Sopa de cebolla y ajo para tratar la gripe

Carolina Betancourth 9 mayo, 2015
Tanto el ajo como la cebolla son muy adecuados para contrarrestar los síntomas de la gripe. Al juntarlos en esta preparación disfrutaremos de sus beneficios a la vez que templamos el cuerpo

La sopa de cebolla y ajo es una receta muy antigua que se utiliza para combatir el virus de la gripe y todos sus síntomas. Tanto la cebolla como el ajo se caracterizan por su alto contenido de vitaminas, antioxidantes, minerales y propiedades antibióticas que ayudan a prevenir y combatir diferentes tipos de infecciones.

Quizá no lo sabes, pero a través de la alimentación también es posible combatir la gripe y todos sus síntomas. Por esta razón,te queremos compartir la famosa receta de sopa de cebolla y ajo, que cada vez es más popular por su efectividad para aliviar a las personas que tienen gripe.

¿En qué consiste esta sopa?

Cebolla y ajo

Uno de los ingredientes principales de esta sopa es la cebolla, conocida por sus propiedades antiinflamatorias y su capacidad para aliviar la congestión. En la Antigua Grecia la cebolla se utilizaba para tratar los músculos doloridos, mientras que en América se ha utilizado para la prevención y tratamiento de gripes y refriados.

El alto poder antibiótico y antiviral de la cebolla ya es reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, se le atribuye una poderosa acción para combatir los síntomas de la influenza como, por ejemplo, la tos, la congestión, las infecciones respiratorias y la bronquitis.

Por otro lado encontramos el ajo, que es una especia muy famosa y utilizada en la mayoría de cocinas del mundo. El ajo es un ingrediente con un alto poder antibiótico y antiviral que puede prevenir y combatir el virus que causa la gripe. Este ingrediente es rico en vitaminas, minerales y antioxidantes que ayudan a aumentar las defensas para hacerle frente a las enfermedades respiratorias como, por ejemplo, el asma, la bronquitis, las alergias, la gripe y los resfriados.

Una combinación de ajo y cebolla es la mejor forma de potenciar los efectos de ambos ingredientes para aumentar las defensas y combatir la gripe. Esta receta es muy fácil de preparar y se puede consumir la cantidad que sea necesaria para sentir alivio. Cabe recordar que esta sopa es de gran apoyo para combatir la gripe, pero se requiere de otros cuidados para superar este problema de salud.

¿Cómo preparar la sopa de cebolla y ajo para la gripe?

Gripe

Lo ideal es preparar esta sopa de cebolla y ajo ante los primeros síntomas de la gripe. Sus propiedades ayudarán a combatir el virus y evitarán la aparición de los molestos síntomas que te hacen sentir enfermo.

Ingredientes

  • 1 cebolla grande
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 papa grande.
  • 3 ramitas de perejil
  • 2 hojas de laurel
  • ½ cucharada de orégano
  • 1 pedacito de jengibre
  • 2 cucharadas de aceite de oliva o de coco
  • 750 ml de agua.

Instrucciones

  • Cortar la cebolla en tiras, laminar el ajo y rallar la papa y el jengibre.
  • Agregar todos los ingredientes en una olla con el agua y llevar a fuego alto para cocer.
  • Cuando esté listo, se retira del fuego, se le agrega un poco de aceite, perejil picado y el resto de hierbas.
  • Si gustas, le puedes agregar unas gotas de limón y sal.
  • Servir caliente.

Propiedades del ajo

  • Es un antibiótico natural.
  • Actúa como un antiinflamatorio.
  • Tiene propiedades antibacterianas.
  • Ayuda a eliminar sustancias tóxicas del cuerpo, incluyendo metales pesados.
  • Tiene propiedades antisépticas.
  • Actúa como expectorante.
  • Es vasodilatador.
  • Ayuda a reducir el colesterol malo.
  • Baja la presión sanguínea.
  • Es bueno para el sistema respiratorio.
  • Contribuye a mejorar problemas del hígado.
  • Es buena para la diabetes.
  • Alivia la artritis.
  • Es bueno para el sistema gastrointestinal, siendo apropiado en casos de colitis, diarrea, gases o acidez, entre otros.

Propiedades de la cebolla

la-cebolla

  • Ayuda a combatir los parásitos intestinales.
  • Actúa como un poderoso antiinflamatorio natural.
  • Tiene propiedades antibióticas.
  • Es una ayuda para limpiar el cuerpo de toxinas y metales pesados.
  • Tiene propiedades antibacteriales.
  • Su consumo regular ayuda a bajar la presión arterial alta.
  • Estimula la digestión y previene problemas como la hinchazón, el estreñimiento o los gases, entre otros.
  • Ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre.
  • Aumenta el colesterol bueno y contribuye a la eliminación de colesterol malo.
  • Actúa como un expectorante para despejar las vías respiratorias y reducir los síntomas de la gripe, los resfriados y la tos.
Te puede gustar