Sondaje uretral: indicaciones y contraindicaciones

El sondaje uretral es un procedimiento ampliamente utilizado en la práctica médica. Sus fines pueden ser diagnósticos o terapéuticos y resulta especialmente útil en ciertas situaciones o patologías.

El sondaje uretral es una técnica médica invasiva que tiene como fin evacuar la orina acumulada en la vejiga, a través de un catéter.

En qué consiste

En el sondaje uretral se introduce un tubo flexible y estéril (sonda), a través de la uretra y hasta la vejiga, con fines diagnósticos o terapéuticos.

Las sondas utilizadas pueden ser de distinto material, tamaño y calibre. Así mismo, pueden estar conectadas a una bolsa colectora o tener un simple orificio para vaciarse directamente en el váter.

 

Se trata de un procedimiento muy extendido y frecuente en todas las áreas médicas, no siendo exclusivo del servicio de urología. Hoy en día, una buena parte de los pacientes hospitalizados son sometidos a este tipo de técnica.

Existen diferentes tipos de sondaje vesical, en función de su finalidad y la duración del sondaje. De esta forma, encontramos:

  • Sondaje transitorio: la función principal de este tipo de sondaje, es evacuar la orina en casos agudos pero transitorios. Suele tener una finalidad diagnóstica.
  • Sondaje intermitente: este tipo de sondaje se realiza periódicamente, entre cada 4 y 6 horas. Su función es la de evacuar la orina y por ello, la sonda se coloca y se retira intermitentemente cada vez que deba vaciarse la vejiga. Con este sondaje se pueden evitar algunas de las posibles complicaciones del sondaje permanente, tales como infecciones en las vías urinarias o la aparición de cálculos.
  • Sondaje permanente: este sondaje, a su vez, puede ser de corta duración (menos de 30 días) o de larga duración (más de 30 días). En él, la sonda permanece en la vejiga de forma permanente y la orina se va recogiendo en una bolsa recolectora. Suele emplearse en ciertos procesos patológicos, en el ámbito hospitalario.

Indicaciones del sondaje uretral

Como ya se ha mencionado, el sondaje vesical se emplea con una gran cantidad de objetivos, tanto diagnósticos como terapéuticos. Algunas de las situaciones para las que está indicado son:

  • Tratamiento de la retención urinaria.
  • Tratamiento de la obstrucción de las vías urinarias.
  • Recogida de muestras de orina de forma estéril o cuando no se pueda hacer de forma voluntaria.
  • Tratamiento intra y postoperatorio de algunas intervenciones quirúrgicas.
  • Control de la diuresis.
  • Administración de medicación, como ocurre en la quimioterapia vesical.
  • Presencia de sangre en la orina.
  • Situaciones de inmovilización prolongada.
  • Afecciones tales como demencia, esclerosis múltiple o lesiones en la médula espinal.

Descubre: Cálculos en la vejiga: 5 datos que necesitas conocer

Contraindicaciones del sondaje uretral

Vejiga

Existen ciertas situaciones en las que el sondaje uretral no está indicado, debido a las posibles complicaciones que puede ocasionar. Algunas de estas situaciones son:

  • Existencia de traumatismos uretrales.
  • Existencia de lesiones uretrales como abscesos o estenosis uretral, entre otros.
  • Existencia de prostatitis o uretritis.
  • Existencia de próstata de gran tamaño.
  • Como primera opción para el tratamiento de la incontinencia urinaria, ya que primero se valorarán otras opciones no invasivas como reeducación vesical o el uso de pañales.
  • Como primera opción para la recogida de muestras de orina, ya que como primera opción se pedirá al paciente hacerlo de forma voluntaria.

Técnicas de sondaje

En función de quien o en qué contexto se realice la introducción de la sonda, tenemos tres técnicas posibles de sondaje:

  • Técnica estéril. Este tipo de técnica es la que se lleva a cabo en quirófano. Todo el material, incluidos bata y guantes, son estériles.
  • Técnica aséptica. El catéter (sonda) y los guantes son estériles, pero no se realiza en un área completamente estéril como es el quirófano. Es la técnica que se lleva a cabo en los pacientes hospitalizados.
  • Técnica limpia. El catéter seguirá siendo estéril, pero no se realiza con guantes ni en un ambiente estéril. Es la técnica que se lleva a cabo en un domicilio por un cuidador.

Quizá te interese: Remedios naturales para tratar las infecciones urinarias

Tipos de drenaje

En función del tipo de bolsa colectora que se utilice, el drenaje de la orina se hará de una forma u otra:

  • Sistema de drenaje abierto: en estos casos, se debe desconectar la bolsa de la sonda para proceder al vaciado de esta última. Una vez vaciada, la bolsa se vuelve a conectar.
  • Sistema de drenaje cerrado: en este sistema no es necesario desconectar la sonda de la bolsa, ya que la propia bolsa dispone de un grifo para su vaciado.

Siempre que sea posible, se llevará a cabo un sistema de drenaje cerrado, ya que permite preservar la esterilidad y evitar las posibles infecciones por más tiempo.

  • Abásolo Otegui, I.; Rezola Aldaz, B.; Sarasola González, J.C.; Arrieta Genua, R., Gómez Prieto, Y.; Múgica Echevarría, A.,Aguirre Aranaz, R. . (Abril 2015). Protocolo de sondaje vesical. Uso, inserción, mantenimiento y retirada. Enfuro, 128, 4-15.
  • Diagnosis, prevention and tratament of catheter-associated urinary tract infection in adults: 2009 international practice guidelines from the infection Disease Society of America
  • Guideline Catheterisation. Indewelling catheters in adults. Uretral and suprapubic. European Association of Urology Nurse 2012
  • Hardy Haberman, Fetish Diva Midori. The Family Jewels: A Guide to Male Genital Play and Torment. Greenery Press, 2001. ISBN 1-890159-34-4.