Sopa de patata al horno

El nombre de sopa le viene dado porque se usa caldo de verduras para hacerlo, aunque resulta tan espeso que podría pasar por un puré.

Se acerca la cuaresma, lo que significa que parte de la población de este país dejará de comer carne los viernes. Pero aparte de la tortilla de patatas, el huevo en todas sus formas y la pizza de queso, ¿qué se puede hacer para alimentarse en estos días? Una idea es la sopa de patata al horno, una receta muy sencilla y fácil de hacer. Como siempre, te presentamos varias recetas.

El nombre de sopa, imagino que le viene dado por que se usa caldo de verduras para hacerlo, aunque sinceramente creo que no debería llamarse así, ya que resulta tan espeso que podría pasar por un puré, pero bueno respetemos el nombre de este plato originario de algún rincón, no sé si de la vieja o de la nueva Inglaterra.

Opción 1: Sopa de patatas al horno

sopa jamon y patata

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas colmadas de harina
  • 4 patatas
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 150 ml de nata
  • 100 ml de leche
  • 1 limón
  • Queso cheddar
  • Aceite
  • Sal y pimienta

Procedimiento:

  • Precalentar el horno a 200ºC.
  • Hervir las patatas, pelarlas, trocearlas y aplastarlas con un tenedor. Reservar.
  • Mezclar la nata con la leche y añadirle el zumo de medio limón. Mezclar todo bien y reservar.
  • Picar finito la cebolla, salarla y pocharla a fuego lento en una sartén, con un chorrito de aceite.
  • Cuando esté blandita, añadir la harina, mezclarla con la cebolla y dejar que la harina se cocine durante un minuto hasta que pierda el color blanco.
  • Cuando empiece a tostarse, añadir poco a poco el caldo de verduras removiendo constantemente y agitando con unas varillas para que no queden grumos.
  • En cuanto el caldo empiece a hervir, retirarlo todo del fuego.
  • Añadirle al caldo las patatas, el queso rallado, la leche y la nata y una pizca de pimienta y mezclar bien hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Repartir la sopa en recipientes individuales que puedan meterse en el horno y hornear entre 5 y 10 minutos o el tiempo necesario para que se derrita el queso.

Opción 2: Patatas al horno con caldo

sopa de brocoli y queso

Ingredientes:

  • 1 kg patatas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • 400 g de queso para gratinar
  • ¼ l de caldo de verduras

Procedimiento:

  • Precalentar el horno a 250ºC
  • Pelar las patatas.
  • Freírlas durante 10 minutos aproximadamente.
  • Mientras se fríen las patatas, cortar la cebolla en aros y picar los dientes de ajo.
  • En otra sartén aparte, freír las cebollas y el ajo durante 5 minutos.
  • Una vez fritas las patatas, los ajos y las cebollas, colocar en una fuente para horno y salpimentar.
  • Calentar el caldo de verduras y verterlo sobre las patatas y la cebolla.
  • Cubrir con queso de gratinar y ponerlo en el horno hasta que se gratine o se derrita.
  • Servir calientes.