocar la sonda en el paciente.

El paciente tiene que tener los genitales perfectamente lavados. Con ayuda de un poco de lubricante se introduce con cuidado la sonda a través de la uretra. Para facilitar la entrada del tubo en la vejiga se puede hacer presión abdominal mediante maniobras de respiración o simulando el acto de orinar.

Una vez el tubo ya esté alojado en la vejiga hay que llenar el balón para evitar que la sonda se salga. Con ayuda de una jeringuilla se llena el globo de aire o de agua estéril en la boquilla alojada con una pequeña válvula.

Por último se conecta la válvula del propio catéter a una bolsa para que la orina quede almacenada. Para facilitar la medición del volumen suele haber marcas de graduación en la bolsa, normalmente en mililitros.

Quizá te interese: Sondaje uretral: indicaciones y contraindicaciones

¿Para qué se utiliza la sonda Foley?

Hombre en el cuarto de baño con las manos en la zona genital: sonda Foley para incontinencia urinaria
Existen diversas situaciones, con problemas en la micción, que requieren el uso de la sonda Foley.

Las indicaciones más frecuentes de la sonda Foley son:

  • Incontinencia urinaria: es típico en ancianos y en pacientes que hayan sufrido daños neurológicos donde los nervios responsables de la micción queden dañados.
  • Cualquier situación que impida el vaciado completo de la vejiga: es el caso del cáncer de próstata.
  • Pacientes que hayan sido intervenidos quirúrgicamente y haya que controlar el volumen de orina eliminado.

¿Cuáles son los inconvenientes de la sonda Foley?

El principal problema a la hora de usar la sonda Foley es el riesgo de infección de orina. El catéter no deja de ser un cuerpo extraño alojado en un área donde pueden arrastrarse bacterias desde la parte externa de los genitales hacia el interior de la vejiga. Por este motivo hay que prestar especial cuidado a la higiene íntima.

Además, es importante evitar que la bolsa de drenaje se retuerza para que el flujo de orina no se vea interrumpido y se acumule de forma retrógrada. Una forma sencilla es fijar el catéter con esparadrapo al muslo o si el paciente está encamado dejar la bolsa debajo de la cama para que la orina fluya a favor de la gravedad.

  • Catéter de Foley. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 14 de diciembre de 2018 de https://es.wikipedia.org/wiki/Cat%C3%A9ter_de_Foley
  • Rueda S, Pérez FJ, P. M. (2013). Protocolo de Sondaje Vesical: Modificación de la técnica para cambio de catéter en portadores de larga duración. Nure Investigación.
  • Tailly T, Denstedt JD. Fundamentals of urinary tract drainage. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 6.